HERMANOS MARISTAS EN POPAYAN.
Jueves 5 de septiembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
mariopbe.com

Amigos:

Daniel Arturo Vejarano Varona, (1919-2012), como ex alumno de la Escuela de "El Carmen" y alumno cofundador del Colegio Champagnat de Popayán, preparó la breve historia que hoy ofrecemos, sobre la introducción de la Comunidad Marista en Popayán para bien de los residentes en la ciudad y la formación de exitosos ciudadanos.

Cordialmente,

***:

HERMANOS MARISTAS EN POPAYAN
Por: Daniel Vejarano Varona
Popayán, Junio 2001

La congregación de los Hermanos Maristas, fue fundada el 2 de enero de 1817 en la población de la Valla ( Francia), por el venerable padre Marcelino Champagnat; beatificado en Roma por S.S. Pío XII  el 29 de Mayo de 1955, es decir 115 años después de su muerte. 

Era un sacerdote pleno de virtudes y del espíritu de Jesucristo y como carecía por completo de bienes de fortuna, puso obra tan solo al amparo de la Providencia, con el siguiente emblema  de su inspiración, “Todo a Jesús por María: todo a María por Jesús”. La congregación nació en la humildad y en la pobreza y a la sombra de la cruz. La casita que sirvió de cuna se asemejaba al establo de Belén; era ella misma desnudez, la misma soledad.
 
SU VENIDA AMERICA. En  julio de 1873 se organizó en Popayán la primera sociedad de padres de familia, cuyo propósito inicial era el de traer de Europa a los Hermanos Cristianos, gestión que no tuvo éxito. Dicha entidad cívica que trabajó con ahínco y perseverancia en tal empeño fueron caballeros payaneses que contribuyeron con sus propios recursos para el establecimiento de la enseñanza católica de esta capital.

Pasado varios años, se reinstaló la sociedad en febrero de 1887, a instancias del general  Ignacio V. Martínez, en su carácter de inspector General de Instrucción Publica, con los siguientes miembros:  Sergio Arboleda, Joaquín Valencia, Fernando Angulo, Diego Caicedo, Juan Antonio Castillo, José Nicolás Vemaza,  Leonidas Pardo, Primo Pardo y Ricardo Vejarano.

En marzo de 1888 el doctor Joaquín F. Vélez, Ministro Plenipotenciario de Colombia en Roma, comunicó sobre la posibilidad de contratar a los Hermanos Maristas. Con este objetivo se remitieron inmediatamente los fondos necesarios. Luego de conferencias y de previos acuerdos, se celebró el contrato definitivo entre el R. Hno. Theophane, Superior General de la congregación y el Dr. Vélez, a nombre del Gobernador del Cauca, Don Juan de Dios Ulloa.
 
En virtud contrato, siete (7) religiosos de la comunidad Marista emprendieron su viaje, desde Burdeos, Francia, el 26 de septiembre de 1889. Este selectísimo grupo estaba formado por el Hno. Ángelo quien sería el Superior de esta nueva Provincia, y por los Hermanos Pelayo Candidiano, Atenodoro, Deícola y Liberato, nativos de Francia; y el español Hno. Carlos. Llegaron a Popayán, el día 26 de noviembre de 1889.
 
El mismo día en que arribaron los hermanos fundadores a esta ciudad, falleció en el Hospital el R. Hno. Ángelo, victima de la malaria. Al despedirse en Burdeos del Hno. Superior, como un edificante presentimiento en su peregrinar, pronunció estas palabras: “si se necesita una victima para la prosperidad de la obra que vamos a emprender, ofrezco muy gustoso el sacrificio de mi vida”.
 
El Hno. Ángelo murió a los 44 años de edad. Sus restos mortales reposan en un fervoroso mausoleo erigido en el convento hogar de los HH en San Camilo, en el cual también se encuentran los de sus compañeros el Hno. Carlos y el Hno. Pelayo. Los despojos de el Hno. Candidiano, son guardados con igual veneración en la población del Tambo, Nariño.
 
LA ESCUELA DEL CARMEN. Los seis cofrades que sobrevivieron al Hno. Ángelo, comenzaron sin tardanza su misión educativa, siendo designado como Superior de la comunidad el Rvdo. Hno. Pelayo.
 
La Sociedad de Padres de Familia solicitó del Gobierno se transfiriera a los Hermanos, al edificio conventual de el Carmen, ocupado entonces por la Normal de Señoritas, donde estudiaban solamente 30 alumnas, y en cambio, los HH.MM. iniciarían clases con 360 niños ya matriculados. Considerando las anteriores motivaciones de un mayor beneficio para la comunidad payanesa, se aceptó su petición y se le cedió el local a los Hnos, principiando las  tareas escolares el 4 de diciembre de 1889, en el antiguo convento de las Madres Carmelitas.
 
El edificio comprendía cuatro patios rodeados de sólidas construcciones, con 50 salas para aulas y aposentos, amplios corredores, una hermosa capilla con espacioso y elevado coro, áureos y bruñidos altares con espirales y capiteles, retablos, plateresco, atrayentes arabescos de plata repujada y artística efigies religiosas.
 
El primer periodo lectivo fue solo de cinco meses, no obstante lo cual, los exámenes finales revelaron el rotundo éxito en el aprovechamiento y en el nivel cultural del alumnado. Desde el principio se percibió que en la Escuela del Carmen se reunían comúnmente los pobres y los ricos sin que se advirtiera para nada el orgullo ni la envidia sino cierta hermandad y sencillez que originó entre ellos a través de los años, cálida, sincera y perdurable amistad.
 
La enseñanza primaria de este plantel, era absolutamente gratuita, a acepción del pabellón infantil anexo, en donde las familias pudientes pagaban una pensión mensual de cinco pesos oro por cada alumno, con el fin de colaborar en el sostenimiento de la institución; pero todos los actos solemnes y de comunidad se celebraban en conjunto.
 
En el año 1912 se creó el convento de San Camilo, con escuela primaria, también gratuita, y se organizó allí mismo el juniorado y el noviciado para los jóvenes aspirantes, que desde diversos lugares del país deseaban ingresar a la Comunidad Marista, coronar su vocación religiosa y pedagógica y extenderse luego hasta otras ciudades colombianas como también a diferentes países suramericanos.
 
La normal de varones regida igualmente por lo HH. MM. inició sus labores educacionales en Popayán, a partir de 1956, bajo el rectorado del Hno. Elías y por espacio de 25 años, durante los cuales estuvo vigente su contrato con el gobierno Nacional.

EL COLEGIO CHAMPAGNAT
 
 De aquellos hermanos de María, que vivieron en los claustros de el Carmen y en San Camilo o Villa Marista y que a la vez fueron insuperables educadores de muchas generaciones payanesas, cabe al menos, evocar con sentimientos de perenne gratitud y de afecto, los nombre de los Rvdos. Hermanos: José Celestino, Viviano, Hemenland, Estefany, Teodoro, Mateo, Jovito, Urbano, Anacleto, Hermel, Josías, Eutiquiano, Federico, Tobías, Carmelí, Amable, Cecilio, Cupertiano, Candidiano, Marcelo, Colmer, y hacia 1928 los Hno. Leovigildo, Geminiano, y Jorge Pedro, en el pabellón infantil.
 
Por último el Hno. Acacio, fundador y Superior del colegio Champagnat, en el cual orientó la enseñanza primaria a partir de 1932, con solo 40 alumnos, tomando en alquiler la casa de Doña Mercedes Valencia de Garcés, situada enfrente del hoy Real Colegio San Francisco de Asís, en cuyo centenario edificio existiera el histórico e ilustre real Seminario Conciliar. 
 
En el año de 1935, el Colegio Champagnat se traslado a su propia sede, contigua al puente del Humilladero, la que posteriormente vendiera al Banco de la Republica con el fin de adquirir un predio al Noroeste de la ciudad en donde se construyó en 1964 el espléndido inmueble que ahora ocupa y desde el cual la Comunidad Marista Continúa regentando su labor cultural e impartiendo completos estudios de bachillerato a 1.400 estudiantes, con el concurso del Director de la comunidad, Rvdo. Hno. Marco Aurelio Ospina, de los Hermanos; Francisco Regis, Armando y Jesús, y de un selecto grupo de profesores laicos.
 
Toda esta épica y legendaria historia de la congregación Marista se ha visto enriquecida, y la comunidad gratificada, con el feliz y ecuménico suceso en el que su Santidad, el Papa Juan Pablo II, en nombre de la Iglesia Católica, pronunciaría el día 18 de abril de 1999 en la Basílica de San Pedro, en Roma, la gloriosa canonización de SAN MARCELINO CHAMPAGNAT.
 
  D.A.V. - Ex alumno de la Escuela de "El Carmen" y alumno cofundador del Colegio Champagnat de Popayán.
Popayán, Junio 2001


***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com