POPAYÁN, GRAFITIS Y MAL AMBIENTAL.
Viernes 22 de
 noviembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja


Amigos:

Francisco J Varona Muñoz escribe sobre los grafitis en las paredes de la ciudad de Popayán y, que en su concepto, afean la Ciudad Blanca.

Cordialmente,

***


POPAYÁN, GRAFITIS Y MAL AMBIENTAL.
Por: Francisco J Varona Muñoz
franciscovaronamunoz@hotmail.com
21 de noviembre, 2013
El Nuevo Liberal


En Colombia se está debatiendo, si es contravención policiva o delito penal, el escribir grafitis en paredes de edificios públicos o privados y que dan  a las calles de una ciudad. Se trae a colación, el  joven en Bogotá  que estaba escribiendo sobre una muralla, salió corriendo cuando vio una patrulla de la policía y un agente le disparó y fue muerto. Hay otro caso, en la misma ciudad, que fue detenido un joven cuando dibujaba  y escribía en la pared de un edificio y  la policía lo obligó a borrar y limpiar la pared y para ello, antes le dio una golpiza con los bolillos. Este episodio fue grabado y mostrado en las redes sociales y en la actualidad el grupo de agentes está suspendido e investigado por este caso. Escribir y dibujar en las paredes de los edificios públicos, en edificios y casas privadas, es un delito en daño ajeno que  abusa de bienes de todos y de la propiedad privada.

Los analistas y defensores de los grafitis, indican que en muchas ciudades del mundo se permiten los grafitis y  en varias ciudades de la China, se informaba al pueblo con letreros en esquinas de las calles y no en los periódicos. Se sugiere que se fijen paredes, debidamente marcadas, con bases de madera o latas, para que se coloque los grafitis y los dibujos que los artistas  o resentidos,  coloquen lo que les dé la gana. Cosa que no será fácil que el Procurador General de la Nación y las derechas o conservadores, acepten. Es muy conocido el parque existente en la ciudad de Londres, Inglaterra. En donde hay un pequeño equipo de sonido y  un púlpito o tarima, en donde, por orden o fila, se sube por 15 minutos un predicador, político o loco para hablar de política,  filosofía, religión  o el fin del mundo. Bajan desahogados,  a veces felices y hay siempre, una pequeña multitud que los aplaude, muchas  veces sin entender su idioma o lo que dicen.

En Popayán, nos tienen fregados con dibujos y grafitis en paredes, especialmente del centro de la ciudad. No se salvan las paredes de edificios públicos, casonas privadas, iglesias, la universidad  del Cauca, edificios de gobernación, alcaldía, bancos y demás. Lo grave que el Alcalde de Popayán, ordena pintar, blanquear todas las fachadas de  los edificios y casas para la semana santa. Todo queda pulcro y de la noche a la mañana, todo aparece  con inmundos  letreros, cuando  pasa  manifestación de estudiantes, sindicalistas  y maestros de Asoinca. A veces el alcalde da permiso para la manifestación con la  condición que no manchen las paredes, pero muchas veces, se unen delincuentes con aerosoles para manchar las paredes.

Recordemos que en Popayán, en el siglo pasado había en las esquinas del centro de la ciudad, unos cuadros de cinco por diez metros, en donde se fijaban los avisos funerales, los carteles de cine y propagadas comerciales  y se mantenía la ciudad limpia. Hoy los avisos comerciales, se fijan cartelones en cualquier lugar y en los postes de la energía.  La Alcaldía debe averiguar en las direcciones y teléfonos que dan en los avisos y multar a  los dueños de los almacenes y con seguridad, van a decir que no lo hicieron, sino el muchacho que los anda distribuyendo por la ciudad, pero deben dar su nombre o tomar las medida del casos.  No hay cosa que más afee una ciudad de paredes blancas que un grafiti con un aerosol negro.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com