LAS CARTAS DEL GRAN GENERAL MOSQUERA
De:  Mario Pachajoa Burbano
Martes 16 de diciembre, 2014
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

La Biblioteca Luis Angel Arango tiene la colección más valiosa de centenares de cartas de una persona excepcional: la del Gran General Tomás Cipriano de Mosquera, (Septiembre 26, 1798 – October 7, 1878).  William Lofstrom se refiere, en forma general, a las más significativas de entre ellas..

Cordialmente,

***

   Archivo Mosquera
Archivos de las Colecciones de la Biblioteca Luis Ángel Arango
EL ARCHIVO MOSQUERA 
William Lofstrom 


 La colección está dividida en dos partes, a saber: el "Archivo Familiar del General Tomás Cipriano de Mosquera," que contiene 738 piezas, la mayoría de ellas cartas dirigidas a Mosquera; y el "Archivo Comercial de Tomás Cipriano de Mosquera," que contiene cinco lotes (en realidad fardos de documentos varios) por un total de 629 piezas. Ambas colecciones estan clasificadas y descritas en dos bosquejos de catálogo que sirven para orientar al investigador.

Por su provenencia y amplitud cronológica (las fechas de los documentos van desde 1818 hasta 1878), la correspondencia del "Archivo Familiar" se asemeja mucho a la documentación temprana de la Colección Mosquera en el Archivo Central del Cauca, con la salvedad de que la colección de Popayán es mucho más amplia, con aproximadamente 30,000 documentos. Las dos colecciones son muy complementarias en muchos sentidos, pues tanto la de Bogotá como la de Popayán (sobre todo para el período temprano de la vida de Mosquera) contienen cartas de familiares muy cercanos al general, cuyo contenido es de una naturaleza muy íntima y privada, en contraste con mucha de la documentación posterior, que es de un contenido mucho más público, político, y comercial.

 Hemos trabajado extensamente los 738 documentos del "Archivo Familiar" como parte de nuestra investigación sobre La vida íntima de Tomás Cipriano de Mosquera (El Ancora Editores y Banco de la República, Bogotá, 1996). Al mismo tiempo hemos revisado muy someramente los fardos de cuentas, recibos, balances, inventarios, escrituras, facturas y correspondencia comercial del "Archivo Comercial", pero no con la concentración necesaria para poder detallar su contenido o su importancia histórica. Solo dejaremos constancia de que este archivo contiene algunos papeles muy interesantes y relativamente tempranos que documentan las actividades de Mosquera en la industria de la minería del oro en la costa del Pacífico y que podrían ser muy útiles para un estudio de la actividad comercial de Mosquera, una faceta de su vida poco conocida.

A continuación trataremos de señalar cuales son, a nuestro juicio, los documentos más importantes e interesantes del "Archivo Familiar".

CARPETA 3

Esta carpeta contiene 31 cartas, fechadas todas en el año 1829 y escritas por la esposa de Mosquera, Mariana Arboleda y Arroyo de Mosquera, en Popayán y en la hacienda de Coconuco. Después de casi nueve años de casados, a principios de 1829 Mosquera viajó solo a Quito, Guayaquil y Lima en una misión que le fue encomendada por el Liberatdor, Simón Bolívar, para negociar la deuda peruana con el gobierno de Bogotá, entre otras cosas. Con dos hijos pequeños -- Aníbal nació el 5 de abril de 1824 y Amalia el 15 de noviembre de 1825 -- Mariana no quiso acompañar a su esposo hacia el sur. Las cartas de ella a Mosquera revelan muchas cosas interesantes sobre la disfuncionalidad del vínculo matrimonial entre los dos, sobre la personalidad de ella y su probable hypocondría, y sobre el carácter energúmeno y mujeriego de Mosquera, a pesar de que las cartas recíprocas del general a su esposa no están disponibles.

Otra faceta fascinante de las cartas de la carpeta tres son las cuatro cartas supuestamente escritas por Mariana a su esposo, con fechas de 5 de abril, 12 de septiembre; 28 de septiembre y 5 de noviembre de 1829, que son falsificaciones. Hemos hecho un analisis detallado del contenido y estilo de estas cartas falsas, comparándolas con las auténticas, y llegamos a unas hipótesis interesantes sobre su posible autor y lo que las motivó.

CARPETAS 1.1, 1.2, 1.3, 1.4

Estas carpetas contienen 203 cartas, cuyas fechas van desde 1820 hasta 1853, con la mayor concentración en el período 1824 a 1829, del Arzobispo Manuel José Mosquera y Arboleda a su hermano mayor Tomás Cipriano. También hay un lote importante de 35 cartas fechadas en los años 1849 y 1850. El valor principal de las cartas de esta carpeta radica, en nuestra opinión, en lo que aportan para la biografía del arzobispo, ya que no fueron accesibles a Terrence B. Horgan cuando hizo la investigacón para su bosquejo biográfico El arzobispo Manuel José Mosquera, reformista y pragmático (Bogotá, Biblioteca de Historia Eclesiástica "Fernando Caycedo y Florez", 1977).

 La descripción escrita por el joven estudiante de filosofía del ambiente estudiantil encontrado en Quito, donde él y su hermano gemelo Manuel María fueron enviados por su padre, también es muy interesante. Finalmente, las cartas del clérigo a Tomás Cipriano sugieren que su hermano mayor tenía a Manuel José como guia en lo espiritual y en lo práctico.

CARPETAS 5, 6 & 7

Estas carpetas contienen escasamente 15 cartas del padre y de los otros dos hermanos varones de Mosquera. Las cuatro de don José María Mosquera Figueroa y Arboleda, de 1819 y 1820, complementan una serie mucho más larga y más importante de cartas del padre de Mosquera a su hijo que se encuentra en la Colección Mosquera del Archivo Central del Cauca. De la misma manera, las cartas del hermano mayor Joaquin Mariano -- le llevaba doce años a Tomás Cipriano -- y del otro gemelo, Manuel María, complementan otras series de cartas importantes de estos personajes que se encuentran en Popayán.

 La importancia de las cartas en estas tres carpetas radica precisamente en su carácter complementario, y no tanto en el contenido de las mismas cartas. En realidad, como hemos dicho arriba, uno se pregunta cómo y porque fueron separadas las cartas de estos familiares del general de su repositorio primitivo.

CARPETAS 8, 13, 17 Y 18

Aunque la guia o catálogo al "Archivo Familiar" no lo indicara, en estas cuatro carpetas el investigador encontrará una amplia variedad de cartas muy interesantes de varias personas quienes jugaron un papel importante en la vida privada de Mosquera. La carpeta 13, por ejemplo, contiene cinco cartas de una de las hijas ilegítimas del cuadillo payanés, María Engracia Mosquera de Davies escritas entre 1853 y 1856. María era casada con un ingeniero inglés, Thomas Davies, contratado por Mosquera para efectuar reformas en la Casa de la Moneda en Popayán durante su primera presidencia en 1848. Entre otras cosas, las cartas indican que María tuvo una vida bastante triste, que su marido era un inadaptado, un holgazán y posiblemente alcohólico, y que dependía de la generosidad de su suegro para la supervivencia.

En la carpeta 18 hay cinco cartas de la amante de Mosquera, Paula Luque, del año 1860, que mencionan otras dos hijas ilegítimas del general, Clelia y Teodulia Mosquera. Estas dos hijas, con quienes Mosquera tenía una relación muy afectuosa, tuvieron mejor suerte en sus matrimonios, pues la mayor, Clelia, se casó con el General Jeremías Cárdenas, y Teodulia se casó con Bernardo de la Espriella, un cartagenero de buena familia.

 En la carpeta ocho hay cuatro cartas, también del año 1860, del hijo mayor de Mosquera, habido en una cartagenera llamada María Candelaria Cervantes, quien ejercía la profesión de costurera, cuando Mosquera tenía apenas 20 años. La cartas de Tomás María Mosquera no son en si tan importantes, pero en vista de que hay tan poca correspondencia de o acerca de este hijo natural del General Mosquera, cobran mayor importancia.

Las carpetas 17 y 18 son un pot pourri de correspondencia de varias personas que desfilaron por la vida de Mosquera. Se destacan, sin embargo, dos de ellas: una esquela escrita en Bogotá el 8 de diciembre de 1845 por una tal Antonia Arias, quien reclama el derecho de llamarle "padre"; y una carta con una caligrafía trabada y una ortografía bastante iregular, escrita en Barranquilla el 20 de octubre de 1857 en una hoja de color celeste muy delgada, de la persona que Mosquera describió como "el gran amor de mi vida" en una carta a su íntimo amigo Ramón Espina. Esta mujer, una mulata antioqueña de ojos verdes y un encanto seductor, se llamaba Susana Llamas.

CARPETA 19

Los estudiantes de la historia de la mujer de la élite neogranadina en el siglo pasado encontrarán en esta carpeta material fascinante. Son casi cien cartas escritas entre 1825 y 1829, todas por mujeres, a Mariana Arboleda y Arroyo de Mosquera. Llama la atención el nivel relativamente alto de instrucción de las autores de estas cartas, sobre todo las de la generación de Mariana. El 70 por ciento de dichas cartas son de 1825, año en el cual Mosquera y su esposa vivían en la vereda de Iscuandé, en la costa del Pacífico, donde Mosquera ejercía como gobernador de la efímera provincia de Buenaventura y al mismo tiempo trabajaba unas minas de oro pertenecientes a su familia. Las corresponsales de Mariana son su madre, Maria Gabriela Arroyo de Arboleda, una tía, su hermana Josefa y sus dos cuñadas, Maria Manuela y Dolores Vicenta Mosquera Arboleda, quienes también eran primas de Mariana.

Uno de los hilos que une estas cartas es la preocupación de todas estas mujeres por el pequeño hijo de Tomás y Mariana, Aníbal, quien se quedó en Popayán con su tía Dolores Vicenta Mosquera de Hurtado. Otro tema recurrente es la condición subordinada de la mujer neogranadina del siglo pasado, y una tercera faceta de estas esquelas es la de las difíciles relaciónes entre las mujeres de la élite caucana y las esclavas afro-colombianas que les acompañaban y atendían en su diario vivir.

CARPETAS 21.1, 21.2 Y 21.3

Finalmente, nos refirimos a un lote importante de unas 199 cartas escritas por Amalia Mosquera de Herrán a su padre entre 1848 y 1875. La mayoría de ellas fueron escritas en la ciudad de Nueva York entre los años 1859 - 1862, cuando la hija del general vivía en aquella ciudad con algunos de sus hijos. Su esposo, el ministro colombiano ante la Casa Blanca, vivía en Washington durante este período, con sus hijos mayores. Las cartas de Amalia son interesantes porque revelan un alto grado de cariño entre Amalia y su padre, y al mismo tiempo una disfuncionalidad seria en la relación conyugal de los Herrán-Mosquera. También muestran que Amalia tenía un temperamento muy parecido al de su progenitor, sobre todo en cuanto a su orgullo, altanería y su mente conspiratorial. En cuanto al otro hijo legítimo de Tomás y Mariana, las 79 cartas fechadas entre 1854 y 1878 de Aníbal Mosquera a su padre, que se encuentran en la carpeta 2, son de menor interés.

CONCLUSIONES.

Un investigador raras veces encuentra un lote tan diverso y tan interesante de cartas íntimas y personales escritas por una gama tan amplia de familiares de un personaje histórico de la importancia del General Mosquera. Tener el privilegio de trabajar dos acervos documentales que se complementan tanto, tales como los de Popayán y los de la Biblioteca Luis Angel Arango, es una experiencia singular. El "Archivo Familiar de Mosquera" de la Luis Angel Arango nos ofrece una visión fascinante del tejido familiar de una de los clanes más importantes de Colombia durante el período colonial y el siglo XIX, del lugar que ocupaba Mosquera en ese tejido, y de la personalidad del caudillo payanés.

***

    Si desea leer artículos distribuidos por la
 Red de Payaneses, ordenados por fechas de distribución
 y orden alfabéico, desde 1999,  favor click AQUI.

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a 
  mariopbe@gmail.com 
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com