PARQUE CALDAS
Sábado 23 de junio, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Julián Zuluaga Valencia presenta sugerencias para tenerlas en cuenta en el
rediseño que en breve hará el gobierno, con respecto al Parque Caldas de la
ciudad de Popayán.

Cordialmente,

***

JULIÁN ZULUAGA VALENCIA
Consideraciones sobre el rediseño del Parque Caldas
El Liberal. Junio 2007.


Debo manifestar que estoy de acuerdo con los habitantes de Popayán, cuando afirman que es necesario hacer una intervención en el Parque Caldas para mejorar su infraestructura física, poniendo este lugar a tono con el nuevo siglo, sin pasar por alto las siguientes consideraciones que recojo:

El marco general del parque con sus actuales dimensiones, sus árboles centenarios, pisos y amoblamiento no puede ser intervenido en lo sustancial, salvo para hacer reemplazo de piezas, dar mantenimiento a la vegetación, a las viejas bancas o luminarias. En estos detalles existen fragmentos de la memoria colectiva que permanecen y emergen en el interior de los payaneses.

La intervención debe partir del borde externo del parque hacia fuera y prolongarse hasta la línea de paramento; ésta prolongación puede alcanzar entre 5 y 6 metros por los cuatro costados, seguidamente se debe mantener la calzada vehicular en asfalto de un ancho entre 4 y 5 metros, con un diseño que facilite el paso de las procesiones y permita circulación de vehículos a baja velocidad.

Posteriormente se empata con los andenes actuales, haciendo los ajustes necesarios en el tema de rampas para discapacitados. Esta imagen debe estar exenta de bolardos, porque el vehículo se mantendría en un nivel inferior a los andenes, así mismo el paso de las procesiones no tendría obstáculos en ninguna de sus apariciones. Por otra parte desaparece la posibilidad de estacionamiento permanente o transitorio por los cuatro costados del Parque, pues las vías deben mantener un flujo continuo, tanto por las carreras como por las calles.

El parque no necesita vegetación nueva pues el centro frondoso permite un microclima, suficiente en los días de calor, por tanto lo que debemos pensar los habitantes de Popayán es qué hacer en esta nueva franja peatonal. Pienso que esta franja deberá tener luminarias y amoblamiento urbano, como bancas del tipo que se prefiera antiguas o modernas, cabinas telefónicas, algunas ventas de revistas, ventas de flores y por supuesto espacios para sentarse a dibujar las magnificas fachadas que se tienen frente, para contemplar esos bellos ejemplos de arquitectura que son al fin y el cabo el motivo principal para estar en este lugar, áreas nuevas para pintar, para dibujar sentados en escaños, en el piso o en las bancas modernas que pensó Lorenzo Castro, en fin lo importante es despertar de nuevo el deseo en los jóvenes y en los niños de Popayán por dibujar lo que observan y viven en el espacio publico, creo que de allí saldrán infinitas obras de arte que renueven también el mundo imaginario colonial, con argumentos cada vez distintos, delicados en su apreciación y en su lenguaje, con lo cual el re-diseño del Parque Caldas habrá cumplido su objetivo.