BITÁCORA  PAYANESA.
EL PENECA Y EL BILLIKEN
De: Mario Pachajoa Burbano
Lunes 24 de noviembre, 2014
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja


Amigos:

    El Peneca y el Billiken nos despiertan gratos e inolvidables recuerdos de las décadas de los 40' y 50's. Estábamos pendientes de su llegada y los leiamos con avidez. El Peneca provenia de Chile y el Billiken de la Argentina. 

*
       El Peneca, con el fin de entretener y educar a los niños,se inicia 23 de noviembre de 1908 y termina en octubre de 1960 con un total de 2.705 números publicados y llegando incluso al record de 240 mil ejemplares vendidos semanalmente. Este semanario fue editado por la primera empresa editorial de importancia en Chile, Zig-Zag, por el dueño de El Mercurio, Aaustín-Edwards Mac-Clure. Foto: Tapa primer número.

Los primeros tres años de El Peneca, bajo la dirección de Enrique Blanchard-Chessi, se caracterizaron por tener pequeños artículos sobre diversos temas de interés general y una gran cantidad de colaboraciones de lectores. Durante el año 1911, disminuyó notablemente su circulación, dada la baja calidad de sus contribuciones literarias. Este problema llevó a la primera renovación de la revista, bajo la pluma de Emilio Vaïsse quien estableció un criterio de calidad para los contenidos de la publicación de cuentos e historietas extranjeras y la sección de "Pasatiempos", que causó furor entre los lectores de la época. Después de diez años, y pasando Chile por una serie de cambios políticos y una crisis económica, la revista acusó los efectos de estas coyunturas que produjeron un desenso en el tiraje hacia el año 1921.

En la década del 20, Elvira Santa Cruz (Roxane) asumió la dirección de la revista, quien le dio un nuevo rostro  e introdujo un cambio radical en los contenidos , respondiendo a las demandas de sus lectores. Para Roxane, El Peneca era "una revista para todos los niños de Chile, ser barata, a fin de que no quede cerebro infantil sin esa luz (...)." Este período se caracterizó por bellas e innovadoras portadas, entre las cuales se destacaron las del ilustrador Coré, las historietas cómicas, seriales como "Quintín el Aventurero"  y cuentos  que, semana a semana, enganchaban al lector. En todo Chile se observó el impacto de la revista; se crearon clubes literarios y deportivos, además de concursos y eventos de gran concurrencia. En 1940, El Peneca logró su maximo tiraje y años después llegó a circular en otros países latinoamericanos.

La edad de oro de El Peneca llegó a su fin con la importación de historietas  norteamericanas, a mediados de la década del cincuenta. Aún así, marcó a varias generaciones, cuya infancia  giró en torno a la llegada del día sábado, para comprar aquella revista que las hizo ser protagonistas en un mundo de adultos, sin negar su identidad de niños. 

Referencias. Biblioteca Nacional de Chile, Historia de El Peneca.

***

  El Billiken nace hace 95 años, 17 de noviembre de 1919 en la Argentina, fundado por el uruguayo Constancio C. Vigil'  La publicacion tomó su nombre de un famoso muñeco de la época, una especie de divinidad hindú sonriente creado por la estadounidense Florence Pretz. La tapa del Nº1 (foto) tenía a un niño, con una pelota de rugby bajo el brazo derecho, y una venda en la cabeza que le tapaba el ojo izquierdo. La imagen del niño "de barrio" desaliñado fue el emblema de la revista durante varias décadas.

 Lectura heredada de padres a hijos, a lo largo de cuatro generaciones, forjó tanto la relación entre los medios de comunicación y la escuela como el imaginario político y social de buena parte de la Argentina.

Exitosa desde sus inicios, fueron muchos los chicos que aprendieron a leer con esta revista que llegó a vender 500 mil ejemplares cada semana, 30 mil de los cuales eran enviados a España y el doble de esa cantidad a Perú, Colombia, Venezuela y México. 

Nacida como "la revista de los niños" -tal como rezaba su slogan- y no como una publicación para la escuela, como dirá después.  "Es el modelo infantil menos compatible con la escuela de ese entonces -y también de la actual- que uno pueda imaginar" e intenta pensar en "los esfuerzos denodados que debieron realizar madres y maestras para convertir al atorrante de la tapa en el pulcro escolar sarmientino de las fotos interiores".

Lo interesante, justamente, es que en los inicios de la revista convivían estos dos modelos. Billiken se proponía educar pero tammbién divertir. Primordialmente estaba la impronta moralizadora, cristiana y de vocación pedagógica de Vigil. En la revista campeaba también otra preocupación: la de concentrar el mercado infantil. Para ello, la aventura, los entretenimientos, los dibujos, las anécdotas y las viñetas resultaban buenos recursos para asegurarse un público fiel.

La historieta no era todavía el género popular que llegó a ser décadas después, cuando Billiken incluyó los primeros cuadritos en sus páginas. Fue la primera publicación que reprodujo a Superman en la Argentina, con el nombre traducido de Superhombre .

Además de los contenidos escolares, la revista incorporó historietas, cuentos, personajes de ficción, juegos, curiosidades, y más recientemente música pop, cine y televisión, así como otras temáticas relacionadas con los intereses directos de los niños. Entre los personajes de Billiken, se destacaron la Hormiguita Viajera, Marta y Jorge y Misia Pepa.

Referencia: Monitor de Argentina.


***

Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
   mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com