ESCULTURA DE NEGRET EN WASHINGTON.
Domingo 22 de agosto, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Sergio Gómez Maseri, Corresponsal del diario El Tiempo en la ciudad de Washington, D.C., USA, informa sobre el gran deterioro y mal estado de la escultura del Maestro Edgar Negret que se encuentra en la Sede de la Organización de Estados Americanos, OEA, en la mencionada ciudad.

Cordialmente,

***

 ESCULTURA DE NEGRET,
PRESA DEL DETERIORO EN EE. UU.
Por: Sergio Gómez Maseri
21 de septiembre, 2013
El Tiempo. Bogotá. Colombia.

La base está carcomida por el óxido y hace que el monumento se incline peligrosamente.

La base está carcomida por el óxido y hace que el monumento se incline peligrosamente.

En pleno corazón de Washington, frente a la OEA y a unos pasos del monumento de Abraham Lincoln y del obelisco en honor a George Washington, en el Mall estadounidense, se yergue una imponente escultura del artista colombiano Édgar Negret.

Se llama El maíz, mide casi 10 metros y lleva 16 años sembrada en ese lugar, desde que el artista la donó a la Organización cuando el ex presidente César Gaviria era su secretario general.

Sin embargo la obra, no solo un referente para la cultura americana sino motivo de orgullo para los colombianos, podría estar en las últimas.

Los años a la intemperie y la falta de mantenimiento la han deteriorado a tal punto que la OEA ya considera su destrucción definitiva.

De su color amarillo intenso ya no queda ni la sombra, y el óxido ha carcomido su base. De hecho, la escultura ya se inclina peligrosamente y podría caerse sobre el Museo de Arte de las Américas (AMA), el edificio que está contiguo y que es el custodio de esta obra de arte.

El problema, por supuesto, no es nuevo. Andrés Navia, el colombiano que dirige el AMA desde hace casi dos años, está empeñado en buscar una solución. Pero hasta ahora nada que llega.

El principal obstáculo, de momento, es económico. La restauración de la obra en Estados Unidos costaría unos 200.000 dólares, algo así como 380 millones de pesos. Dinero que ni la OEA ni el Museo de Arte tienen y que nadie más ha ofrecido.

Pero aun si se consiguiera, no se resolvería el problema de fondo. Como la mayoría de esculturas de Negret, El maíz –avaluado en unos 700.000 dólares si estuviera en condiciones óptimas–, está construida con materiales que no son idóneos para permanecer al aire libre, y mucho menos para los bruscos cambios estacionales de Washington.

Es decir que aún si se repara, el problema podría surgir nuevamente al cabo de una década. Si bien se ha considerado pintarla con un material epóxico-fluoropolímero que la volvería más resistente, sus láminas de acero eventualmente cederían.

Hace un par de años, cuando el ex ministro Gabriel Silva era embajador ante la Casa Blanca, el funcionario ofreció llevarse la obra para la residencia de la Embajada, pero esta alternativa tampoco prosperó ya que el espacio no tenía las dimensiones para albergar una obra de la magnitud de El maíz. Más aún, por qué de haberse optado por esta alternativa, Colombia habría perdido la oportunidad de exponerla ante los millones de turistas que anualmente visitan la  capital estadounidense.

Una opción más viable

Destruir la obra y reemplazarla con una copia hecha con materiales más fuertes ante la intemperie es una opción menos costosa.

Pero tampoco se ve fácil. Para hacerlo tendrían que obtener primero la autorización del autor, pues los derechos cedidos a la OEA son sólo sobre la pieza y no sobre su reposición o reproducción.

Algo imposible, dado que el artista murió el año pasado y los herederos libran una gran batalla por derechos. Y mientras eso no se resuelva nadie puede dar el permiso.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com