SOBRE AURELIO ARTURO
PARTE II.
Miercoles 5 de marzo, 2014
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja(1999-2013)

Amigos:

Carmen Sofia Picón de Rivera
ha preparado un relatorio sobre el escritor Aurelio Arturo, que publicamos en dos Partes. La Primera Parte aparece en el articulo publicado por esta Red en la mañana de hoy. La presente corresponde al final del estudio .Nuestros agradecimientos para Sofía por participarnos su cuidadoso estudio.

Cordialmente,

***

SOBRE AURELIO ARTURO
PARTE II.
Por: Carmen Sofia Picón de Riveraa
Popayán, Marzo 1, 2014

A la tercera parte le llama, regreso al hogar como cumplimiento de un rito.  Y yo volvía, volvía por los largos recintos/  que tardara quince años en recorrer, volvía/  y hacia la mitad de mi canto me detuve temblando,…/  Y a la mitad del camino de mi canto temblando…/  con tanta angustia,…./ mi corazón luchaba entre cielos atroces.  El poeta había partido de su casa paterna, de su paisaje natal, lo que para él significó un desarraigo de su lugar sagrado, para trasladarse al mundo de lo terreno, pero en realidad Arturo jamás había partido de allí:  Con un pie en una cámara hechizada/  y el otro a la orilla del valle… .  Arturo se asombra del paisaje donde hierve la noche estrellada, la noche que arde vorazmente en una llama tácita;  y “con el lenguaje desdibuja las fronteras entre realidad y fantasía, entre historia y leyenda”, para darnos del modo más intenso posible sus realidades desaparecidas.
Y a la cuarta parte le llama, dos presencias benéficas que socorren al iniciado.  Yo pienso que es sólo una, la del padre que está ya muerto y precisamente por estar en conjunción con la tierra es arbusto, lianas,  río profundo, y a la vez noche la cual ha cosido a su follaje negro, los párpados del padre como dos hojas más.   Arturo es poeta de imágenes leves por excelencia, en su poesía encontramos imágenes aéreas aunque se nombre la realidad: manos de cera/  abejas doradas de la fiebre/  llenas el mundo de tu aliento saludable/  mantos suntuosos/  años fulgentes/  brisas visibles/  rosas ardientes/  viento fiel/  delgada frescura/  dulce vida/.  En la palabra de Arturo están las esencias y la música de la naturaleza.  Todos los cedros callan, todos los robles callan/  una hoja fina aún lleva su delgada frescura/.  Su palabra crea a la naturaleza a la que canta, para tener por medio de ella la posibilidad de regresar a su paraíso en cumplimiento del rito:  “torna, torna a esta tierra donde es dulce la vida”

Por último, yo he agregado una quinta parte a la que he llamado el viento creador.  ¿Pero de qué manera?  El viento en Arturo es un soplo creador, un soplo que como el de Dios infunde ánimo a la naturaleza: árboles, ríos, animales, astros.
He escrito un viento, un soplo vivo…
Es el viento el vehículo que transporta los orígenes, los rumores que van llenando las estancias a su paso, las evocaciones, los recuerdos, las palabras, los olores, los colores.
Noche, sombra hasta el fin, entre las secas ramas,…
4
En Arturo la palabra es el abrazo que ilumina la noche oscura de silencio y de espanto, y el viento es la nave que entre fragancias y entre hierbas mágicas transporta la belleza de la obra de Aurelio Arturo..
A propósito de la belleza de la obra de Arturo, un poeta citado por el Maestro Quessep hacía esta recomendación:  “Sé cauto, pues, y escribe cosas bellas que puedan alegrarte, cuando el día del juicio resucites y te las presente el Angel” , lo cual será para el poeta su salvación eterna.
MAS SOBRE ARTURO
Con Arturo se instala una nueva música en Colombia.  Su poesía es alusiva y elusiva,  de imágenes, no dice muchacha como árbol sino que convierte la muchacha en árbol, la palabra poética es el paisaje y el paisaje es la palabra poética, Arturo es un poeta de silencios musicales, su poesía está construida en un mundo arcádico, fuera del tiempo real, mundo mítico y tiempo circular.  Arturo prolonga la tradición de Silva con los nocturnos, los sonidos de la noche son asordinados y misteriosos.  Sus imágenes además de pictóricas y musicales se unen para dar el título a las composiciones.  Respecto a la mujer, hay una tendencia en Arturo a volver fantástica la presencia femenina, a quitarle peso corporal, la mujer es creadora de la noche.  Lo más extraordinario de su poesía es que lo irreal es lo real.
¿O así, tan joven, de luz y silencio,  nuestra madre?
O acaso esa mujer era la misma música,
La desnuda música avanzando desde el piano,
Avanzando por el largo, por el oscuro salón como en un sueño.
 
SU ARTE POÉTICA
Poeta mágico e intuitivo, sus poemas son palabras, sus palabras son fantásticas, no son demasiado tangibles.  El mundo de Arturo se forja por la palabra, pero también la palabra se forja por el mundo.  Su palabra es adánica, que funda, que crea.  La palabra como espejo para que nos reconozcamos:  cielo, follaje, tierra = naturaleza= poesía.
 
                                                                5
BIBLIOGRAFÍA.
Arturo, Aurelio.  Morada al Sur y otros poemas             
                            Editorial Norma 1992.
 Canfield,  Martha L.   Configuración del Arquetipo. Universita Degli Studi Di Firenze
Ospina, William.         Morada al Sur, ensayo.
Carranza, María Mercedes.    Lecturas Dominicales, JUNIO 6 DE 1999
Arango, José Manuel.    Morada al Sur, ensayo.
 
Notas tomadas en clase con el Maestro Quessep, durante varios semestres.
Entrevista inédita, Maestro Quessep.  Gravación.—
                                
 
                                    Carmen Sofía Picón de Rivera
 
      Con mucho gusto desde POPAYÁN.

***
   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
  mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   
mariopbe@gmail.com