HISTORIAS DE TERROR EN POPAYÁN: I I
De:  Mario Pachajoa Burbano
Jueves Santo 16 de abril, 2014
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Matilde Chaves de Tobar, una de las personas que presenciaron los hechos de nuestra historia de terror de ayer, es doctora Cum Laude en Musicologia de la Universiddad de Salamanca, España y profesora actual en la misma; Licenciada en Educacion Musical de la Universdd del Cauca, estudios Superiores en Dirección  Coral de la Universidad Católica de Santiago de Chile, Profesora titular de la Universidd del Cauca. Tanto en Colombia, Chile y España,  Matilde ha desarrollado una amplia actividad de Dirección coral.
Matilde nos ha distinguido con una nota que corrobora su presencia y detalla aún más su experiencia en la mencionada historia payanesa de terror. Nuestros  agradecimientos a la doctora Matilde por su nota.

Cordialmente,

***

 HISTORIAS PAYANESAS DE TERROR
Por: Matilde Chaves de Tobar
Salamanca, España
Abril 2014

 Todo esto fue una realidad, que al desaparecer la cama, finalmente y con el pasar del tiempo los golpes y ruidos desaparecieron. Fue una experiencia complicada, pero cierta. 

Personalmente puedo corroborar, que al cantar las obras espirituales con la Profesora Teresita Ante, al final de cada canto, esta entidad daba golpes debajo de la dichosa cama, como si nos aplaudiera. Yo le pregunté mi fecha de nacimiento y con golpes, dio la fecha, nombrando con golpes, número a  número:1 - 9 - 5 - 4 Teresita le dijo la oración de Santa Juana de Arco y le pidio buscar la luz y descansar.

Bueno, bueno, fue tremendo ! Mis partituras de música y esto desde que yo estudiaba guitarra clásica, me aparecían en otro lugar del cuarto, de donde las había dejado (en el atril) y esto en el lapso del sueño nocturno normal.

Pero creo que a estas alturas, la casa está saneada y no se han vuelto a escuchar cosas !! raras. 

Con mi saludo cordial, Matilde.

***

OTRO ACONTECIMIENTO PAYANÉS INEXPLICABLE
Por: Marlene Canencio Muñoz
Abril, 2014

Un comentario, nada más, mi hija algún día estuvo cubriendo el espacio de una persona que laboraba en cierto espacio de una casa del sectoe histórico de nuestra bella, única e hidalga ciudad. En vista de lo que personalmente le había contado,más lo que ya se sabía públicamente, cada mañana llegaba al sitio en cuestión y saludaba al personaje invisible y que todos percibian, le saludaba, comentaba el clima, el estado de ánimo etc... en alguna ocasión su estado de ánimo no estaba de muy buen talante y olvidando lo anterior entró, abrió las puertas interiores... se volvieron a cerrar con violencia, abrió ventanas...igual respuesta se cerraron con violencia. Por momentos pensó en una broma del director de la institución o de alguien más, pero miró a su alrededor y observó que estaba sola, era la única persona en ese instante que estaba en la vivienda...ya se imaginará la reacción de ella...se disculpó con la "persona" dando las explicaciones respectivas e iniciando el proceso además de no volver a ignorarle... todos los que le hemos sentido sentimos afecto por el personaje, además es nuestro Popayán. Un abrazo 

Marlene Canencio Muñoz.

***
   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a   
mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   
mariopbe@gmail.com