LA HACIENDA YAMBITARÁ
De Mario Pachajoa Burbano
Jueves 29 de mayo, 2014
mariopbe@gmail.com
Bitácora Patoja


Amigos

La Hacienda de Yambitará de la ciudad de Popayán, Colombia, hace parte de la historia grande de la ciudad.  El terremoto de 1736 no la destruyó. Hasta principios de este siglo, fue propiedad  de la familia Valdivieso Delgado, quienes residian en una casona de tres patios, a mitad de la carrera séptima, justo, frente al parque Francisco José de Caldas.  La relación que hoy reproducimos la hemos tomado el hermoso libro Pilas, Chorros y Aljibes de Popayán del antropólogo  bogotano Miguel Angel Méndez Gutiérrez.
 Fotografia del autor, Pila del brocal octogonal y remata con una granada, Casa Museo de la Familia del Maestro Luis Carlos Valencia.

Cordialmente,

***

 LA HACIENDA YAMBITARÁ
Pilas, Chorros y Aljibes
Por Miguel Méndez Gutiérrez
Editorial López, Popayán, 2011

yam

La Hacienda Yarnbitará, estancia situada al norte de la ciudad al lado derecho de la Avenida Sexta Norte, por la parte sur colinda con la Urbanizaci6n "Villa Mercedes", y por el Norte con el actual Club Campestre. Es una edificación situada sobre una  ligera elevación, en parte, de dos plantas. Las tierras comprendidas en esta jurisdicción por el 1607 formaban parte de la  encomienda del capitán Francisco de Mosquera.

No sufrió con los fuertes embates de los terremotos de 1736 y 1983 por su primitiva estructura (tapial, bahareque, rafas de ladrillo-bloques de piedra cantera). Actualmente algo restaurada y fortalecida por la familia Valdivieso de la que es patrimonio ... "hay dos grandes chonos en ladrillo y cantera alimentados con la vertiente de agua que nace en la loma vecina y una muralla de piedra en el contomo"( Castrill6n, Diego: 1968, 55-56).

Según la valiosa informaci6n de Juan Manuel Cajiao, quien se documentó en los archivos históricos de la ciudad y en las memorias de familia, menciona que:  la casa data de alrededor de 1787, cuando Pedro Borrero y Ramirez la enajenó a Lorenzo Lemos, posteriormente se sucede una cadena de tradiciones del inmueble y curiosamente entre sus propietarios figura mi ancestro Joaquin Cajiao Pombo, y para esa época (1840) se habla de un galp6n contiguo a la casa.

En cuanto a los chorros, el único registro documental que encontré en  una de las escrituras de compraventa, en la que José Maria Diez Colunge, panameño, en el inventario y descripción del inmueble se habla de los "pozos", dicha escritura es de más o menos 1858, es el unico propietario que alude a ellos. Se desconoce si fue el señor Diez quien los hizo construir. Son dos chorros los que actualmente se conservan. Desde su origen fueron de ladrillo, pero en los inicios del siglo XX fueron recubiertos de cemento tal como se observan actualmente, no tienen tuberias de cobre como erróneamente se afirma en algunos libros sobre Popayán, el agua que los abastece proviene de la quebrada Pisojé, creo que son de los pocos chorros que actualmente funcionan, si no los únicos, en Popayán.

 Como podemos damos cuenta, son sencillos y no tienen brocales con figuras de animales. Parece que el nombre original de la estancia era Nambitará que posteriormente varió a Yambitará. La portada actual data de 1930 y fue levantada durante la Gobemación de Carlos Vemaza Diago, la entrada original se daba por el lado oriental, actualmente por el occidental de la casa.

Se dice, que el terreno sobre el cual se la construyó formaba parte de la encomienda asignada a uno de los descendientes de Belalcázar, pero como he dicho, el documento más antiguo observado por mi en los archivos de la Universidad del Cauca es del siglo XVIII.

Mi bisabuela Sixta Delgado Iragorri, adquirió la casa junto con su hermana Maria en 1932 y desde ese año la familia la ha conservado. (Colaboración de Juan Manuel Cajiao Astorquiza, 2009).

Sobre los chorros de Yarnbitará, Castrillón anota "Hay dos grandes chorros en ladrillo y cantera alimentados con la vertiente de agua que nace en la loma vecina y una muralla de piedra en el contomo" (CastriIlón, Diego: 1986, 55 y "hubo grandes chorros forrados en cantera tallada y ojitos de agua pura". p. 61). Ver también; Castrillón, Diego: 2007, 50).


***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
  mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   
mariopbe@gmail.com