HERENCIA TIMBIQUÍ: II.
Lunes 2 de diciembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

 Luis E. Quintana Barney, de la Redacción de El Tiempo.com. de Bogotá, Colombia, publica un articulo sobre los éxitos del Grupo  Herencia Timbiquí, no solamente en el extranjero, sino ahora mismo en sus presentaciones en Bogotá.

"."El grupo Herencia está conformado por afrodescendientes orgullosos de sus raíces africanas y quienes se han dado a la tarea de retomar el conocimiento musical empírico del Pacifico Colombiano y mezclarlo con elementos de la música urbana contemporánea, para así producir una sonoridad de orden global pero centrada en la raíz negra de nuestro litoral ". El grupo de once talentosos jóvenes nació a orillas del río Timbiquí en el 2000, en la costa pacífica caucana; en el 2004 decidió desembarcar en Cali lleno de sueños y esperanzas. Todos son hijos o nietos de músicos que aprendieron de oído a tocar el bombo, la marimba, el cununo y el guasá" [Alfonso José Luna Geller]

Del importante articulo de Quintana Barney, "Vea cómo Herencia Timbiquí sorprendió a los bogotanos", tomamos la parte del diálogo del autor con William Angulo, voz líder y Carlos Henrique Riascos, :el Rey de la Marimba.

El sonido del pacífico.

Es importante saber de dónde viene uno. Es muy importante [saber] cuál es la cultura que converge en esa sociedad, en esa región, es muy importante conocer de ella, pero sobre todo es muy importante conocerse a uno mismo. Y desde allí proyectar… como una intención muy progresista, cómo quieres verte en un futuro. (William).

Las músicas han llegado a un punto en el que todo el mundo quiere fusionarlas (…) en este caso nosotros dijimos hombre, si nosotros tenemos la música del pacífico, que es la música de nosotros, lo que podemos lograr es una cosa ‘monstruosa’… y en eso estamos trabajando. (William).

Estamos trabajando para que haya gente que trabaje en la conservación y gente que esté en la evolución como Herencia de Timbiquí y el Grupo Bahía. Muchos grupos están trabajando a nivel raizal y otros grupos están llevándolo a una [nueva] propuesta. El punto es que hay que reconocer [la cultura], hay que aprenderla, hay que respetarla, pero también hay que trascenderla a nivel de proponer, desde la raíz, para otros espacios, teniendo en cuenta que la gente está ávida de otros sonidos. (William).

El sonido de la marimba es un sonido selvático, un sonido dulce (…) cuando yo me pongo a tocar la marimba me monto en un mundo y es como si me aislara de la realidad y me pongo a hacer notas que me hacen recordar todo eso que viví en el pacífico. (Kike).

Los triunfos.

Los galardones son reconocimientos. A la hora de medir un grupo, pues obviamente la balanza va a inclinarse al lado de los galardones, [al menos] en el caso de Colombia que es un país donde tener ‘cartones’ es muy importante. (William)

El triunfo más grande es el reconocimiento y la reivindicación de una etnia (…).
 nosotros mismos (como etnia) tenemos un problema serio al nivel de autoestima. Hay una sociedad muy grande que nos impone algunas cosas y como no tenemos precisamente esa capacidad de reconocernos y valorarnos a sí mismos, empezamos a buscar tendencias que no son de nosotros. Entonces en este momento estamos convencidos de que más que pensar en la riqueza que podamos tener con esta música y lo que está pasando en este momento con el Pacífico, es un reconocimiento y una reivindicación al negro colombiano. Es decir, poder adquirir la capacidad de auto-respetarse, auto-quererse y creerse con las condiciones de resolver cualquier tipo de problemas y asumir cualquier cargo en esta sociedad porque estamos preparados para hacerlo. (William).

Del pacífico a las masas.

[El Petronio Álvarez] deja claro que, no sólo en Colombia, sino en los festivales del mundo, en donde se está haciendo música folclórica proyectada para el mundo, la gente está buscando otras tendencias musicales. A todas las músicas les empieza a llegar un momento de reinventarse, en este caso el Petronio no en vano está creciendo de manera exorbitante, cada año al Petronio se le suman 300.000 personas acudiendo al festival. (William).

Somos ricos culturalmente. Esta región del Pacífico está hecha para grandes cosas y está música está hecha para grandes cosas. (William).

En Viña del Mar los jurados eran curiosos por la marimba, por el bombo, por el cununo, instrumentos que para ellos son ajenos pero son sonidos embrujadores y quedaron literalmente embrujados, esa es la palabra, y eso es un ‘termómetro’… (William).

Los sueños independientes.

Estamos en un punto cumbre de la historia de la música del pacífico en este momento, y nosotros estamos en ese barco, pero queremos generar una plataforma para que cuando lleguen las nuevas generaciones, puedan decir, ‘aquí ya se trabajó y nosotros tenemos las posibilidades de sonar en la radio’, de ‘para irnos a ganar un Grammy no tener que escarbar tanto’. (William).

Trabajamos por nuestra cuenta, independientes como casi todos los grupos que hacemos música cultural de nuestro país, nos toca resolver todo, nos toca vestirnos y saber si estamos bien vestidos o no, nos toca hacer todo. (William);

Si seguimos trabajando como estamos trabajando, la posibilidad de llenar estadios está latente. De llenar coliseos, de hacer que la gente siga esta música y esta tradición (…) y eso es lo que queremos lograr, podernos cruzar en escena con el maestro Juan Luis Guerra, por qué no con Usher, Beyoncé… (William y Kike)

Luis E. Quintana Barney
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM
@LuchinoViscont

Cordialmente,

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com