LA TIERRA DEL MISTERIO
De:   Mario Pachajoa Burbano
Martes 24 de junio, 2014
mariopbe@gmail.com
Bitácora Patoja

Amigos:

 Maria Angélica Cordero Robledo, ofrece un excelente articulo sobre las misteriosas tierras de Inzá, Cauca, Colombia; zonas legendarias desconocidas por los caucanos.  Maria Angélica es periodista de El Nuevo Liberal; recibió su grado de periodista de la Universidad Católica de Pereira. Fotografia:  Uno de los nichos decorados dentro del hipogeo S30 del sitio de Segovia en Tierradentro/Maria Angélica Cordero Robledo.

Cordialmentre,

***

UN RECORRIDO 'MÁGICO' EN LA TIERRA DEL MISTERIO
Por: Maria Angélica Cordero Robledo
mcordero@elnuevoliberal.com
El Nuevo Liberal
Junio 24, 2014

 


Tumbas coloreadas en la penumbra y montañas espesas recubren el patrimonio arqueológico de Inzá, un municipio caucano que aún no termina por revelar sus incógnitas.

El material utilizado para tallar estos monolitos es de andesitas y tobas, piedras volcánicas disponibles en la región, el tallado debió hacerse con artefactos de basalto o granito. Foto María Angélica Cordero R-El Nuevo Liberal


Son las 8:43 de la mañana del día jueves 12 de junio de 2014; dejar el tráfico citadino para enrutarse hacia un camino desconocido, es quizá la experiencia más emocionante para un periodista. Con la mira puesta en llegar al municipio de Inzá en 4 horas, emprendimos un trayecto inmerso en tramos de piedra que intercalados con obras recién iniciadas, parecen indicar que la campaña por la presidencia ha empezado a dejar algunas huellas de acceso, hasta el momento en los sitios más cercanos a Popayán. Luego de entrar por accidente al parque principal de Tororó, pudimos ver que los totoroes pronto estrenarán un pequeño tramo que a juzgar por los avances, llevará si acaso tres semanas en construcción.

Luego de varias peripecias para salir a la vía que conduce a nuestro destino, la temperatura varía, y con ella los paisajes de formación montañosa, bosque alto y páramo; frente a la Laguna de Malvazá surge la necesidad de usar abrigo, las ventanas cerradas y los lentes listos a retratar la travesía, camino a esa magia que se hace evidente en el aire. En medio del avance llegaron los frailejones a probar que la inclemencia puede ser un estado natural en el que perviven grandes seres, sin importar que su desaparición sea inminente estas plantas protectoras del ecosistema siguen adornando el Páramo de las delicias.

El camino siguió sus curvas y con él llegó la aguapanela con hojaldra, internos en una pequeña cocina de Gabriel López, resulta evidente que los pequeños en esa zona del país se crían entre cocinas, campos de un verde encendido, juguetes con una particular y trajinada apariencia que sumadas a la baja señal electrónica, permite sentir la verdadera energía del entorno.

La transversal y sus avances
.

Seguimos avanzando a paso de instantánea, las 4 horas pensadas de trayecto se ampliaron y de repente llegamos a los tramos que se incluyen dentro de la firma del convenio para inversión en la red terciaria por 450 millones de pesos en el municipio de Puracé, específicamente en la vía entre Crucero y Totoró en el departamento del Cauca, tramo enmarcado en la octava Ruta de la Ejecución que recorre los departamentos de Valle del Cauca, Cauca y Nariño, proyecto que entró en marcha hace aproximadamente un año con la construcción del proyecto vial Transversal del Libertador el cual consta de dos fases.

En una primeta etapa las obras de la Transversal comprenden el sector Totoró-Gabriel López- Inzá- Puerto Valencia-La Plata, y avanzan tras la pavimentación de 30km y la construcción de uno de los tres puentes previstos. En una segunda intervención se abarcan los sectores de Cordoba –Inzá -Puerto Valencia, en donde se ha realizado el mantenimiento de 45,5 km y labores de corte y explanaciones para mejorar el diseño geométrico de la vía. Llegando a Inzá, relativamente cerca se observa lo que podría llamarse un puente viaducto de grandes dimensiones, obra que generó una expectativa tal, que volvería sólo para verlo terminado.

Inzá y sus efectos mágicos

El almuerzo transcurrió entre información oficial otorgada por el Alcalde de Inzá, William Mauricio Castillo Morales y varios de los concejales, quienes manifestaron a viva voz el enorme interés que tiene la actual administración, en fortalecer el turismo arqueológico que ha caracterizado al municipio de Inzá desde hace tantos años, razón por la cual hasta mayo del presente año han visitado el área cerca de 4.450 personas en su mayoría extranjeros, cifra revelada por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia a través del Parque Arqueológico Nacional de Tierradentro.

Por su parte el ingeniero Mauricio Castillo pretende a su salida como alcalde, culminar la reconstrucción de la Iglesia Doctrinera de San Andrés de Pisimbalá, obra que cuesta mil millones de pesos de los cuales ya se tienen 300 y los estudios técnicos necesarios para intervenir uno de los íconos estructurales y culturales de Tierradentro más importantes, con 600 años de historia que se fueron en una noche.

Nuestra visita estaba inserta en el proyecto presentado por el alcalde de Inzá al Fondo de Turismo-Fontur, esto para fortalecer el turismo que es una de las principales alternativas económicas del municipio, teniendo como zona de influencia el Parque Arqueológico de Tierradentro, en el resguardo de San Andrés; sin embargo, la riqueza arqueológica del municipio, a la cual se suma una actividad e infraestructura turística y artesanal, se suma la actividad realizada alrededor del turismo arqueológico, ecoturismo, agroturismo y de aventura. Los vestigios encontrados en áreas del resguardo indígena de San Andrés tienen alto grado de importancia a nivel internacional pues dan cuenta de una cultura que se caracterizó por la construcción de una estatuaria basada en los detalles y los colores, razón por la cual esta zona fue declarada por la Unesco como patrimonio histórico y cultural de la humanidad.

Una cultura incógnita.

Luego de caminar durante varias horas para encontrar Hipogeos como el de Segovia, San Andrés y el Duende, sin saber a ciencia cierta qué sería lo que veríamos, encontramos que más que hablar de tumbas ancestrales, estos sitios son la muestra viva de una cultura que aunque se fue sin dejar rastro, no desapareció sin antes comunicarse.Pinturas rupestres hechas en agujeros de piedra, cuya estructura es notable e inmensa en ciertos casos, permiten esbozar el pensamiento de una comunidad que creía en una vida después de la muerte, ya que según comentarios de la misma gente del lugar, los hipogeos eran decorados y adecuados como viviendas en medio de la muerte. Las investigaciones científicas en torno a estos hallazgos iniciaron en 1936, fecha posterior a la aparición de los guaqueros, mencionados por varios miembros de la comunidad durante nuestra visita, personajes que encontraron las tumbas y se llevaron lo que hallaban en ellas. “Pérez de Barradas indicó (1937) que las grandes tumbas con decoración pintada en sitios como El Aguacate, San Andrés y Segovia son posteriores a la época clásica de San Agustín y de un fenómeno al que denominó “Cultura Cauca floreciente” fechado entre los siglos IX y XII” reza la guía para visitantes del Parque Arqueológico Nacional Tierradentro.

Los hipogeos, según relatos de los expertos y guías de la zona, fueron excavados para contener los restos mortuorios de un conjunto variable de individuos. “Aún no existe información confiable sobre la relación entre la densa población del periodo reciente y las poblaciones indígenas descritas en documentos españoles de la conquista y la colonia”, asegura el documento.

El tablón, un punto de reflexión y paz.

Media hora de trayecto desde el hotel donde nos hospedamos El Refugio, duró la caminata hacia El Tablón, un sitio funerario monumental del período clásico, que a modo de terraza natural se impone sobre el municipio, 9 estatuas monolíticas con diferentes expresiones y tamaños enraizan el respeto por una cultura aún desconocida que estableció estas tallas que a simple vista parecen personas y en detalle resultan ser animales luego, según la perspectiva propia.

Si fuera posible describir la multitud de sentimientos y pensamientos que llegan, justo cuando la montaña hace reverencia y los habitantes de las piedras, se inclinan para saludar a quienes desde lejos desafiaron la comodidad y la guerra; con la vívida y única intención de verlos aunque fuera un momento, de seguro este territorio no existiría, porque las palabras quedan cortas para adjetivar a los inzaeños y paeces, que entre la siembra del café, la ganadería y los pequeños negocios de hostales y jugos, ven la vida y el conflicto como un tema de medios y gobierno.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
  mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com