OPCIÓN DE VIDA
Martes 1 de mayo, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano.

Amigos:

José María Zambrano Ulloa, Pepe, está distribuyendo este canto a la vida,
que leyeron un par de muchachas campesinas, al recibir el Premio Nacional de
Ecología "Planeta Azul", donado por el Banco de Occidente. El Banco otorgó
este premio a la Asociación para el Desarrollo Campesino de Nariño,
conformada por 550 familias campesinas e indígenas que han logrado recuperar
y conservar el bello ecosistema de la laguna Cocha, declarada Patrimonio de la
Humanidad
.  Nuestros agradecimientos para Pepe.

Saludos,

***

OPCIÓN DE VIDA
Asociación para el Desarrollo Campesino de Nariño
Pasto, abril, 2007.

"Hace 27 años se reunieron, hombres y mujeres que aportaron sus saberes y experiencias para construir una opción de vida, basada en el respeto y valoración de cada uno como persona, valoración de los demás y valoración del entorno en busca de la felicidad. Desde entonces, hemos aprendido a aportarle a la construcción de nuestra soberanía alimentaria a partir de la producción sana en los predios familiares, en lo que se conoce como seguridad alimentaria, una forma alternativa de suplir las necesidades fundamentales; a conocer y amar las diferentes formas de vida, a descubrir como el viento susurra melodías de la tierra, a escuchar el canto de las aves, a sentir el aroma de tausos, motilones y piquisiques, a extasiarnos con la belleza de las orquídeas, los tucanes y picaflores; también hemos aprendido a escuchar las voces que trae el viento, distinguir los nombres pronunciados con urgencia por los frailejones de los páramos, las cabezas despeinadas de las palmeras y los árboles condenados a la pena de fuego o la motosierra.

Con sus miradas de musgo, con sus juegos de tierra, con sus voces entre el monte, con su decisión implacable de querer, lograron que hombres y mujeres, niños y jóvenes, aún hoy mantengamos nuestro corazón latiendo con las esperanzas más vivas que antes y con el compromiso mas firme hacia la conservación de nuestro entorno, de nuestra cultura, nuestros valores y nuestra riqueza.

Hoy somos muchos campesinos y citadinos, hijos de la tierra. De pronto y mejor: nietos del mar o sobrinos de los ríos o, por qué no, hermanos de la selva, primos de la niebla, novios del agua, esposas y esposos del sol y la luna; quienes nos sentimos orgullosos por este triunfo.

Con este honor concedido a nosotros por el Banco de Occidente, se ha enaltecido el nombre de Nariño, de nuestra laguna de la Cocha, de nuestra organización y principalmente el nombre de cada uno de los integrantes de nuestra familia que, gracias a este logro, durante muchos días hemos sentido que nuestro corazón late más a prisa.

Gracias por reafirmar que estamos con los pies y el corazón en la tierra cantando la alegría de guardar un poquito de futuro para nuestros hijos, nietos, bisnietos y haciendo realidad la proeza: "La tierra que habitamos no es un regalo de nuestros padres, sino un préstamo que recibimos de nuestros hijos".