HAY FESTIVAL DE CARTAGENA DE INDIAS.
De: Mario Pachajoa Burbano
13 de febrero, 2015
 mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Lucy Amparo Bastidas Passos, participó en el Hay Festival de Cartagena de Indias, la fiesta de las ideas y de la palabra, que culminó con gran éxito de asistencia en su décima edición del 29 de enero al 1 de febrero del 2015. Estuvieron presentes los premios Nobel JMG Le Clézio y Jody Williams, escritores como Javier Cercas, Almudena Grandes, Juan Villoro, Sofi Oksanen, Julia Franck y Héctor Abad Faciolince; el cineasta Sergio Cabrera; escritores de no ficción como Andrew Solomon, Moisés Naím, Steven Pinkery Saskia Sassen; personalidades como Brian Eno, Faryd Mondragon y Juan Luis Guerra; periodistas como Antonio Caño, Martin Baron y Leila Guerriero, y músicos como Seu Jorge y Charles King.

Cordialmente,

***

COLUMNA: RESONANCIA DEL HAY FESTIVAL DE CARTAGENA
Por: Lucy Amparo Bastidas Passos
b_pass@hotmail.com.

Popayán, 13 de febrero, 2015, 09:12 p.m.
 
No hubo conferencia mala. Mordimos las palabras, las tocamos, las olimos, nos embarramos los dedos, chupamos sus huesos, nos untamos de literatura los labios. Cantidades de personas llegaron de distintas edades y lugares, que en variados géneros escriben y leen por miles. La resonancia del arte invade.
 
Este invento de encontrarse los amigos para charlar de literatura y otras artes, comienza en el pequeño poblado denominado Hay-on-Wye, en Gales, perteneciente a Gran Bretaña, aldea con apenas 1.800 habitantes, y 41 librerías, la mayoría con libros de segunda. Esta invención surgida en 1988 se denominó ‘Hay’, dejando el nombre alargado: Hay Festival de Literatura y las Artes.  
 
En varios países del mundo se celebra. El Hay Cartagena, cumplió 10 años en 2015; en cierto modo fue invento de nuestro Gabito, gracias a que cuando a él lo invitaron a Gales, respondió que iría al ‘Hay’ siempre y cuando se realice en Cartagena, así que los cartageneros no tardaron en tenerlo. Ahora se extiende a Barranquilla, Medellín (siete años), Montería, Aracataca, donde asisten algunos conferencistas.
 
Es subir al estrado las conversaciones literarias y lo que no está distante de las artes: el entorno socio-político. Se discutió de literatura, de paz y los motores del conflicto, de discrepancias de género, o del futuro ambiental. La convocatoria de dos Nobel, y de docenas de escritores, artistas  y cientistas sociales, impusieron su peso, entre ellos mujeres de enérgica sabiduría.
 
Es cierto que el evento es elitista, ir a Cartagena no es barato y las entradas a las charlas tampoco. Van élites intelectuales, ¿y quién sino los intelectuales son los que forjan ideas de cambio? Son ellos los profetas encargados de abogar por nuevas formas de pensar el mundo. Pero es cierto también que aquellos creadores podrían ir a la provincia, extendiéndose como viento a otras ciudades. Imagino ya al galardonado y conferencista Juan Esteban Constaín, haciendo resonancia del Hay en Popayán, para 2016.  
 
La literatura es un pretexto para hablar de la realidad social, es un punto de inicio para ver los problemas del mundo. Escuchamos a Oscar Guardiola lanzar su flecha blanca: ‘Este momento de paz, es hermoso…, ahora se reinventa el país... El hombre no es lobo del hombre, es su espejo…’. Y en otro escenario al final de la tarde, Juan Gosaín no se avergonzó de ser interrumpido por una bandada de loros, que atravesó el patio de la casona donde estábamos, sombreado por árboles antiguos que obstinados desparramaron flores sobre los cabellos de los asistentes. Fue ocasión para hablar de la ‘sobretarde’ que antes hacían los cartageneros charlando a esas horas, mientras veían regresar los pájaros a casa.
 
Eché de menos en el Hay Cartagena el tintico gratuito, que es pretexto para el encuentro, para charlar con otros asistentes, intercambiar ideas; entonces cada quien con su cada cual cogía solitario el camino al sitio de la próxima charla. Así que con mi compañera de viaje la poeta Hilda Pardo, nos desquitamos en la mañana temprano, en disertaciones profundas con el mar cartagenero de girones azules y sombrero de palmas, zambullidas allí, la arena también conversó.
 
El remate del Hay, un banquete: una Gala de poesía. 
Qué los medios de comunicación se ocupen por unas semanas de literatura y arte, en lugar de trinos de plomo, es alentador.

***

    Si desea leer artículos distribuidos por la
 Red de Payaneses, ordenados por fechas de distribución
 y orden alfabéico, desde 1999,  favor click AQUI.

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
  mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.co