LA ISLA GORGONA, CAUCA, COLOMBIA
Lunes 21 de octubre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
mariopbe.com

Amigos:

Álvaro José Negret Fernández, científico caucano nacido en Popayán (1951-1998) fue el inspirador del proceso de reflexión académica sobre el turismo en el Cauca desde 1988 y dejó escritas magistrales crónicas y descripciones sobre el ambiente y la geografía y demás elementos que hacen del Cauca una región con altísimas capacidades para el desarrollo del turismo por su diversidad y múltiples expresiones culturales de sus habitantes.
Sobre la Gorgona transcribimos apartes de las páginas de Negret Fernández y facilitamos el enlace con el texto completo.

Cordialmente,

***
 
“Gorgona: La -Perla del Pacífico- ”
Por: Álvaro José Negret Fernández
"Desarrollo turístico del departamento del Cauca"

 Este hermoso relato describe un recorrido por las playas y la selva de las Islas Gorgona. Un ejercicio de reconocimiento de la geología, la fauna y la flora que permitirá caracterizar los ecosistemas que componen el paisaje insular.[Andrés José Castrillón Muñoz]

Nuestra última visita a las islas de Gorgona la realizamos en compañía de un grupo de estudiantes universitarios con quienes recorrimos por playas y selva, los 12 kilómetros que separan la punta de “El Horno” y la playa de Gorgonilla en el otro extremo de la isla. Hacíamos un ejercicio de reconocimiento de la geología, la fauna y la flora en un esfuerzo académico por caracterizar los ecosistemas más representativos que componen el paisaje insular.

 Nos embarcamos en Buenaventura tomando el pequeño barco de carga y pasajeros que realiza rutinariamente el recorrido entre este puerto, el de Guapi y el Charco, en el Departamento de Nariño. Zarpamos a las ocho de la noche después de habernos ubicado en los sofocantes camarotes, donde sólo es posible dormir rendido por el cansancio. El barquito llamado “Helmar”, salió del viejo muelle abriendo paso entre una sopa fluctuante de aserrín, cáscaras de naranja y papeles desmechados. El movimiento del barco permitió por primera vez la entrada de la brisa, y sentimos alivio cuando se despegaron las camisas de nuestras espaldas.

 Media hora mas tarde estábamos navegando mar afuera y el barco comenzó a mecerse al ritmo de las olas. La oscuridad de la noche y la monotonía nos reunió en la cabina de mando. El capitán, atento al frente y prendido del enorme timón, era un hombre serio que infundía confianza. Nos explicó el manejo de la brújula, el compás, el radio y numerosas mañas de navegación.

 No había transcurrido mucho tiempo y alguien gritó ¡Gorgonaaaa”. Como resortes, salimos al instante y allí estaba entre la niebla del amanecer. Semejaba el lomo de un gigantesco dinosaurio de sutil gris azulado, que contrastaba muy poco con el mar. Así la vio Francisco Pizarro y los trece del pacto de la gloria, quienes en 1527, permanecieron siete meses en Gorgona a la espera de un pequeño bergantín con nuevos refuerzos y provisiones, antes del fatídico asalto al imperio del Tahuantisuyo.

 La ocupación y el desmonte tuvo su inicio cuando el libertador Simón Bolívar, hizo entrega de la isla al mayor Federico D´gross, en reconocimiento por los valiosos servicios prestados en la batalla de Vargas. Más tarde, la isla fue adquirida por la familia Payán que estableció las primeras fincas productivas de coco, cacao, frutales y pescado. En 1959 fue convertida en prisión y así permaneció hasta 1985 cuando ingresó definitivamente al Sistema Nacional de Parques Naturales. Durante este triste período, hubo cerca de tres mil personas, entre prisioneros, vigilantes, personal administrativo y sus familiares, que dependieron en gran parte de los recursos naturales de la isla. En buena hora, fue declarada Parque Nacional Natural y rescatada para el disfrute de todos los colombianos

       ABRIR TEXTO COMPLETO DE GORGONA
*

PARÁGRAFOS TOMADOS DE: "El desarrollo turístico del Cauca (Colombia)", Andrés José Castrillón Muñoz, Universidad del Cauca. 2010

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com