ABÚ SIMBEL
Jueves 25 de enero, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Hace varias semanas admiré una de las maravillas del mundo: el Gran Templo de Abú Simbel, Nubia, Egipto, cercano a la frontera con Sudán. Este templo fue construido por Ramesses II, El Grande, hace un poco más de ¡3.000 años! El frente, enclavado originalmente en roca viva, presenta cuatro colosales estatuas de Ramesses II cada una de 20 metros de altura y fue dedicado a los dioses: Amun-Ra (de Thebas) , Ra-Horakhty (imagen pequeña al centro de la foto), Patah y al deidificado Ramesses II.

Entre las piernas de las estatuas hay reducidas figuras de los miembros de la familia real, probablemente la reina Nefretari, la madre de Ramesses y los príncipes. La fachada del Templo tiene 33 metros de alto por 38 de ancho.

Dentro del templo se halla una serie de cámaras que cada vez son más pequeñas. En las paredes hay inscritas de manera legible para los egiptólogos, muchas escenas rituales e históricas. En la primera se encuentran 8 estatuas grandes, cuatro a cada lado, del rey como Osiris que sirven de pilares. En la segunda habitación hay imágenes de Ramesses y Nefertari y al final del templo un pequeño santuario con cuatro estatuas que representan al mismo Ramasses y los 3 dioses. Aquí llama poderosamente la atención del visitante que el eje del templo permite que durante dos días del año, el 22 de febrero y 22 de octubre, los rayos del sol penetren e ¡iluminen las 4 mencionadas estatuas!. Cuando los mercenarios griegos pasaron por este sitio en el siglo Sexto antes de Cristo, la arena del desierto había cubierto las estatuas de las rodillas para abajo, lo que les permitió dejar una nota en la roca, a este nivel.

El templo permaneció casi enterrado por la arena del desierto Nubio, hasta 1813 cuando el suizo Johann Ludwig Burkhardt lo descubrió. En 1817 el italiano Giovanni Battista Belzoni empezó a excavarlo. En 1899 los ingleses empezaron a construir la primera presa en esta región que tiene 1.900 metros de largo y 54 metros de altura. En 1952 se empezó a planear una Gran Presa en el lugar actual. Esta fue inaugurada el 21 de julio de 1970 y tiene una longitud de 3.600 metros, 980 metros en la base, 40 metros de ancho en la parte superior y una altura de 111 metros. Como máximo pasan por la presa por segundo 11.000 metros cúbicos de agua que operan 12 generadores que producen 2,1 giga vatios de potencia.

Como se observa en la foto el Templo estaba al pie del Nilo y debido a la nueva Gran Presa, el  río amenazó hundir entre sus aguas el templo de Ramesses II, por lo cual Egipto tomó la decisión de mover éste y 23 templos mayores más, a posiciones más seguras. El rescate del Templo empezó en 1964 y continuó hasta 1968. Todo el Templo fue cortado en bloques, (algunos pesaban más de 15 toneladas), desmantelado y reubicado a 200 metros del Nilo, 64 metros más alto de su nivel y a 152 metros del lugar original. El estado actual del frontis del Templo se presenta en la fotografía superior.

Cordialmente,