TEMPLO SANTO DOMINGO DE POPAYAN.
Viernes 8 de marzo, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

La Iglesia de Santo Domingo de Popayán es una de las más
famosas de la ciudad. Admirada por todos y la que tiene una
larga crónica que se inicia con la llegada de los Dominicanos a
Popayán en 1552. Otón Sánchez en su libro Guía Histórica
de Popayán
da detalles de este admirado templo.

Cordialmente,

***

Guía Histórica de Popayán
Iglesia de Santo Domingo
(Calle 4a.Carrera 5a.)
Por: Otón Sánchez
Popayán 1946

« El primer convento de misioneros fundado en esta ciudad fue el de los Dominicanos en 1552, por Fray Francisco Carvajal (que fue el Prior), Fray Domingo de Cárdenas, Fray Antonio Ruiz y Fray Juan Suarez, bajo los auspicios del Obispo del Valle y del Visitador Briceño».

« Se ignora el punto, pues esta institución se extinguió pronto debido a que los religiosos se dedicaron a la evangelización y perecieron en esta empresa a manos de los indios, en la región (tres de ellos en la región de los bugas en 1553).»

«El 28 de junio de 1575 fue comisionado Fray Francisco Miranda para que restaurara la fundación en esta ciudad y al efecto comenzó por adquirir el sitio donde fue edificado el convento que es el mismo que más tarde destinó el Libertador para Universidad. El Gobernador Pedro de Velasco dio $ 200,00 pesos, mas un hato de ganados que poseía en Antomoreno. La primera iglesia que se edificó allí era pajiza y tanto ella como el convento los destruyó en 1736 el terremoto de ese año».

El presbítero Manuel Antonio Bueno al referirse a la edificación del templo de Santo Domingo, en su obra "Compendio Histórico Cronológico de la Diócesis de Popayán", dice:

Arruinada la primera iglesia por el terremoto de 1736, la familia de los Arboledas tomó a su cargo la reedificación, así como la del convento contiguo. Don Francisco Antonio Arboleda hizo el arco toral, la capilla del presbiterio, el camarín en donde está colocada Nuestra Señora del Rosario y las bóvedas que se hallan bajo el camarín para anteón de su familia. No adelantó mas en l a obra porque murió en 1792, ocupando una de las bóvedas que se habían terminado ese año. Todo el costo de lo que hizo excede de $ 40.000,00 pesos; su hijo, el doctor Francisco· J. Arboleda, costeó el plano del presbiterio, las gradas que son de granito, hermosamente jaspeadas, labradas y traídas de la hacienda de Japio en 1806- 1807. Su costo pasa de $4.000,00 También costeó el altar mayor, único en su clase compuesto de seis columnas estriadas de orden corintio, con una hermosa cornisamento cuatro estatuas en sus remates, representan las cuatro virtudes cardinales, rematando en un bello disco de dos ángeles de talla que llevan coronas y palmas y en el centro un magnifico lienzo de San Sebastián Mártir, titular del convento. La obra toda de cedro, fue trabajada por el maestro ebanista Camilo Guevara, siendo joven. Los dorados que son muy finos, y la, pintura al oleo, fueron ejecutados por los pintores Pedro Tello, natural de Quito y sus discípulos José Antonio Rengifo Rojas y José Caicedo.... ... ...M. A.B.»

«La reconstrucci6n del templo fue dirigida por el hábil alarife santafereño Gregorio Causi, traído por la marquesa San Miguel para edificar el temple de las Monjas Carmelitas... ... -A. A.

«Todos los trabajos, lo mismo que el del sagrario de madera, fueron ejecutados por los diseños y bajo la dirección del doctor Marcelino Arroyo, Dean de La Catedral e inteligente arquitecto. Había en el altar mayor un magnifico sagrario de plata, que fue quitado para poner el que hay hoy de madera vendido por el por el patrono Vicente Javier Arboleda a José Antonio Rengifo Rojas quien lo compró con limosnas que colectó para colocarlo en la iglesia de San Agustín. En su lugar fue colocado el de de madera que había hecho fabricar Arboleda por el maestro Guevara, dirigido también por Arroyo .
Cuando vino del destierro de Arboleda lo hizo pintar y dorar por el maestro Rengifo R. y se colocó en 1825. Los velos del Sagrario son de tafetán; los pintó siendo joven el ilustrísimo señor Obispo P. A. Torres. El Púlpito que es de forma elegante, lo dirigió el sabio Francisco José de Caldas y lo pintó y doró José Caicedo )).

  « La nave contigua a! Convento y el altar de Nuestra Señora del Topo, fueron costeadas por el Pbro. Mateo Castri!lón, Dean de la Catedral y además del costo de 20.000,00 pesos dejó una fundaci6n de $ 4.000,00 para pagar los estipendios de las salves y misas cantadas de todos los viernes del año en el altar del Calvario y la fiesta de la Virgen. El doctor Castrillón hizo traer una copia de la Santísima Virgen, tomada de la Catedral de Bogotá y poniéndola en un marco de plata
la colocó en el altar del Rosario bajo la advocación del Topo».

« La nave de la iglesia del lado de la calle, la costearon los señores Pbro. Pedro de Arboleda y su hermano don Diego, empleando la misma cantidad de $ 20.000,00 que costó la otra nave».

 « Esta iglesia es exenta por rescripto de N. S. Padre Gregorio XVI, de 15 de mayo de 1822 y reconocida como tal por el Ilustrísimo señor S. Jiménez de Padilla en 1°. de febrero de 1826 y además fue agregada a la Iglesia de San Juan de Letrán .- M. Ant. Bueno».

 El templo de Santo Domingo o de Nuestra Señora del Rosario, encierra valiosísimos tesoros y reliquias, entre otros los siguientes:

La imagen de Santo Domingo, escultura de madera, obsequiada por doña Asunción Tenorio, tía de Caldas y Torres; La virgen del Rosario traída de España en el año de 1587 y costeada por Juan Berganzo, Bernardo de San Juan, Francisco Arana y otros vascos; Una imagen de Santo Tomas, obsequio de don Lorenzo de Mosquera; El Púlpito, bella obra diseñada por el Sabio Francisco José de Caldas.

 El Altar Mayor diseñado por el doctor Marcelino Arroyo, distinguido arquitecto, constructor del templo de San Francisco de Cali; El Sepulcro del Señor, enchapado artísticamente en plata, marfil y carey. La imagen de la Virgen de los Dolores.

 La riquísima custodia , tachonada de bellísimas piedras finas de gran valor.Los ornamentos de la fiesta de la Virgen del Rosario, finísimas sedas. Una tapicería de damasco carmesí avaluada en $ 50.000,00. La puerta principal del templo, tallada en piedra de sillería. interesantísima muestra del estilo que predomino en España en el siglo XVII.

 La pila de salto que adorna la plazuela, existió en la plaza principal colocada allí por Joaquín Fernández de Córdoba en 1754, costó 3.500 patacones, aportados 2.000 por el cabildo y el resto por el vecindario.

  En 1903 se construyó el parque de Caldas y se llevó la pila a la plaza del Matadero de donde la hizo traer el Rector de la Universidad, doctor A. J. Lemos Guzmán, para colocarla en el sitio que ocupa y que hace juego con !a puerta del templo.

El reverendo padre Sarrazola de la Comunidad de Jesús, a! visitar este templo en el año de 1926, asombrado al ver estas riquezas manifestó que «sólo en la Catedral de Toledo había visto cosa semejante',

Sale la procesión del Viernes Santo con los siguientes pasos adornados con flores moradas.

La Muerte (el esqueleto que sale en este paso fue costeado por los payaneses residentes en Buenaventura y Cali en el año de 1945, encabezados por Laurentino López T., el cual costó $ 150,00 y es de fabricación alemana); María Salomé, La Verónica, La Magdalena, El Varón del Martillo, El Varón de las Tenazas, Las Insignias, San Juan, El Sepulcro, La Virgen de la Soledad.

Rigen la procesión los vecinos notables del barrio y el estandarte es llevado por el el señor Rector de la Universidad . Asiste toda la comunidad.

***

    Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com

    To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
reply to mariopbe@gmail.com