LOS PIJAOS
Sábado 7 de septiembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
mariopbe.com

Amigos:

Los Pijaos fue una de las tribus más aguerridas localizadas en el Gran Cauca quienes contuvieron la conquista española por cincuenta años. "El cronista Fernández de Piedrahíta calcula que en la guerra de conquista murieron aproximadamente en el Nuevo Reino de Granada dos mil ochocientos cuarenta soldados españoles, cuatrocientos colonos y cuarenta mil indios de servicio".  El autor del articulo, Antonio Vélez Ocampo, nació en Pereira, bachiller del Liceo de la misma ciudad y médico cirujano de la Universidad de Caldas. Sus cualidades de investigador quedan plasmadas en las voluminosas páginas del libro del cual se han tomado los párrafos referidos a la tribu de los pijaos.

Cordialmente,

***

CARTAGO, PEREIRA, MANIZALES,
CRUCE DE CAMINOS HISTÓRICOS:  LOS PIJAOS
Por: Antonio Vélez Ocampo.
Fragmentos.
Biblioteca Luis Ángel Arango.
BOGOTA. COLOMBIA.


Eran grandes guerreros, tenían una verdadera red de informantes entre los indios ladinos (los que hablaban el español). Atacaban en los caminos y desaparecían para no dar combate; cayeron en sus manos armas de fuego como los arcabuces los que aprendieron a utilizar. Asaltaban los caminos por lo que la comunicación desde Santafé con el sur (Popayán, Quito y Perú) se hizo casi imposible por muchos años. Los comerciantes tenían que salir en caravanas custodiadas originando sobrecostos en las mercancías. Arrasaron poblados como Los Ángeles, Santiago de la Frontera, el Escorial, Medina de las Torres, San Miguel de la Pedraza y otros tuvieron que ser trasladados a sitios más seguros.

Algunas tribus costeras intercambiaban oro y productos agrícolas con bucaneros (boucans: saladeros en francés), franceses e ingleses por armas de fuego que iban a parar a otras tribus como los Pijaos.

La pacificación de los Pijaos se inició en 1556 y se terminó cincuenta y cinco años más tarde con el presidente Juan de Borja.

Para 1571 el camino de Popayán a Neiva por Timaná se abandonó debido al ataque permanente de los Pijaos, Paeces y otras tribus. Los viajeros y comerciantes optaron por el camino del Quindío, aunque este no estaba excepto de ataques ya que los Pijaos trataron a toda costa de incomunicar a Santafé con el occidente. Las tropas del capitán Francisco Bocanegra eran las encargadas de proteger este camino.

En 1572 debido al bloqueo que los Paeces habían establecido en el camino que conducía de Neiva a Popayán, los capitanes Domingo Lozano y Diego del Campo Salazar organizaron una expedición a Totoró por Ibagué-Cartago-Popayán. A su paso por Cajamarca fueron atacados por los Pijaos pero lograron llegar a su destino.

En 1584 el encomendero capitán Pedro Sánchez del Castillo, salió al mando de veintitrés soldados armados con arcabuces cayendo por sorpresa sobre los Pijaos y matando a ochenta de ellos y recuperando objetos de valor como oro en polvo, armas, mantas, camisas, calzado, medias de seda, robados por estos en ataques recientes a poblaciones de españoles.

En 1592 los Pijaos arrasaron a Ibagué e incendiaron su iglesia.

El 19 de julio de 1606 los Pijaos a órdenes del cacique Calarcá asaltaron a Ibagué a media noche. Este ataque fue rechazado por los capitanes Gaspar Rodríguez de Olmo y Juan de Leuro, pero los indios antes de huir mataron sesenta personas y quemaron más de setenta casas; las víctimas eran principalmente indios de servicio a quienes consideraban traidores y negros esclavos los cuales eran perseguidos con saña y devorados sus cuerpos.

Para enfrentar personalmente a los Pijaos, el presidente Borja sale de Santafé el 29 de enero de 1607 al mando de quinientos soldados, un sinnúmero de indios cargueros y rastreadores, llegando a la población de Chaparral (Tolima), situada al pie del cerro Calarma.

Utilizó contra los Pijaos la misma táctica de guerrillas empleada por ellos que consistía en atacar y rehuir el combate; quemó sus cultivos y bohíos obligándolos a abandonar sus tierras; los atacó con perros, se coaligó con los Natagaimas y Coyaimas cuyo jefe don Baltazar era famoso por su lanza con la que causó innumerables bajas entre los Pijaos.

Esta acometida obligó a los Pijaos y Putimaes a buscar refugio en la región norte del Tolima bloqueando por mucho tiempo el camino del Quindío, y causando su abandono ya que los viajeros y comerciantes preferían tomar el del sur que era menos pendiente, más amplio y estaba libre de indios guerreros.

El cronista Fernández de Piedrahíta calcula que en la guerra de conquista murieron aproximadamente en el Nuevo Reino de Granada dos mil ochocientos cuarenta soldados españoles, cuatrocientos colonos y cuarenta mil indios de servicio.


***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com