SOBRE AURELIO ARTURO
PARTE I.
Miércoles 5 de marzo, 2014
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja(1999-2013)


Amigos:

Carmen Sofia Picón de Rivera ha preparado un relatorio sobre el escritor Aurelio Arturo, que publicamos en dos Partes. Nuestros agradecimientos a Sofía por participarnos su cuidadoso estudio.

Cordialmente,

***

SOBRE AURELIO ARTURO
PARTE I.
Por: Carmen Sofia Picón de Riveraa
Popayán, Marzo 1, 2014

 
Quienes le conocieron, sus amigos como Alvaro Mutis, Fernando Charry Lara y Giovanni Quessep, dicen que Arturo era muy parco en su conversación, un hombre casi tímido y calmado.  Este era Aurelio Arturo, un poeta casi desconocido fuera y dentro de Colombia, pero que sin embargo ocupó la pluma de críticos e intelectuales desde hace varios años y hoy es uno de los poetas más admirados entre las nuevas generaciones.
Arturo no viene de la tradición española, en su obra encontramos elementos modernistas, pero no se inscribe su poesía en ningún grupo generacional;  su poesía es mágica, de sugerencias, de contenido.  Calla más de lo que dice.  En 33 años tan sólo escribió 31 poemas que él mismo ordenó y autorizó y son los que componen su breve obra.  En 1936 recibe el Premio Nacional de Poesía “Guillermo Valencia” por su libro Morada al Sur y es gracias a esto que por fin se publica su trabajo.
Dice el Maestro Quessep que la vida de cada poeta tiene que ver con su obra.  Será por esto que en la obra de Arturo, Morada al Sur, se percibe una suerte de nostalgia por los lugares donde transcurrió su infancia, una especie de evocación tranquila de esa naturaleza que lo vió crecer, y que siendo el niño contemplaba con la fe, la inocencia y el temor de un alma infantil. 
Después de las guerras civiles el hombre siente angustia y desolación en el espíritu.  Presiente la lejanía de algo, de la esperanza, del paraíso;  como si en el mundo hubiera un vacío de lo divino, pérdida de una época feliz.
La naturaleza de Morada al Sur es una experiencia recordada en la serenidad, que como en Wordsworth,  se convierte en material estético.  De ahí que Morada al Sur es rumorosa, mestiza, nocturna, “de celestes follajes”, vientos eternos, estrellas murmurantes, fragancias, y “hierbas mágicas” y la realidad es hermosa: “es dulce la vida” y también “la vida es bella”, “la tierra es buena”, “el viento fiel” “el sol generoso”, “la noche balsámica”.
Se trata entonces de una poesía idealizante que quiere reconciliar al hombre con ese paraíso que todos sentimos que hemos perdido en algún momento y esa naturaleza nos invita a perder la identidad ante su contemplación que en la fusión con el ser es el tiempo detenido en un instante fugaz.
Martha L. Canfield,  en su libro Configuración del Arquetipo, dedica al Maestro Quessep un ensayo sobre Aurelio Arturo.  En tal ensayo la señora Canfield se refiere al malestar en Arturo por el tiempo que transcurre y la nostalgia por el tiempo inmóvil, mítico   o  de  los
2
orígenes;  y dice que el paisaje de ese tiempo inmóvil es un lugar sagrado y la acción de volver a él indica un rito de paso, precisamente de lo profano a lo sagrado, de lo perecedero a lo imperecedero.  Ella piensa que ésta es la clave de la composición de la obra de Aurelio Arturo y la divide en cuatro partes, las cuales yo retomo para tratar de hacer una interpretación de la obra de Arturo, desde mis modestos conocimientos.
Canfield  llama la primera y la segunda parte de Morada al Sur “fundación del lugar sagrado”.  Se evidencia la influencia de Thomas Dylan en el contacto mítico entre el hombre y la naturaleza, en la manifestación de lo divino para representar un paisaje sagrado:  Después, de entre grandes hojas, salía lento el mundo/  La ancha tierra siempre cubierta con pieles de soles/  El viento viene vestido de follajes, y se detiene y duda ante las puertas grandes/  Al medio día la luz fluye de esa naranja, en el centro del patio que barrieron los criados/  No todo era rudeza, un áureo hilo de ensueño se enredaba a la pulpa de mis encantamientos.
                                                -----------------------------------
Entre años, entre árboles; circuída/  por un vuelo de pájaros, guirnalda cuidadosa,/  casa grande, blanco muro, piedra y ricas maderas,/ a la orilla de este verde tumbo, de este oleaje poderoso.  
                                                 ______________________
Te hablo de un bosque extasiado que existe/  sólo para el oído, y que en el fondo de las noches pulsa/  violas, arpas, laúdes y lluvias sempiternas/  Te hablo también: entre maderas, entre resinas,/  entre millares de hojas inquietas de una sola hoja:/  hoja sola en que vibran los vientos que corrieron/  por los bellos países donde el verde es de todos los colores,/  te hablo de una voz que me es brisa constante,/ en mi canción moviendo toda palabra mía,/  como ese aliento que toda hoja mueve en el sur, tan dulcemente.

                                                _____________________
Cuando el hombre pierde el contacto con sus orígenes ( mitos, tradiciones, con la unidad) pierde lo sagrado, significa que está en desequilibrio armónico.  La percepción de Dylan y de Arturo del paisaje es la atemporalidad,  lo mítico,  es el espíritu de un paisaje armónico que sólo es música y color, los colores son los de la vida;  para ellos el tiempo mítico es sagrado,  ascensional en el que la palabra y la idea son al mismo tiempo  También es perceptible la presencia de Baudelaire en Arturo, pero en un sólo sentido “por su concepción de la naturaleza como una floresta de símbolos y de la poesía como la manifestación verbal”.  Existen en Arturo los perfumes, los sonidos y los colores, pero no existe la personificación del mal, de la muerte y del erotismo como en el poeta francés.  Y así como en Baudelaire, la imaginación en Arturo es una facultad casi divina que percibe las relaciones internas y secretas de las cosas, las correspondencias y las analogías, y su expresión poética se convierte en un embrujo evocador como en Rimbaud.

Sigue la Parte II...  ...

***
   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
 mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   
mariopbe@gmail.com