UNOS PENSAMIENTOS EN LA MUERTE
DE DIEGO ZAMBRANO VEJARANO
Sábado 23 de febrero, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

UNOS PENSAMIENTOS EN LA MUERTE
DE DIEGO ZAMBRANO VEJARANO
Por
: AMALIA GRUESO DE SALAZAR B
Febrero 2013. Rockville, USA

Diegolucho como te decíamos familiarmente te nos fuiste de una manera muy rápida, como la de los justos, esta mañana nos sorprendiste cuando fuimos informados de tu muerte.

Nos queda ese recuerdo del primo lleno de bondad, de simpatía, de alegría, de amor a la familia, a nuestra tierra, a sus tradiciones y sobre todo ese profunda entrega, amor y dedicación a su esposa,  Dorita a sus hijos Gladys Eugenia y Juan Carlos a sus esposos a sus nietos Alejandra, Juliana, Juan  Diego, Francisco José y María Adelaida. Otro tanto pudiera decir sobre lo que fuiste con mi tía Lía, tú  bella e inolvidable madre, lo que gozabas participándonos de las anécdotas e historia de familia, con tus recuerdos de antaño, con las fotos que en todo momento recogías para enseñar a las nuevas generaciones las cosas más valoradas o mas importantes de nuestros antepasados.
 
Tengo aun la vivencia de los viajes que juntos hicimos a visitar el Asilo de Ancianos San Vicente, del amor que le pusiste para que el gobierno Nacional durante la Presidencia del Presidente Andrés Pastrana ayudara a mejorar el Asilo y en todos los eventos a desarrollar como miembro activo y colaborador de la Junta Directiva del Asilo. Hoy todo el personal de esta importante obra y las personas que tuvieron la oportunidad de conocerte deben estar llorando  tu partida.
 
Como ingeniero egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Cauca fuiste un gran luchador, aguerrido, honesto en todos los frentes de trabajo que tuviste que afrontar en las carreteras del Cauca y otros Departamentos.
 
Como hermano siempre admiré esa unidad reinante entre ustedes con Lolita, Rodrigo y Sebastián tu hermano mellizo que hoy se sienten desolados al no tenerte en las tertulias que a diario solían hacer en las oficinas que ustedes tienen en los bajo de la casa de mi tía Lía, casa de tantos recuerdos.
 
Como miembro de familia siempre fuiste muy prudente, jovial, cariñoso, conciliador  y dedicado a agradar a tíos primos y a la familia en general y a los que por diversas circunstancias ausentes de la patria chica visitamos la ciudad, en donde siempre te encontrábamos listo a proporcionarnos la bienvenida y ayuda necesaria.  Otro aspecto bello tuyo fue la ayuda a los enfermos y a los ancianos a quienes dedicaste tus últimos años con gran entusiasmo.
 
Hoy Diegolucho desde estas tierras lejanas siento tu partida y ya mamá no podrá escuchar las notas musicales que con frecuencia la deleitabas cuando la visitabas y te sentabas a tocar el piano. Siempre nos informaba diciéndonos con profunda alegría  Dieguito vino a verme y nos pusimos a tocar el piano y a cantar. Gracias mi querido primo por esos ratos bellos que le diste a mamá.
 
Dorita: José María e hijos se unen a mí para enviarte a ti, a tus hijos, a sus esposos, a tus nietos el más sentido pésame y expresarte nuestro profundo dolor. Al mismo tiempo decirte que estamos seguros que la fe que siempre le profeso, la devoción y dedicación como carguero en la Semana Santa, su puesto al lado del Santo Sepulcro seguirá siendo una realidad hacia el futuro.
 
 Dorita te queda el recuerdo de haber estado a su lado por tantos años, plenos de amor, de felicidad y hoy más que nunca tus hijos y nietos están a tu lado y en ellos encontraras ese apoyo que ustedes formaron durante su vida.
 
Para Lolita, Rodrigo, Sebastián y familia en general les enviamos también nuestro saludo cariñoso y les decimos que los estamos recordando mucho en este momento de dolor.
 
Con gran afecto,
 
AMALIA GRUESO DE SALAZAR B

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a mariopbe@gmail.com

 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com