CENA NAVIDEÑA
Viernes 21 de diciembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano.

Amigos:

De una cena tentadora para la Noche de Navidad nos relata El Liberal.
¡Felicidades Navideñas para cada uno de nuestros lectores y sus familias!.

Cordialmente,

***

Gastronomía decembrina
Las ‘tentaciones’ de Navidad
El Liberal. Diciembre 2007


Llegaron las fiestas decembrinas y con éstas, alegría para muchos y nostalgia para otros.

Por supuesto que cada ciudad tiene sus platos típicos para la temporada de fin de año.
Un 24 de diciembre en Popayán, la gente deleita su paladar con la tradicional bandeja de ‘Nochebuena’, la cual contiene hojaldres, buñuelos, rosquillas, natilla, calados de brevas, papaya, limones y naranjas, así como dulce de coco y piña y manjarblancos.

Claro que horas antes de la media noche, a las 2:00 P. M., las tradicionales familias payanesas acostumbran a preparar una torta con leche y huevo batido, y enseguida un plato de frijoles con tocino, al que se le añade huevo duro con chicharrón, retacadas, arroz y chulquín preparado en pipián, además de queso molido por encima.

Aunque en la capital caucana los tamales son típicos, para la época no se suelen preparar ni en la noche de natividad y ni en la fin de año. La mayoría de personas prefieren el pollo relleno de pechuga o carne, lomo de cerdo, sobrebarriga y muchacho.

Los pasabocas también son apetecidos, pues la gente gusta de los muslitos, las empanaditas, canasticas, bolitas de carne, hawaianos y alitas de pollo. Todo esto se acompaña con vinos de diferentes sabores, al gusto de cada quien. Los platos fríos y las ensaladas de papa o de dulce también se incluyen en la cena de Navidad.

Para rescatar

Antiguamente era todo un orgullo que las familias de Popayán salieran en Navidad a la calle para lucir su bandeja de Nochebuena. Pero infortunadamente con el tiempo se ha perdido dicha tradición y ya no se hace esa actividad. Sin embargo, aún se conserva el hecho de que las familias se cursen platos navideños. Es decir que compartan entre vecinos y amigos sus dulces delicias.

El plato de Nochebuena

Desde tiempos muy remotos se viene cumpliendo en Popayán, la unificadora costumbre de saborear los exquisitos manjares de la Navidad. Al anochecer del día 24 de diciembre, es común en los hogares ver la mesa central del comedor cubierta con fino mantel blanco, verde o rojo; estampado con vistosos motivos navideños y sobre el mismo, la clásica bandeja de porcelana o el anchuroso plato de cristal tallado, de cuyo leve fondo de yergue a semejanza del perfil marino de un barco velero, la esbelta silueta del ‘Plato de Nochebuena’..

Componen su bucólico aderezo dos formas distintas en harina de trigo: las rubias y torneadas rosquillas cortadas con tijeras y las frágiles y angulosas hojaladras, alzadas como astas y también los dorados y regordetes buñuelos de almidón de yuca.

Armoniosamente repartidas y entrelazadas van las siguientes frutas tropicales caladas en almíbar: papaya de El Patía, sutiles y ambarinas rebanadas de higuillo, transparentes cascarillas de limones verdes, delgadas rodajas del cidra y coco rallados; finas tajadas de naranjas agrias (blanca y rosada), brevas color verdemar, durazno puraceño; rojos, brillantes y endulzados ajíes y además del dulce de leche cortado y del manjarillo de panela, aparece el delicioso e imprescindible manjarblanco; saturado todo, con abundante y cristalino almíbar de diversos sabores.

Este legendario y típico plato payanés parece de fantasía: la sugestiva variedad de sus colores y matices, el característico sabor de cada uno de sus ingredientes y la disímil fragancia de los frutos silvestres, excitan nuestros sentidos de la vista, el gusto y el olfato para probar con deleitación, la más rica y apetitosa golosina, como no lo hay igual, seguramente, en ningún otro lugar del mundo.