CÁTEDRA POPAYÁN
Miércoles 25 de julio, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Reanudamos nuestra tarea informativa sobre temas de la ilustre e
histórica Popayán con un excelente articulo de Ruth Cepeda
Vargas
en el que informa sobre el contenido de la conferencia
del arquitecto Tomás Castrillón Valencia sobre Cátedra
Popayán
.

Cordialmente,

***

Cátedra Popayán
La importancia de la arquitectura
Por:  Ruth Cepeda Vargas
El Liberal, julio 2007


¡Magnífica la conferencia del arquitecto Tomás Castrillón Valencia en el Banco de la República el pasado 11 de julio!

Nos demostró, en un lenguaje sencillo y cálido, “La importancia de la Arquitectura en la calidad de vida de los pueblos y los proyectos de modernización de Popayán”. Oyéndolo tuve la sensación de recorrer, asida a su voz y a sus conceptos, esta ciudad de “piedra pensativa”. Nos demostró cómo la construcción “bioclimática”, o sea la adaptación del ser vivo al clima, pudo conseguir que esas casas coloniales de anchos muros y patios abiertos atraparan o liberaran el frío de las noches y el calor de los días, logrando así una temperatura agradable para sus habitantes. Es la sabiduría venida de atrás, cuando al construir se pensaba en el ser humano.

Hoy la gente vive metida en verdaderas alcancías pues todo está regido por el dinero y por la prisa, sin importar mucho quién la habita ni pensar en el disfrute climático de esa vivienda. El hombre debe trabajar con los materiales que su entorno le ofrezca. Debe utilizar la madera del bosque cercano conociendo que ella es el único material regenerable. Debe utilizar partes de la tierra que requieran un procesamiento mínimo y que su transporte pueda hacerse económico y fácil. Debe construir con adobe o barro estabilizado si el clima es seco, ya que es el material de construcción natural más abundante.

Estas generaciones olvidaron que detrás de ellas existe una inmenso y sólido conocimiento que viene de seres muy simples que entendieron que su hábitat, desde un principio, les ofreció la riqueza que ese espacio guardaba. El resultado es una total armonía entre lo construido y el entorno existente. Hoy por hoy perdimos la inocencia y vivimos esclavizados de la última tecnología que ofrece un mercado insaciable y que nos lleva a padecer verdaderas aventuras de un costo insostenible.

Oír al arquitecto Castrillón Valencia fue toda una delicia. Ilustró su charla con proyecciones del viejo Popayán que nos refuerzan en la lucha por conservar la imagen del parque de Caldas y el por qué nos oponemos a que este sitio sea transformado y borrada su memoria. Esas fotografías desvaídas de un tono sepia y de una dignidad conmovedora nos ratifican en el no permitir torpes intervenciones atropellando una historia que debe permanecer intacta.

Esta “Cátedra Popayán” que tuvimos la suerte de oír debe repetirse en universidades, colegios y escuelas. Debe multiplicarse para las amas de casa, para los banqueros, para los ecologistas. Es la única forma de entender que el patrimonio que tiene Popayán en su centro histórico debe cuidarse para disfrutarlo. Felicitaciones a la “Alianza Social Indígena” por promover estas conferencias que le enseñan a las gentes lo que es calidad de vida. Calidad que puede estar muy cerca de nosotros sin que logremos vislumbrarla.