FUSILAMIETO DEL POETA
De:  Mario Pachajoa Burbano
Mayo 9, 2015 
 mariopbe@gmail.com 
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Manuel Saturio Valencia Mena poeta, en 1867 nació en Quibdó; era el primer hombre negro que estudiaba leyes en la Universidad de Popayán y el único y último colombiano fusilado el 7 de mayo de 1907 por las autoridades por eventos dramáticos y dolorosos.  Tres años después en 1910 la pena de muerte fue abolida en Colombia, porque consideraron los legisladores de ese entonces, que ese último acto en la vida de un condenado se habia convertido en un suplicio tanto para la víctima como para quienes tenian que presenciar y certificar la fusilada, debido a que por la mala punteria de los soldados, la ejecución duraba hasta tres horas y el fusilado agonizaba larga y penosamente . En esa época el Chocó hacia parte del estado del Gran Cauca.

Cordialmente,

***

   FUSILAMIETO DEL POETA
Por:  Elizabeth Castillo Guzmán
elcastil@gmail.com
El Nuevo Liberal
Mayo 9,2015
Popayán. Cauca


A finales del siglo XIX Manuel Saturio Valencia Mena era en Popayán el primer hombre negro que estudiaba leyes en la Universidad del Cauca. Había nacido el 24 de diciembre de 1867 en una gloriosa Quibdó reconocida por el comercio del oro y por la pobreza de su gente negra.

 A pesar de las difíciles circunstancias que vivió, Saturio fue un niño que aprendió con los capuchinos el latín y el francés, y fue tan aventajado aprendiz, que recibió apoyo de los religiosos para realizar sus estudios superiores a muchas horas de su natal Chocó.

Valencia regresa a su tierra para ejercer como personero, juez de rentas y ejecuciones fiscales, y juez penal. Según sus biógrafos, fue el primer hombre negro en América en ser nombrado para estas funciones públicas. Estuvo, como muchos jóvenes de su tiempo, en la guerra de los Mil Días, donde obtuvo el grado de capitán en las tropas gobiernistas conservadoras y aprendió sobre política y partidismo.

Poeta del Atrato, Manuel Saturio fue un gran autodidacta, cultivador de la música y los cantos en las escuelas. Es considerado el primer literato negro del Chocó, pero, debido al racismo de la época, muchos de sus escritos quedaron inéditos en el silencio de una sociedad que hasta hacía pocos años había vivido y rentado del comercio de esclavizados.

La historia de Manuel Saturio está llena de eventos dramáticos y dolorosos, y el final de sus días tiene como telón de fondo pasiones de amor y odio racial que terminaron con su fusilamiento hace 108 años.

Valencia enamoró y embarazó a Deyanira Castro, una joven blanca hija de un importante líder liberal. Esta aventura terminó en una tremenda venganza por parte de la familia asaltada en su dignididad de raza y noble apellido. En la madrugada del primero de mayo de 1907 Manuel Saturio, embriagado y sin conciencia de lo que sucedía, fue inculpado del incendio ocurrido en el centro de la ciudad.

Su cinturón y una bola de trapo con restos de petróleo fueron la evidencia para incriminarlo por atentar contra la notable sociedad quibdoseña. La Constitución de 1886 condenaba con pena de muerte a los incendiarios. En seis días y cinco noches lo enjuiciaron y lo condenaron. Su delito era ‘imperdonable’, había atentado contra las familias de élite que habitaban la famosa carrera primera, cuyos andenes estaban destinados a la exclusividad genética de la blanquitud.

En este largo siglo que corre desde su fusilamiento, se han escrito novelas, poemas, ensayos, artículos y un guión para teatro que en el año 2011 hizo su solitario debut en la ciudad de Popayán, en el extinto Teatro Bolívar, bajo la dirección de Eugenio Gómez, una treintena de actores y actrices del Chocó y con el nombre de ‘Amangualados’.

Verdad y mito, Manuel Saturio Valencia Mena constituye el ícono de una tradición literaria y oral que merece un lugar de reconocimiento, pues sólo hombres de su talla producen tanto interés literario e histórico sobre los sucesos de su existencia.

Cuatro notables novelas de la mano de tres escritores y una escritora afrocolombiana: ‘La Palizada’, de Miguel A. Caicedo (1952); ‘Memorias del Odio’, de Rogerio Velásquez Murillo (1953); ‘Mi Cristo Negro’, de María Teresa Martínez (1983), y ‘El fusilamiento del diablo’, de Manuel Zapata Olivella (1986). Cientos de ensayos entre los cuales sobresalen: ‘Manuel Saturio Valencia: El hombre’, Miguel A. Caicedo (1992); ‘Héroes y políticos: Quibdó desde 1900’, Peter Wade (1997) y ‘Violencia y Resistencia: una perspectiva de la literatura afrocolombiana’, de Marvín A. Lewis (1987), y ‘A cien años del fusilamiento de Manuel Saturio’, de César E. Rivas Lara (2007), hacen parte de una notable antología que incluye muchas más obras.

Según la tradición oral chocoana, el poeta fusilado nos dejó, en sus versos, razones poderosas para luchar contra el racismo:

“A yo que soy inorante
me precisa preguntá
si el coló blanco es virtú
pa yo mandame blanquiá…

Pregunto al hombre leal
porque saber me precisa
¿si el negro no se bautiza
en la pila bautismal?

Si hay otro má principal
má patras o má palante
má bonita o má brillante
donde bautizan al blanco,
me darán un punto franco
a yo que soy inorante”.

*** 
    Si desea leer artículos distribuidos por la
 Red de Payaneses, ordenados por fechas de distribución
 y orden alfabéico, desde 1999,  favor click 
AQUI.

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a     mariopbe@gmail.com 

       To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   
mariopbe@gmail.