MINERIA ILEGAL Y MAFIAS CRIMINALES
Domingo 06 de octubre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

 

EL NUEVO LIBERAL
DOMINGO, OCTUBRE 06, 2013
MINERIA ILEGAL Y MAFIAS CRIMINALES
TRIBUNA CIVICA
JAIME CHALARCA DOMINGUEZ
chalarcaperiodista2000@gmail.com


El Nuevo Liberal le sigue el rastro a la minería. En esta edición les contamos cuántos títulos y solicitudes tienen al Cauca como el segundo departamento más atractivo, después de Antioquia, para activar la locomotora minera de grandes multinacionales.

Por: Edinson Bolaños/ Andrés Córdoba

Especial El Nuevo Liberal

Mapa minero finalEl Cauca, como en la época de la colonia, hoy vuelve a ser una gran mina de oro para las multinacionales que pretenden explotar minerales en este territorio. Según información de la página web de la Agencia Nacional Minera, de las 2.090.800 hectáreas que tiene el departamento, 272.448 están tituladas para explotar oro y otros minerales. Mientras que las solicitudes ascienden a más de 700 mil hectáreas, que equivalen al 29% del departamento.

Pero quizá la situación es mucho más alarmante si detallamos las solicitudes y títulos de cada uno de los municipios de la geografía caucana. De entrada porque el municipio en donde más preocupación hay es en La Sierra, Cauca. De sus 20.300 hectáreas que corresponden a la extensión territorial del municipio, 12.192 están tituladas a multinacionales como Carboandes y AngloGold Ashanti. Esta cifra preocupa, ya que equivale al 60% del municipio. Es más, las solicitudes abarcan más de 2.655 hectáreas que son el 13%, es decir que este municipio podría estar casi titulado y solicitado en su totalidad.

Ahora bien, si miramos más hacia el centro del Macizo Colombiano, Almaguer el 87% de sus tierras están solicitadas por multinacionales para ser exploradas Es decir, que en el caso eventual de que se le otorgaran los títulos que se solicitan, de las 22.400 hectáreas del municipio, 19.000 quedarían para explotación minera. Y más aún, si a esto se le suman los títulos otorgados, que equivalen a 3100 hectáreas, eso significa que Almaguer quedaría sin un metro libre de tierra para que los habitantes puedan vivir en la que, en la época de la colonia, iba a ser la capital de la Gran Colombia.

Detrás de estos municipios está Suarez, Cauca, con aproximadamente 11.685 hectáreas tituladas y 26.863 solicitadas, de las cerca de 38.987 hectáreas de extensión territorial que tiene este municipio. Mientras tanto, Buenos Aires, con una extensión de más de 41 mil heteras, 28 mil han sido solicitadas y 5.434 están tituladas.

Entre los municipios del Macizo Colombiano que más preocupan también está La Vega, Cauca, que de las 49.200 hectáreas de extensión territorial, 11.086 están tituladas, es decir el 23% del municipio. Así mismo, las solicitudes ascienden a 16.720 hectáreas que equivalen al 34%. A este se le suman municipios como Rosas, el cual, de las 13 mil hectáreas que componen el municipio, 3.903 están tituladas y 1,144 solicitadas, que equivale a más 39% del total del municipio.

A estos municipios estratégicos del Nudo de Almaguer, se le suma la difícil situación que podrían padecer municipios como Santander de Quilichao que tiene el 65% del territorio solicitado y el 18 titulado. Ese mismo es el panorama de López de Micay con el 39% titulado y el 10% solicitado.

Es de resaltar que ninguno de los municipios está exento de una solicitud o un título minero, lo que deja ver que la mina de oro que algún día fue el Cauca, explotada por los españoles, aún conserva el mineral que ha colocado hoy al ser humano a escoger entre el agua y el oro.

El rostro de las multinacionales 

Según información extraída de la Agencia Nacional Minera, la multinacional AngloGold Ashanti es quien tiene más títulos en el departamento: 41 ha logrado en los últimos años. Le sigue la  empresa Votoratim Metais con 11, Cerro Matoso S.A con 9, AngloAmerican con 3 y la Universidad del Cauca con 1. También aparece una lista de particulares que suman 102 títulos, otros alcanzan los 81  y los Cabildos, Resguardos y Consejos Comunitarios tienen titulados 9.

Casi el mismo panorama se repite en cuanto a las empresas que más solicitudes tienen en el  departamento. Encabezan la lista la AngloGold Ashanti con 67 solicitudes, continúa la Anglo American con 36, la  Continental Gold Ltda con 12. Aparecen en el panorama dos nuevas empresas como  la  H Mines S.A.S con 8,  la Cl Uragold con 7 y cierra el grupo la  Votoratim Metais que tiene 6 solicitudes.  Además vuelven a aparecer en la lista los Cabildos, Resguardos y Consejos Comunitarios quienes tienen 29 solicitudes; los particulares se acercan a las 342 y otro grupo que tiene 103 solicitudes.

Luis Albeiro Villaquirán, director de la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC), afirmó que lo tomó por sorpresa el hecho de que el Cauca esté catalogado hoy como el segundo departamento más titulado para explotación minera principalmente de oro. Aseguró además que es preocupante que la expectativa de solicitudes mineras en el departamento ascienda a casi un millón de hectáreas.

“En este momento nos tenemos que enfrentar más o menos a 300 mil hectáreas tituladas, en donde se está haciendo el trámite de licenciamiento ambiental”, dijo el director de la CRC. Así las cosas, tal parece que grandes empresas multinacionales sería las que en los próximos meses entren al Cauca para quedarse hasta por 25 y 30 años tal como lo permite hoy el código nacional minero.

Oro o agua, el costo ambiental de la minería

En el Cauca hay cerca de 280 mil hectáreas en páramos, que son los que más se verían afectados por la minería. Sin embargo, el director de las CRC ha anunciado su compromiso para defender los ecosistemas estratégicos que hay en el departamento.  “Vamos a defender con mucha fuerza nuestros humedales, manglares. Creo que va a ser una lucha de gestión que tenemos que hacer en el marco de la legalidad”, puntualizó.

Y es que de no llegarse a actuar para proteger de la minería zonas estratégicas como el Macizo Colombiano, que surte de agua al 70% del país, las consecuencias podrían ser nefastas. Uno de los responsables de estas consecuencias sería el Gobierno Nacional, pues como se mencionó en la pasada reunión del 20 de noviembre convocada por la CRC y en la que participaron varias instituciones del Estado, “pareciera que a nivel nacional todavía no son conscientes o no se tiene claridad de los ecosistemas estratégicos del país y sobre todo del Cauca, ya que casi el 70% de ese territorio está solicitado para explotación minera de multinacionales”.

Para Gustavo Wilches Chaus, escritor y ambientalista caucano, cualquier decisión que se tome sobre el Macizo Colombiano, que lo lleven a su destrucción ecológica, deben tener en cuenta que afectaría a toda la región Andina Colombiana y particularmente la región Andina Caucana que dependen del Macizo.

En ese sentido, Wilches Chaux, lanza una pregunta que vale la pena responderse a la hora de analizar otro factor en los proyectos mineros que pretenden explotar los recursos naturales del Cauca “¿las empresas mineras han consultado a las comunidades locales y a otros actores incluyendo a autoridades como el Gobernador y el Alcalde? Seguramente la respuesta será no”.

Así las cosas, podrían existir cuatro formas de hacer minería, según Wilches. Una que es legal con el estado, legal con los ecosistemas y legal con las comunidades “me parece que sería lo ideal”. Hay otra, donde la minería es legal con el Gobierno, pero no es legal con las comunidades, ni con los ecosistemas, “entonces el daño va a ser muy grande”, dijo Wilches.

Un caso más es la minería artesanal que no es legal con el gobierno y no afecta en gran medida ecosistemas y comunidades. Esa pequeña minería, la de la mujer artesana que se la pasa ‘mazamorreando’ en el río, y que aunque genera un pequeño impacto, no es tan grande como el de las retroexcavadoras y dragas que acaban con las cuencas.

“Hay otra que es la ilegal con el Estado, las comunidades y el ecosistema.  Eso no es pequeña minería, es una gran minería, que además se maneja con violencia contra la gente y contra los ecosistemas. Ese es un gran drama que hay en Colombia y por supuesto hay que actuar”, concluyó Wilches Chaux.

Las víctimas de la minería

El pasado 30 de septiembre, en la vereda Cortaderas, municipio de Almaguer, Cauca, fue asesinada la defensora de derechos humanos y lideresa campesina, Adelina Gómez Gaviria, quien hacía parte del Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA). Adelina, había impulsado junto al CIMA este año en el municipio de Almaguer, un foro denominado “En defensa de la vida, el territorio y el medio ambiente”, donde participaron aproximadamente 1.500 campesinos e indígenas.

Días antes de ser asesinada Adelina recibió una llamada en la que le dijeron que no se opusiera a la explotación minera, y que más bien estuviera del lado de la minería, que por eso sí le iban a dar dinero. No obstante el día en que fue abordada por dos hombres encapuchados antes de llegar a su casa el mensaje fue más directo: “tírense al piso les damos candela”, le dijeron a ella y a su hijo de 16 años, quien se lanzó contra los agresores. Mientras tanto, la mujer de 36 años corrió unos cuantos metros hasta que la alcanzó el primer balazo. Luego, boca abajo, quizá aún con vida, se le acercaron los hombres para rematar sobre su humanidad cinco disparos más que acallaron, tal vez, no solo una voz, sino cientos voces de este Cauca, de este Macizo, que hoy luchan por el territorio y el medio ambiente.

Las víctimas de la minería ilegal

Según el Observatorio de Derechos Humanos de la Red por la vida y los Derechos Humanos del Cauca, se han registrado en lo que va corrido de este año, 15 asesinatos de mujeres en el Cauca. El 40% de éstos hechos en el Macizo Colombiano, entre ellas dos lideresas campesinas, y el homicidio de 14 líderes sociales defensores de los derechos humanos en hechos presentados fundamentalmente en zonas rurales de este departamento. De igual manera, se han registrado 12 amenazas individuales contra defensores, 5 de ellas mujeres.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com