A PROPÓSITO DEL PEMP
Viernes 13 de septiembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

En Casa Caldas se realizó el pasado 11 de septiembre una Conferencia con la participación de tres de los coautores del Plan especial de " Manejo y Protección para el Sector Histórico de Popayán", PEMP, sobre los criterios y bondades que ofrece el PEMP. Uno de los presentadores, el Arquitecto Julián Zuluaga de la Oficina Municipal de Planeación, puso a disposición de la sala su escrito: "A propósito del PEMP., una invitación a pensar en Popayán".

Con el auspicio de la Veeduría Ciudadana y la colaboración de múltiples personas representativas de muchos grupos de la ciudad, se está estudiando el perfil del Ente Gestor del PEMP y analizando los 124 proyectos que preparó el PEMP para con una participación de las comunidades, establecer la prioridad en que pudiesen ser  llevadas a cabo.

Cordialmente,


***

A PROPÓSITO DEL PEMP, UNA INVITACION A PENSAR EN POPAYÁN.
Por: Arq. Julián Zuluaga
Oficina Municipal de Planeación.
Popayán. 2013


En los últimos 15 años, Popayán pasó de ser una villa amable donde vecinos de solar conocido saludaban cada mañana los rostros donde se dibuja el espíritu de pasadas épocas: semanas santas y alegres navidades, a ser una pequeña ciudad, donde se manifiestan los conflictos urbanos: contaminación, incompatibilidad de usos, patrimonio vs edificabilidad, medio ambiente vs  hábitat construido, población vs escases de territorio.

En este panorama surgen en el horizonte de las pequeñas ciudades colombiana conceptos tan novedosos como: patrimonio cultural con todos sus efectos de inclusión, medio ambiente urbano como llamado de atención al desarrollo imperante, movilidad urbanacomo nueva determinante en la vida común de miles de ciudadanos que se desplazan de un lugar a otro, de la antigua Villa de placidos vientos, a la nueva ciudad de los conflictos, todos estos temas, entre otros, son materia de reflexión de las grandes metrópolis y ahora se acercan al contexto de nuestras ciudades intermedias.

Por eso, pensar en Popayán hoy, es pensar en otra ciudad, con nuevos problemas que brotan en borbotones a su pequeña escala, y requieren nuevas estrategias para enfrentarlos, problemas que vale decir, no son recientes, pues como hilos van tejiendo la realidad presente con retazos significativos del pasado.

Por ejemplo, la inseguridad y la delincuencia que generan una sombra gigantesca sobre los habitantes desprotegidos del centro, de los barrios periféricos del sur, del occidente y del norte, surgen de las limitadas condiciones de vida de miles de habitantes que desde los mismos sectores rompen su cascaron y salen el mundo, sin otro anhelo o esperanza que la usurpación del otro o su desaparición, en ese instante ya no valen los ruegos, porque, por un artefacto de mediana tecnología, te ponen a cambio el puñal de la muerte.

Caminar tranquilamente por la pequeña ciudad es relativamente imposible, en especial si el origen y el destino del trayecto no coinciden con el trazado histórico, o con la caprichosa ruta del transporte colectivo,  en muchas ocasiones se obliga a caminar sin continuidad de andenes o de pasos peatonales, lo que nos lleva a asumir un riesgo.

El medio ambiente urbano también se lee en las siluetas de los arboles de la ciudad, que se han endurecido en los separadores de las avenidas, sin tratamientos, sin podas, enfermos por efecto de la indiferencia, siendo, al final, abatidos por los fuertes aguaceros; todo ello síntoma claro de nuestra incapacidad para equilibrar las relaciones hombre-naturaleza en el ambiente de la ciudad.

Finalmente el patrimonio cultural como una de los temas de debate en las ciudades contemporáneas aborda el patrimonio en el marco de estas dinámicas de la ciudad contemporánea, el patrimonio como un asunto de todos, el patrimonio de los ciudadanos.

El Plan Especial de Manejo y Protección del Sector Histórico de Popayán PEMP, aprobado por el Ministerio de Cultura y formulado por la Administración Municipal, plantea el  patrimonio cultural desde, para y por el espacio público, como el escenario para la teatralidad de la ciudad o simplemente para su contemplación, en consecuencia, plaza, andén, calle, fachada, recorrido, perspectiva y paisaje son elementos del patrimonio cultural, en la ciudad declarada desde 1959 bien de interés cultural y que hoy en día posee una de las manifestaciones representativas de la cultura inmaterial de la humanidad: la semana santa de Popayán.

Como ejemplo del propósito de conservación del PEMP, vale recordar el concierto de campanas celebrado en la semana santa de 1998, donde el espacio público del sector histórico se dejó bañar por un manto musical, apenas perceptible por algunos, en unos cuantos minutos el tiempo se detuvo y desde los campanarios, estudiantes del conservatorio, elevaron al aire los bronces que resonaron en el espacio de todos.

Es entonces el espacio público el nuevo espacio para el equilibrio de fuerzas de la cultura viva que propone el patrimonio cultural, no como simple imitación del espacio público europeo, sino como construcción colectiva y representación del imaginario - sueño de todos, un espacio de encuentro y de arte, donde podamos entender que la familia de solar conocido ha crecido y que en su seno cabemos todos, pues en esa medida somos parte del mundo.

El PEMP de Popayán aborda estas temáticas que tocan a la puerta de las personas que hoy habitamos la otrora villa y ahora pequeña ciudad, el PEMP es un instrumento eficaz de manejo y protección del sector histórico, que amplió sus límites, no solo físicos, sino conceptuales, pues lleva consigo propuestas de recuperación de las rondas hídricas, antiguos bordes de la ciudad, y sobre todo, propone restablecer el tejido social en barrios y sectores marginales a través de proyectos de inclusión, identidad y formación cultural.

Los proponentes del PEMP soñaron una Popayán distinta, la administración municipal y el Ministerio de Cultura lo acogieron de manera decidida e incorporaron todas aquellas dinámicas que están en el panorama de las ciudades contemporáneas: el patrimonio cultural, el medio ambiente urbano, la movilidad y el restablecimiento del tejido social.

Invito como colofón a su lectura, pues el PEMP llegará sin dudarlo a moldear la forma como vemos y vivimos esta querida ciudad, a medio camino entre la otrora villa colonial y la gigantesca urbe que por su sobredimensión perderá su valor original y su sentido, estamos a tiempo de mejorar nuestra muy noble y leal ciudad de Popayán.

***
   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com