REGINA VARONA GAVIRIA
Viernes 26 de julio, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja
 

Amigos:

Regina Varona Gaviria, es una notable abogada e historiadora, que como ninguna, ha dedicado su tiempo desde jovencita a recorrer uno por uno los pasos que dio en toda su fructífera y corta existencia, el Sabio Francisco José de Caldas. Ha leído con detenimiento todo lo que ha podido poner delante de sus ojos relacionados con la vida privada y pública del Sabio. Ha visitado las bibliotecas no sólo de Colombia, sino también de Ecuador y USA con el único objeto de encontrar documentos que mencionen o detallen al Sabio Caldas. Numerosos, minuciosos, amenos y educativos son sus artículos relacionados con el Sabio.

Cordialmente, 

***

Siguiendo las huellas del Sabio Caldas.
Entrevista a Regina Varona sobre el Sabio Francisco José de Caldas.
Publicado por Reynaldo Hoyos Molina en mayo 29, 2011 a las 3:00pm
Reflexionado sobre el periodismo digital en Colombia e Iberoamérica
Red de periodistas Multimedia[ RPM
].

Sus documentos e investigaciones han sido tan importantes que en San Petersburgo-Rusia, están algunos de ellos. Nadie es profeta en su propia tierra.
.
La abogada e historiadora Regina Varona Gaviria nos cuenta su experiencia al seguir las huellas del Sabio Caldas. Cómo en Colombia, el Cauca y Popayán tenemos olvidados a nuestros próceres y de su experiencia y proyectos con FUNDACALDAS.   

La tarde no podía ser mejor. El lugar acordado, era el propicio: la casa Caldas. Mientras la esperaba, era inevitable imaginar que esas piedras que estaban ubicadas en el primer patio de la casa, sirvieron al Sabio Caldas para hacer sus primeros acercamientos a la astronomía. Que en una de esas paredes había entendido que las lagartijas en la pared, son una buena señal para saber el grado de humedad de la misma. Ahí se había gestado la curiosidad del Sabio Francisco José de Caldas; el mismo, que algunos se atreven a decir, es el primer científico de Latinoamérica.
Estaba en esas divagaciones cuando escuché la voz carrasposa pero viva, de la doctora Regina Varona que, en los últimos 14 años, se ha dedicado a investigar su vida y obra. La primera sorpresa del día: no podíamos hacer la entrevista en la casa Caldas ya que no había un sitio del cual ella pudiera disponer. ¿Cosas de la vida? Quizá.
 
Doctora Regina ¿Qué se siente al admirar  un prócer de la independencia?
Pues mira, yo a él lo admiro mucho. A la edad de cuatro años mi padre, Rubén Varona, me hablaba de Caldas. Mi papá, digamos, fue el responsable de esta pasión por seguir la huella del Sabio Francisco José de Caldas. Tanto, que desde mis cuatro años me propuse esto que ahora estoy realizando.

¿Pero es más una admiración por lo que hizo ?
O bueno sí, ¿sabe? También influye mucho ¿no? Pero si conociéramos lo que hizo el Sabio Caldas lo admiraríamos tanto, tanto, tanto (…)

Seguramente como lo admira ella. Mientras me habla sus ojos, que en un principio parecían cansados, tomaron fuerza. No es una exageración decir que hablar del Sabio Caldas la revitaliza.
 
¿Pero lo estamos conociendo a través de la ‘Pola’ o no?
¡Para nada! Es totalmente opuesto. Han tergiversado la historia. A Camilo Torres y a Francisco José de Caldas los han dejado por el suelo. Ahí Caldas se le arrodilla a Nariño ¡Caldas, ni ningún payanés en la historia se le arrodilla a nadie! Menos Caldas que era tan orgulloso de su hidalguía, de su ciencia… a pesar de que era una persona sencilla. A uno le duele todo esto, porque uno sabe que nada de eso es cierto.
 
Entonces no es el que vemos en la ‘Pola’…
No he encontrado documentos en donde el Sabio diga que en algún momento se encontró con Policarpa Salavarrieta. Es decir, que es posible que ellos ni se encontraran en el camino. Por eso hablo y hablamos de hacer justicia.

¿Hablamos? ¿Hablamos quiénes?
En un principio mi primo Diego Caldas, quien siempre ha vivido en Washington, y que al enterarse de mi interés, me ayudó y me ha ayudado económicamente; al igual que mi madre. Si no hubiera sido por ella pienso que no se hubiera podido hacer esto. Aquí nadie nos ha ayudado.

Por un momento pensé que quizá ella era una de las mujeres más mimadas que había conocido: el padre la influyó y la madre la patrocinó. Pero su voz chillona y sus gestos me fueron convenciendo poco a poco de lo contrario…

Ese amor, esa pasión, como ella misma lo define, fue tomando un camino interesante desde 1997, año en el que inició formalmente su investigación aquí, en el archivo histórico de Popayán. El mismo que quizá tenga los documentos más importantes de la Nueva Granada.

Mi primer día no lo voy a olvidar. Llegué al archivo y miré esa cantidad de documentos y me dije: bueno, voy a investigar sobre Caldas, ¿Por dónde empiezo? Y cogí un documento de 1800 y fui buscando A, B, C… Caldas, y encontré los documentos del padre del Sabio. Y esos me llevaron a otros y a otros y a otros. Así empecé a conocer de primera mano, con documentos originales del Sabio, su historia.

Oírla hablar del Sabio es recibir una clase de historia colombiana. Los nombres, las fechas, las estrategias… todo lo habla con fluidez. Tiene una memoria prodigiosa. Pocos apuntes, mucha memoria. Sonríe, como quien se acuerda de algo y me dice:

Es increíble. Es tan importante el legado del Sabio Caldas que algunos de sus documentos originales están en San Petersburgo, Rusia. Sí allá. Que cómo llegaron. Bueno, Humboldt, como se sabe, estuvo de paso por acá y se llevó unos documentos del Sabio y cuando él murió Catalina la grande los compra y se los lleva para allá. Hay documentos originales de él en universidades de los Estados Unidos, lo digo porque los he visto. Hay documentos originales en Ecuador, donde él desarrolló varias investigaciones. Hay documentos, como se conoce, en España, en el jardín botánico de Madrid. Y por toda Colombia.

Doctora, escuchándola me es inevitable pensar que en el colegio me han estafado
No, no, no. No todo es erróneo. Aciertan en lo básico, pero confunden mucho la vida familiar y hacen conjeturas que no son. Por ejemplo, dicen de él que era seco, serio, calculador. Y no, ¡se equivocan y me da una rabia! Él era una persona de genio chocarrero o como se dice hoy en día: recochero. Él mismo lo dice. Tomaba mucho del pelo a sus amigos, era cariñoso con sus padres. Todo esto te lo digo porque he encontrado en documentos que así lo describen. Documentos originales.

¿Toda esta investigación la llevó a crear FUNDACALDAS?
Sí. Mira, cuando fui avanzando en la investigación me encontré con muchos amigos que compartían el mismo interés. Y con ellos dijimos un día: bueno, ya que tenemos tanta información sobre el Sabio Caldas, por qué no hacemos una fundación sin ánimo de lucro con el fin de preservar, proteger, hacer justicia entre otras cosas, sobre lo que nos dejó el Sabio. La llamamos, Amigos del Sabio Francisco José de Caldas FUNDACALDAS. Y ahí tenemos botánicos, ingenieros, astrónomos, ecologistas… y esto me causó mucha alegría porque estábamos haciendo algo parecido de lo que había hecho el Sabio. Él tenía una sociedad que se llamaba la Sociedad Patriota que fue la que realizó la estrategia del 20 de julio.

Ustedes tienen proyectos ¿Cuál es el que tienen pensado realizar a corto plazo?
(sonríe) Aquí donde estoy, estoy trasnochada porque he estado escribiendo bastante sobre el Sabio Caldas para que mi primo Diego Varona, que es arquitecto y director de cine, me ayude con la creación de un documental sobre el Sabio Caldas. También cuento con el apoyo de Alejandra Borrero (actriz de RCN).  Créeme, es mucho lo que hay que contar y decir. Pero, te lo aseguro, ese Caldas, sí es el verdadero Caldas. Todo te lo puedo sustentar en sus documentos originales.

Pero tengo entendido que al ser ustedes una sociedad sin ánimo de lucro no cuentan con dinero para realizar ese proyecto.
(Risas) Todo se puede. Si se trabaja se puede. Además estamos trabajando de manos con el Ministerio de Cultura.

Toma un poco de la gaseosa ‘Colombiana’ y contesta el celular. Después me cuenta que era precisamente su primo Diego Varona. Estamos trabajando duro para lograrlo.

Pero ese no es el único proyecto ¿O sí?
No. Claro que no. Tenemos el proyecto época que, entre otras cosas, quiere construir la marca Caldas y tener un grupo de danzas de esa época. Tenemos un proyecto para manejar la biodiversidad en el Cauca. Tenemos también, los talleres de astronomía…

¿Se refiere al observatorio astronómico?     
En parte. Mira, este proyecto es posible pero depende de terceros. Tenemos el apoyo de la embajada de Francia, de Alemania. Además, tenemos amigos de la NASA que conocen del Sabio y nos han propuesto lo siguiente: que si queríamos, ellos nos apoyaban para hacer un planetario envés de un observatorio que es más costoso. Que el planetario tendría unas pantallas en donde tú sentado enfrente de ellas, podrías ver lo que sus telescopios, unos señores telescopios, graban permanentemente las 24 horas del día.

Llegado a este punto, no sé si porque no concibo la idea de que la NASA le interese hacer algo en Popayán, pero me pareció que la doctora es una persona soñadora y que ese soñar tiene su génesis por el amor al Sabio. Pero no, me hablaba muy enserio, mirándome a los ojos fijamente.
 
Entonces ¿Qué pasa?
Como te dije, depende de terceros. Además, nos falta un territorio en donde construirlo. Hasta hace poco estábamos trabajando con el gobernador y mirando la posibilidad de construirlo en un terreno en frente del Bambú. Pero llegaron unas personas desplazadas y ocuparon esos espacios. Y ahora se convirtió en un problema jurídico.

No lo puedo creer ¿Entonces no se ha llevado a cabo por un simple problema de tierra?
Te repito depende de terceros. Aunque ahora estamos instruyendo a los niños de la ciudad, con los talleres de astronomía que están dirigidos a ellos. Tenemos la idea de que Popayán sea un semillero de astronomía en un futuro. 
    
Doctora, volviendo a lo de la investigación ¿Usted cree que en Popayán valoramos al Sabio Caldas?
Me duele decirlo, pero no. Hemos intentado hacer cosas poco a poco para que lo tengan en cuenta. Mira, en Medellín le dicen a él ‘Mi tesoro’; en Bogotá, lo admiran mucho; en Quito, inclusive me han propuesto que la suite de un hostal reconocido de allá, a donde llaga gente muy adinerada, lleve su nombre. En ese hostal él se hospedó cuando iba a escalar el Cotopaxi. Pero aquí no he recibido ninguna oferta desde el monasterio para una suite.

Podríamos decir que a él, como a Gabriel García Márquez en Aracataca, le pasan que no son profetas en su tierra.
Sí, hasta el mismo lo decía en sus escritos. Y yo, al ver esto, a veces digo: Caldas, han pasado 200 años y aún no eres profeta en tú tierra.

En ese caso ¿No es mejor dejar sus cosas allá donde lo valoran?

(Silencio) A veces uno piensa eso, porque a uno le da rabia. Pero no, porque él amaba a su Popayán y estoy segura que si él estuviera aquí no permitiría eso.

No ha escrito libros sobre él ¿No pensará callar todo lo que sabe?
¡No! Estoy escribiendo. Si no que no me queda tiempo, tengo poco tiempo, son muchas cosas. Pero mira, te aseguro que el libro que estoy escribiendo sobre él va a ser diferente a todos los demás. Porque yo he leído sus textos originales. Además, hay tan poco apoyo aquí en Colombia que aquí es difícil que le publiquen un libro. Mientras que en Quito, la academia de historia me ha dicho que ellos me patrocinan la edición y publicación del libro.

¿Ha soñado con Caldas?
(Risas) Sí. Pero no como quisiera. No hablo con él, solo lo veo así rápido, como un flash.

Por último y sin ánimo de comprometerla ¿Cuándo Popayán tendrá la posibilidad de ver más cerca las estrellas?
Como difícil. Como difícil. Porque todo depende de los Ministerios. Por nosotros ojalá en diciembre de este año. Pero depende de terceras personas no de FUNDACALDAS. Estamos buscando ayuda también en otros ministerios, en otros países. Entonces es un trabajo de todos los días. Nosotros no paramos. Nos reunimos todos. Esto es por pasión y amor porque nadie tiene sueldos. Y lo hacemos por amor a Popayán, al Cauca y a Colombia. Y por hacer justicia con el legado que nos dejó Caldas.

Se levanta para mostrarme el acta de nacimiento de Francisco Antonio de Ulloa y dice que eso se va para Santiago de Compostela, España. Porque es allá a donde quieren enviar los restos óseos de estos patriotas para dar más luces sobre la muerte de los mismos.

Todo me lo hacen gratis, me ha dicho Luis Ángel Carracedo Álvarez, director del laboratorio genético más prestigioso del mundo, todo gratis porque se trata del mismísimo Sabio Francisco José de Caldas.
 

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com