PROPUESTA VEER-POPAYAN, AÚN SIN RESPUESTA.
De:  Mario Pachajoa Burbano
Domingo 12 de octubre, 2014.
http://mariopbe.com/
mariopbe@gmail.com>

Amigos:

Albert Sodemann, notable profesional, ilustra las llagas que cubren a  la actual ciudad de Popayán, que necesitan urgentes decisiones altamente profesionales, responsables y visionarias, de las diferentes escalas gubermamentales y de la parte politica.  ¿Tendrán esa capacidad profesional los funcionarios que tienen el poder?

Cordialmente,

***

¿HACIA DONDE VAMOS CON EL PEMP Y SU ENTE GESTOR?
Por: Econ. Albert Sodemann
Popayán, 11.10.2014



Ha pasado más que un año cuando María Teresa Amaya, Presidenta de la veeduría ciudadana VEER POPAYAN, había concertado con el Alcalde de Popayán la entrega de una propuesta y toma de decisión acerca del ente gestor del PEMP (Plan Especial del Manejo del Patrimonio Cultural de Popayán). La entrega de la propuesta del ente gestor se hizo finalmente en julio de 2014. Se encuentra actualmente en manos de la Oficina de Planeación Municipal. De la misma manera se entregó una propuesta para el macro proyecto Mesa Larga-Mesa Larga, proyecto bandera del PEMP,  en el mes de junio de 2014, producto de una mesa de trabajo con la Oficina de Planeación Municipal y varios actores ciudadanos, elaborado por Albert Sodemann.

El Ministerio de Cultura envió observaciones y modificaciones del PEMP que están pendientes a ser contestadas por la Oficina de Planeación Municipal antes de poder responder a la propuesta del ente gestor y del macro proyecto Mesa Larga-Mesa Larga. Pero la impresión producto de conversaciones con los encargados de la Oficina de Planeación Municipal es que la propuesta del ente gestor carece de sustentación suficiente para ser aprobado por el señor alcalde.
Intento resumir algunas dudas y preguntas que han surgidos:

1.      La propuesta del ente gestor de VEER POPAYAN no ofrece más elementos de juicio que el proyecto original  elaborado por el equipo de profesionales coordinado por el Arq. Tomás Castrillón ya aprobado por autoridades competentes hace seis años. Más que nada se ha puesto énfasis en ilustrar la importancia política cultural del patrimonio intangible de Popayán para tomar decisiones políticas ya que el patrimonio físico en buena medida ha sido destruido en el terremoto de 1983 y por lo tanto ya no existe para ser conservada. Aparentemente es  por esta razón que se ofrece en la propuesta de VEER POPAYAN como paso de iniciación la constitución de una oficina con poco personal cuya función no está claramente establecida ni su capacidad y responsabilidad para generar un proceso a constituir un ente gestor con capacidad profesional y financiera que respondería a las exigencias de un programa de conservación, recuperación y reformación urbanístico del centro histórico de Popayán.

2.      La propuesta de VEER POPAYAN parte de la idea que la recuperación, conservación y reforma del centro histórico delimitado en el proyecto original del PEMP de Popayán por si representa el proyecto urbanístico decisivo que desencadenaría procesos de desarrollo cultural y socioeconómico importantes no solamente para todo Popayán sino para la región caucana entera. Una de las fuerzas motrices hacer realidad a este sueño aparentemente debería ser el turismo. No se soportan con verificaciones o estudios concretos esta visión para fundamentar y realizar este sueño ni se caracterizan conceptos, etapas y posibilidades a financiar el programa turístico del futuro.

3.      El centro histórico abarca zonas de la ciudad en pleno descenso urbanístico. Esto es particularmente el caso del barrio El Empedrado y de Alfonso López. El PEMP no permite renovaciones urbanísticas sino reformas arquitectónicas. Esto significa que puedan reformarse los edificios sin alterar su volumetría. No hay estudios socioeconómicos que ilustren la situación financiera de los propietarios de inmuebles y su capacidad económica a asumir inversiones pero salta a la vista que muchos edificios se encuentran en semi abandono. Si se toman los costos por m2 de áreas reconstruidas del mercado inmobiliario de Popayán como referencia, una casa reformada de 200 m2 saldría en $ 200 millones de pesos.

Se recomienda recuperar esta zona para vivienda y/o comercio compatible con el PEMP. Tomando el caso de viviendas, esto significaría un arriendo de un apartamento de 80m2 por aprox. $ 600.000 hasta 700.000 mensuales (tomando como punto de equilibrio 10 años lo que representa una tasa de retorno normal en Popayán) o $ 80 millones por apartamento para recuperar la inversión sin considerar a  generar utilidad el propietario del inmueble reformado u otros costos indispensables como gastos de mantenimiento, reservas para depreciaciones, etc. Obviamente la población tradicional empobrecida no puede participar en este sueño y debería ser reubicada hacia otro tugurio. O en otras palabras: la reforma implica reubicaciones de la población donde los más pudientes reemplacen a los más débiles y donde el tejido social tradicional puede romperse más.

 Existen ejemplos de reformas urbanísticas en autoconstrucción que abaratarían manos de obra representando más o menos un 30% del costo por m2 pero no hay conocimiento si y como asimilarlos al programa a definir.

4.      No basta analizar casa por casa sino ver conjuntos urbanísticos básicos como lo son las cuadras y manzanas o sectores. Una cuadra típica en el Barrio El Empedrado puede consistir de unos veinte casas lotes. Un ente gestor debería tener la capacidad de asumir la reforma por lo menos de una cuadra. Esto significa que debe disponer de un capital de unos $ 4.000 millones para poder ejecutar una reforma básica urbana de una cuadra. ¿De dónde y cómo surge este capital?  Ni el PEMP y menos la propuesta de VEER POPAYAN nos dan pistas concretas. Se habla de una SAS en caso del ente gestor lo que sería el aspecto jurídico y basta.

 Aparentemente VEER POPYAN piensa organizar una gran convocatoria entre contribuyentes particulares siguiendo a la lista de supuestos interesados en contribuir voluntariamente al capital del ente gestor que agregó a su propuesta. No se conocen resultados de encuestas entre estos futuros socios y su disposición real en aportar el capital necesario.

5.      Parte de la renovación urbanística concierne la de áreas públicas. ¿Cómo se piensa financiar esta parte? No hay datos concretos ni en el PEMP ni en la propuesta de VEER POPAYAN. Se habla de participaciones en planes de cofinanciaciones plurianuales municipales. También se considera una especie de impuesto entre todos para financiar de esta manera la renovación y conservación del centro histórico. ¿Está la población dispuesta y en condiciones económicas financieras a  reunir de esta manera el dinero para la  conservación y reformación de espacios públicos? Siguiendo al plan pre proyecto Mesa Larga-Mesa Larga se puede pensar en un plan plurianual por etapas comenzando con la reforma del Parque Humilladero-Arboleda, luego con la reforma del Parque Mosquera para llegar a reformar el sector del Barrio Bolívar alrededor de la Galería Municipal, etc. No hay estudios arquitectónicos ni proyectos o pre proyectos elaborados a la mano pero cada etapa representa inversiones altas sin generar retorno de ingresos a corto plazo. Las ideas como reunir el capital y de que fuentes posibles son todavía muy vagas.

6.      Un programa de renovación, conservación o de reformas urbanísticas no puede solamente escoger una parte de la ciudad no importa que esto sea lo más deseado por un sector de la población payanesa. El turismo no surge de la nada. Deben haber productos previamente elaborados y bien organizados. Un centro histórico por si solo además en descenso no atrae. Hay que poner orden a toda la ciudad. Vías invadidas por un transporte individual desfrenado no atrae a nadie. El uso de espacios públicos desordenado tampoco. No se puede expulsar con la policía todos comerciantes informales, como algunos piensan. El centro histórico está invadido por comerciantes informales porque es en el centro histórico donde se concentran las funciones económicas principales de la ciudad como son colegios, administraciones, bancos, oficinas, universidades, comercios, etc.

 Esta invasión, por lo tanto es expresión de la pauperización de la ciudad por migrantes pobres del campo y de víctimas de la violencia rural subsistiendo en la periferia tugurizada de Popayán. Dos tercios viven en la periferia tugurizada y necesitan las ventas para sobrevivir. No basta decirles que sean no deseados y mandarlos hacia la periferia de la Comuna 9 como las últimas administraciones municipales han insinuado. Por ser mayoría absoluta ellos son decisivos en temporadas de elecciones. Los patojos tradicionales por el otro lado no reúnen más que un 10% de la población. ¿Serán los últimos tan apreciados por las mayorías para que estas mayorías estén dispuestos a subordinar sus propias reivindicaciones culturales, económicas y sociales a los de un sector minoritario tradicional?

7.      Lamentablemente los programas oficiales como el POT, POMCH, PEMP se contradicen o no se han formulado y decretado en forma correcta. Esto es por ejemplo el caso del Barrio Bolívar, barrio de influencia del PEMP, expuesto a inundaciones, inseguridad, hacinamiento de comercio informal, uso no apropiado del manejo del comercio al mayor, etc. El Plan Parcial decretado por el Alcalde Navia en el último día de su gobierno carece de validez legal y ya está demandado. El Barrio Bolívar es el territorio ciudad-campo más importante del Cauca concentrando todo el comercio regional a mayor de frutas, verduras, papas, cárnicos, hierbas, etc.  y a la vez las ventas de insumos para el campo  y merece un plan parcial que no rompe con esta tradición sino contribuye a su reforma.

Hasta la fecha a pesar de tanto hablar, la administración municipal insiste en la reubicación de los comerciantes mayoristas formales y de gran parte de los revendedores informales de la galería hacia la periferia de la ciudad a sabiendas de que allí no puedan sobrevivir económicamente. Se insiste en un proyecto de renovación urbanística que no ha sido consultado con la población ni aprobado por el Concejo Municipal. Se confunde un programa de renovación urbanística con él de una reforma urbanística. El primero significa demolición y reconstrucción. El segundo permite conservar tradiciones valederas para dar empleo a mucha gente y generar un ambiente agradable tanto para la población residente como para turistas reorganizando el proceso de comercio a mayor y menor.

8.      Mucho se habla de participación ciudadana. Pero no está claro quien tomará las decisiones en caso de que la financiación de proyectos beneficiando al centro histórico estuviera  asegurada. ¿Será VEER POPAYAN en “nombre de todos los ciudadanos”? Si el término “participación ciudadana” tendría sentido e importancia para el futuro desarrollo de Popayán deben tener rangos altos aquellos ciudadanos que puedan ostentar profesionalismo en gestión urbana incluyendo la  conservación urbanística. (Lamentablemente no hay muchos).

También en caso de que un grupo propaga métodos de “crowdsourcing” para encontrar la solución socialmente más aceptada dejando palabra libre a todo el mundo que quiere participar debe haber coordinación muy profesional para enfocar las consultas correctamente y para conformar reuniones con ciudadanos realmente representativos.  De esto nada se ha visto hasta la fecha. Lo acostumbrado es formar círculos cerrados o grupos con enfoques dispersos. Con esto surge otra pregunta que no ha sido contestada ni en el PEMP ni en la propuesta de VEER POPAYAN: ¿Ciudadanos que no sean propietarios de inmuebles tendrán el mismo voto que propietarios en tomar decisiones en la gestión de proyectos del centro histórico? ¿Los que aportan con capital tienen el mismo derecho que los que no aportan o aportan muy poquito? ¿Por el otro lado, si los de poco capital tengan poca influencia en las decisiones del ente gestor pero representan las mayorías, como se asegura por una SAS la participación ciudadana con criterios de solidaridad e inclusión?
 
Estas y otras preguntas deben ser respondidas para tomar decisiones responsables. Comenzar con la constitución de entes mixtos de gestión urbana sin saber que puedan hacer realmente y como deben funcionar no aportaría a nada más que a más burocracia y frustración. No quiere expresarse con estas observaciones de  que no sea posible realizar un PEMP ambicioso paso a paso. Tampoco se quiere descalificar los esfuerzos de entidades cívicas como VEER POPAYAN. Pero la buena voluntad solo no alcanza para realizar los pasos administrativos y financieros necesarios. Obviamente,  una administración municipal que quiere recibir gratis de los ciudadanos preocupados las propuestas institucionales y técnicas financieras tampoco convence. Tiene que cumplir con sus deberes institucionales y legales y con sus promesas dadas a los ciudadanos y contratar equipos técnicos que sigan elaborando lo necesario para tomar prontas y oportunas decisiones el señor Alcalde.
 
Econ. Albert Sodemann
Popayán, 11.10.2014

***

Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa
 por favor informar a 
mariopbe@gmail.com .
 
To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply 
to 
mariopbe@gmail.com .