ASI ERA POPAYAN.
Jueves 4 de abril, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Hace muchos años cuando jugábamos en la Lomita de Cartagena de Popayán
con los Burbanos, sentíamos miedo al recoger una pelota que caía cerca de
una choza en la que vivía una anciana, que nuestros amiguitos nos decían
que era bruja.

Hernán Franco Ramírez, quilichagüeño residente en Houston, USA, editó
un folleto "Así era Popayán" con parte de los escritos de Nohra Delgado
de Hormaza
en donde hemos encontrado el articulo de hoy. Hernán dice
en su Prólogo: "es un privilegio tener la oportunidad de colaborar en la
publicación de este homenaje que Popayán le rinde a la memoria de Nohra
Delgado de Hormaza con sus escritos de hechos y de personajes que
adornan la historia de esa Ciudad Fecunda.. H.F.R., enero 9 de 2008".
Nuestros agradecimientos para Hernán por enviarnos su selecto Folleto

Cordialmente,

***
ASI ERA POPAYÁN
Carta a mis recuerdos
Por: Nohra Delgado de Hormaza
Editor: Hernán Franco Ramírez
Houston, USA, enero 9 de 2008

 Mamá Dominga pienso en ti. Pienso que te veíamos desde lejos despreocupada y envejecida cuando nuestra alegría navideña nos llevaba hasta tu colina para coger el musgo del pesebre. Sobre un rústico banquito se asentaba tu sombra, marchitándose al sol. Quizá ya se habría apagado en tus ojos esa radiante estrella cuyo brillo, siempre en el corazón, nos suaviza la aspereza de la vida. Tal vez tu alma languidecía en soledad con un silencio de ventana cerrada, pero sé que tu corazón era granado de recuerdos. Ya alguien dijo que "nadie se cura de su infancia jamás".

    Pienso en tu rancho de cañas separadas por donde se aflautaba el viento de agosto y se cernía el frio invernal. Era tu cabeza una blanca maraña que divisábamos desde abajo, como espuma marina suspendida sobre las matas. Tu rancho era el único existente en aquel lugar de La lomita de Cartagena. Ahí te sentías dueña y señora del espacio. La muchachada lo creía y te respetaba tomando en cuenta lo mágico e ingenuo de esa fabula.

    Esa lomita que nos llenaba el espíritu de alegría, donde elevábamos cometas, donde la flor del borrachero era azucena para nuestro anhelo y la bosta de los caballos munición de guerra, poco a poco se dividió en gran cantidad de lotes para la construcción de casas con jardines y apertura de calles como cintas de asfalto. Quizá la invasión de lo que llamamos progreso, fue incomprensible para tus costumbres casi aldeanas. Fue así como el encanto agreste de aquel cerro, se diluyó en el tiempo.

    Recuerdo que por los intersticios de tu cercado, te mirábamos con miedo, como si fueses una bruja malvada . No obstante, en tu imagen ya senil, se mezclaban lo angelical y lo enigmático. Tu manera de vivir independiente de la civilización, te hacia importante y extraña . Cuando pasábamos corriendo por el sendero, te gritábamos: ¡Adiós mamá Dominga!, "adiós hijitas", nos contestabas con aquella voz cascada que nos aceleraba el corazón.

    Es lastimoso que mi pequeña condición de niña me hubiera impedido llegar a menudo a tu albergue para hacer fuerte tu sencilla amistad, donde seguramente habría encontrado una conversación amena . Después supe que las personas mayores te visitaban para escuchar tus premoniciones. Dicen que vaticinaste un temblor terrible que destruyó varias casas del lugar.

    Todavía me parece escuchar tu voz trémula, mientras el humo del tabaco te envolvía el rostro lleno de surcos. Sobre este idílico paisaje, estaba el amor con la sencillez del mirto y la fortaleza del diamante .

    Una tarde pasábamos con una pelota a jugar en la lomita. ¡Adiós mamá Dominga! te gritamos como siempre. Sólo respondió el agudo ladrido del perrito que permanecía amarrado a un naranjo. La ausencia de su saludo significaba algo extraño. Con mi curiosidad de niña y con el corazón lleno de valor, quise aclarar la duda. La ingenua imagen de tu rancho te sobrevivió por pocos años, pero ya sin humo azul, sin gorriones, sin mariposas, sin el piar de la pollada, sin vida, tontamente en el paisaje.

    Tu no la veías, Dominga, pero la tarde estaba plena de oro. Las golondrinas rayaban el cielo, y en la paz de tu sitio te agotabas sobre una endeble barbacoa como la llama de una desgastada lamparita. ¡Qué pena tu desaliento febril al lado del cuadro de la Virgen!. Mas tarde comprendería mi espíritu el temple de las almas que sufren en silencio. La ingenua imagen de tu rancho sobrevivió por pocos años, pero ya sin humo azul, sin gorriones, sin mariposas, sin el piar de la pollada, sin vida, tontamente en el paisaje.

    Dominga: Tu recuerdo ha quedado en lo más recóndito de mi espíritu.  Allí estás como la bruja buena y amable, entre el tañido de las campanas de tu Ermita.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com