FRENTE A UN NUEVO PROYECTO ARQUITECTÓNICO
De:  Mario Pachajoa Burbano
Sábado 8 de noviembre, 2014
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja


***

COLUMNA DOMINGO 9 DE NOVIEMBRE DE 2014.
EL NUEVO LIBERAL DE POPAYÁN.
FRENTE A UN NUEVO PROYECTO ARQUITECTÓNICO
POR: ALVARO GRIJALBA GÓMEZ agrigo@hotmail.com


Bien lo decía Hegel, que: “La historia nos enseña que los hombres no aprendemos nunca nada de la historia.”

Las respetuosas, comedidas pero firmes objeciones hechas al proyecto del nuevo edificio que se va a construir en el sector histórico para la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad del Cauca, concretamente a la fachada propuesta, enmarcada en una modernidad inapropiada para el lote situado en la emblemática calle 5ª con carrera 4ª esquina, no han sido formuladas para oponerse al desarrollo y la modernización de nuestro centenario y entrañable Claustro de Santo Domingo y mucho menos al de nuestra Ciudad o al bienestar estudiantil.

Los razonamientos exteriorizados por un significativo grupo de ciudadanos entre ellos distinguidos y reconocidos arquitectos, periodistas, escritores, historiadores y líderes, en reunión sostenida en la Rectoría con las directivas de la Universidad, tienen su fundamento en que ese frontispicio, riñe totalmente con la armonía arquitectónica del sector histórico donde se va levantar la Facultad.

No se trata de nada diferente a que dentro del respeto y la consideración debida a nuestra Alma Mater, se ha querido expresar a sus directivas, el sentimiento de muchísimas personas más que disienten totalmente de ese proyecto, por las mismas razones aquí expresadas con toda claridad, basados en el sentimiento de pertenencia que nos une en defensa de la identidad y el legado histórico arquitectónico de nuestra Ciudad.

La presentación que se nos hizo mostrando obras que años atrás atropellaron y desfiguraron nuestra arquitectura colonial, para justificar lo que se pretende hacer, no fue nada bien recibida, pues si en el pasado se cometieron muchos errores, no podemos permitir que se sigan cometiendo ahora.

Estamos al lado de nuestra Universidad, -de ello no le quepa duda a nadie-, y apoyamos el sano propósito que inspira la inversión de tan importantes y millonarios recursos, más de seis mil millones de pesos, para mejorar la planta física y las condiciones educativas de centenares de estudiantes en tan hermoso sector de la ciudad, acorde al momento histórico que vivimos sí, pero sin fracturar su valioso e irremplazable pasado.

Llenar ese vacío arquitectónico en la calle real de las Iglesias, es lo ideal, pero hagámoslo aprovechando la gran oportunidad que la historia da a nuestra Universidad para dejar a las próximas generaciones, una fachada, que no desentone y no arrolle la creatividad de ese pasado que exige la preservación respetuosa de su ancestral trazo, en una de las calles más representativas y bellas de nuestra histórica Ciudad, pues esa nueva obra, sin duda alguna, se perpetuará también.

El diseño en su parte interior, frente al desatino arquitectónico denunciado, no tiene tantos reparos, pues está insertado en la modernidad que plantea el proyecto y puede reconocerse que sus espacios están convenientemente bien distribuidos para los fines que esta importante obra presupone, en beneficio de las generaciones de estudiantes que a futuro por allí pasarán,
merecedoras de una muy buena sede como la que será construida, salvo su desafinada fachada.

Por ello y por otras muchas más razones, insistimos con todo respeto y comedimiento querido señor Rector, que la fachada de tan importante proyecto, debe ser modificada para que armonice y equilibre vital y hermosamente con el entorno existente, y no se salga de los parámetros de la preservación de los rasgos arquitectónicos patrimoniales de nuestra Universidad, los cuales deben preservarse a como dé lugar, por el bienestar psicológico y anímico de un importante sector ciudadano que bien podría sentirse afectado.

Afortunadamente existen instancias superiores como es el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, que necesariamente deben conocer este proyecto, así haya sido aprobado por el Consejo Departamental, porque de humanos es errar, y aquí no se trata de señalar personas, sino de corregir errores en aras de la preservación, aumento y embellecimiento de nuestro patrimonio.

Señor Rector, tiene usted la palabra y la oportunidad histórica de hacerlo. Muchas gracias en nombre de nuestra amada Ciudad, su Ciudad, igualmente tan querida para Usted.

***

Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
 mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com