JUAN DE CASTELLANOS
Domingo 3  de diciembre, 2006
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Juan de Castellanos cronista, poeta, soldado y clérigo español, luchó por el espíritu con las armas y con la pluma. Es uno de los primeros historiadores de Popayán. Nació en  Alanís, Sevilla, marzo 9 de 1522 y murió en Tunja, el 15 de noviembre de 1607. "Más que como poeta, debe juzgarse a Castellanos como historiador, porque como tal es siempre veraz y su criterio científico bastante exacto. Condena a los funcionarios venales, la desmoralización de los soldados y la injusta distribución de las conquistas; sus ideas respecto a la conducta de los españoles con los indios son sensatas. Abundan las noticias arqueológicas, de Historia Natural y sobre costumbres de los aborígenes, todas ellas de gran interés".

Juan de Castellanos llegó a Puerto Rico con Juan de León, probablemente a los ocho años. Se supone que Castellanos trabajó como monaguillo en la iglesia metropolitana y aprovechó esos años para recibir instrucción con el obispo en latín, estudio de los clásicos y humanidades, lo que le sirvió más tarde en el sacerdocio. A los catorce años, se enroló en las filas del gobernador Antonio Sedeño, para ir a pelear contra el conquistador Jerónimo Ortal en la Isla Trinidad. Lo que quedó de su tropa adhirió a Sedeño y se dirigieron al Meta a atrapar indios para luego venderlos. En el mes de marzo de 1538 se hallaban en el río Tiznados, cuando murió Sedeño a causa de yerbas que le dio Ana Francisca, su amante. Castellanos siguió hacia el Meta con el resto de la compañía.

En 1540 Castellanos llegó a Curazao, proveniente de Santo Domingo. En 1541 viajó a Nueva Cádiz, isla de Cubagua, la isla Margarita. Volvió al Cabo de la Vela en enero de 1544. Se encontraba en Valledupar, cuando el capitán Lorenzo Martín lo invitó, como asistente, a fundar la población de Tamalameque, en 1544. Fue a Cartagena y de allí al Cabo de la Vela en 1545;  luego fue a Santa Marta, en 1546, a realizar diligencias ante Miguel Díaz de Armendáriz, pues los vecinos de Santa Marta querían impedir los trabajos de minas.

A principios de 1553, Castellanos se hallaba en Santa Marta y fue a combatir a los tayronas. A fines de 1553 se encontraba en Santafé y de allí a Cartagena. Un año después, Pedro de Heredia naufragó en las costas de Tarifa, y Castellanos relata cómo él mismo estuvo en los lloros que por él hicieron sus deudos. En 1555, en Cartagena, se ordenó sacerdote, profesión que escogió por cansancio de la guerra. Celebró su primera misa cantada en Cartagena, donde fue cura de 1560 a 1561, y tesorero del capítulo catedral. Como militar intervino con Jiménez de Quesada en la conquista del Nuevo Reino de Granada.

Más tarde fue beneficiado con la parroquia de Santiago de Tunja, donde sirvió 45 años. En 1585 Castellanos terminó de escribir su historia de Santa Marta. A ésta siguió la de Cartagena, y así, cuando el corsario inglés Francis Drake ocupó la ciudad en abril de 1586, Castellanos se encontraba escribiendo su Historia de Cartagena.

Fue en Tunja, en distintos momentos de su vida, en donde escribió la épica y famosa obra  Elegías de varones ilustres de Indias, en la que Castellanos narra los hechos de la Conquista, en 113.609 versos endecasílabos. Las Elegías están divididas en cuatro partes: la primera trata sobre los comienzos de la Conquista y de la Colonia. La segunda, sobre Venezuela, Cabo de la Vela y Santa Marta.  La tercera, sobre Cartagena, Popayán, Antioquia y Chocó y en la cuarta, los hechos de la "Historia del Nuevo Reino de Granada",(1562-1592). "No existe dentro del campo de la literatura española ni quizás en el de las otras literaturas occidentales un poema tan extenso y complicado como "Las elegías de varones ilustres de Indias".

La primera de las tres partes de las Elegías aparecieron publicadas en Madrid en 1537 y el resto del trabajo aún se encuentran en manuscrito. En la sucursal Lenox de la Biblioteca Publica de Nueva York se encuentra una copia completa de este trabajo.