DAMAS DISTIGUIDAS DE POPAYAN DEL SIGLO XX.
Sábado 11 de abril, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Guillermo Alberto González Mosquera escribió hace algunos años biografías de
los cien payanes más notables del Siglo XX y entre ellos incluyó, así mismo, damas
payanesas. La lista de las damas es:

Primera y única payanesa, hasta ahora, Ministra de Estado,  Josefina Valencia de Hubach. . Gobernadoras sólo cuatro: primera gobernadora del Cauca, Josefina Valencia de Hubach. Alina Muñoz de Zambrano, Josefina Angulo de Garrido y Amalia Grueso de Salazar. Alcaldía de Popayán primera, Josefina Angulo de Garrido.

Primera reina de Belleza Colombiana: Elsa Garrido Cajiao, Primera ingeniera electrónica: Josefina Zambrano Caicedo.  Mártir: Laura Mercedes Simmonds. 

Religiosa: Alina Mosquera Chaux. Música: Stella Mosquera de Chaux, Stella Dupond de Arias. Letras: Matilde Espinosa de Pérez. Artes:
Emérita Malo. Educación: Filomena Segura de Ayerbe.

 Una biografía más completa se encuentra en la base de datos de la Red Payanesa. Haciendo clic sobre el nombre o utilizando el enlace:

http://mariopbe.com/

y la fecha entre corchetes.

JOSEFINA VALENCIA DE HUBACH. (1913-1991).

Sin lugar a dudas se trata de la caucana más notable del Siglo XX, no únicamente en razón a las posiciones que ejerció durante su vida pública, sino por su descollante personalidad, puesta de presente en hechos trascendentes de la vida colombiana. Ninguna entre sus compatriotas puede emularla como pionera en lograr las viejas aspiraciones de lo que hoy podría denominarse como la igualdad de género, es decir, el efectivo reconocimiento de los derechos de la mujer para ocupar las más altas posiciones de la democracia.

Hija del Maestro Guillermo Valencia, se formó al lado de su padre en el conocimiento de la política, en el arte de la negociación y en la familiarización con la cultura universal, lo que le permitiría obtener más adelante el reconocimiento de la dirigencia nacional para llegar a los más altos estadios del poder. Fue la primera mujer en Colombia en ser designada como Ministro de Estado, (Educación durante el gobierno de Rojas Pinilla), la primera en ocupar la Gobernación de un departamento, la primera Senadora junto a Esmeralda Arboleda, y la primera Embajadora, esta última posición como Jefe de la Delegación colombiana ante la Unesco en París. Con semejantes antecedentes, entró con títulos legítimos a la historia de la emancipación social de las colombianas en esta centuria.

Su reconocido ascendiente sobre el General Rojas Pinilla, en cuyo gobierno dictatorial tuvo destacada figuración, fue el hecho determinante para que el mandatario reconociese el derecho al voto femenino, vieja aspiración que sólo vino a concretarse cuando Josefina Valencia puso toda su formidable capacidad de luchadora indomable para lograrlo. Nunca se guió por nada distinto a sus propias convicciones y así pudo ganarse una reputación de mujer independiente, a veces dura en el trato y resuelta hasta lo imposible para sacar avante sus propósitos. Tenía, sin embargo, un trato personal que encantaba a sus interlocutores. La dulce voz de acentos suaves, las maneras sin altisonancias pero la firmeza en cada palabra, sin ambages para atacar a sus contrincantes y defender a sus amigos. Se dijo siempre que de los hijos de Guillermo Valencia, descollantes todos, pero diferentes en sus convicciones y actitudes políticas, ella resultó la más parecida a su padre en el temperamento y el conocimiento intuitivo de los seres humanos.

Murió a los 78 años en España y sus restos descansan en el Panteón de la Casa Valencia en Popayán. Su esposo fue el notable científico de origen alemán Enrique Hubach. [1999]

ALINA MUÑOZ DE ZAMBRANO, (1917- 1992).

La jovencita de alta sociedad y deslumbrante belleza, dotada de cuantiosos bienes de fortuna, huérfana a temprana edad, no se conformó con la vida monótona de una ciudad de provincia y con la ayuda de su esposo, que conocía sus virtudes y valoraba su talento, decidió con disciplina férrea y voluntad de hierro, meterse a libros y publicaciones para adquirir el conocimiento y la cultura que luego le habrían de permitir descollar en la vida pública colombiana. Los años excitantes de la República liberal, le darían el escenario y los contactos necesarios para complementar su formación. Conocería a Alfonso López y a Darío Echandía, a los Lleras, especialmente a Alberto, con quien mantendría una amistad que sería definitiva para su participación en acontecimientos definitivos para el país y la República. La lucha contra la dictadura de Rojas Pinilla sería la ocasión que le permitiría entrar a la primera fila del acontecer público. Su casa sirvió de cuartel de la insurgencia y desde ella se lanzaron las consignas para tumbar al dictador y establecer el Frente Civil, con Guillermo León Valencia a la cabeza. Tenía un demostrado poder de convocatoria y una discreción a toda prueba. Ambas cosas eran necesarias para sacar adelante la restauración de las libertades perdidas. Cuando se coronó con éxito la tarea, Alina Muñoz llegó al Congreso de la República como Representante a la Cámara por el Cauca. El liberalismo le había reconocido no sólo las capacidades que poseía para una representación semejante, sino los méritos que se había ganado en el campo de batalla.

Concluida la etapa parlamentaria, ocupó la Gobernación del Departamento del Cauca, por designación que le hiciera el Presidente Carlos Lleras Restrepo. Consolidó entonces su fama de mujer resuelta y firmemente compenetrada con los ideales de la democracia y del liberalismo. No hay exageración, si se afirma que Alina Muñoz hubiera sido capaz de cualquier sacrificio, si se trataba de defender a su partido, al que amó con profunda devoción. Cuando se trasladó a la capital de la República y fijó allí su residencia, fue designada Secretaria General de la Dirección Nacional Liberal, posición en la que puso todo su empeño para dar al partido la institucionalidad y organización que requería. [1999]

JOSEFINA ANGULO DE GARRIDO 1932

No solamente fue la primera mujer en ocupar la alcaldía de Popayán, su ciudad natal, sino que tiene en su haber el hecho pionero de haber sido la primera mujer que desempeñó el cargo de Alcalde en Colombia, cuando apenas el país empezaba a reconocer los derechos femeninos en los distintos escenarios de la democracia. Ya con antelación se había comprometido en campañas como la destinada a obtener el voto de la mujer en Colombia y había participado activamente en tareas políticas dentro del ala alvarista del conservatismo.

En dos ocasiones ocupó la Secretaría de Educación del Cauca, posición en la que dio especial énfasis al fomento de la educación rural. Aún en las áreas más apartadas de un departamento desintegrado y de difícil acceso, su tenacidad y la capacidad que siempre ha demostrado para saber integrar esfuerzos, permitió que en su momento hubiese más maestros rurales, mejor dotación física y nuevas oportunidades para los niños y jóvenes campesinos. Fue muy seguramente ese compromiso con un sector tan sensible socialmente como es el educativo, lo que tuvo en cuenta el Presidente Alfonso López Michelsen para designarla como Gobernadora del Cauca, cargo que desempeñó durante un período signado por agudas turbulencias en la política local. Su partido la llevaría posteriormente al Senado de la República y también al Directorio Nacional Conservador, como suplente de Doña Bertha Hernández de Ospina Pérez, indudablemente la más aguerrida dirigente nacional de esa colectividad. En 1991, Josefina Angulo fue candidata a la Asamblea Nacional Constituyente. [2009]

AMALIA GRUESO DE SALAZAR. (1942). rev.

Amalia Grueso Vejarano nació en Popayán en 1942 del hogar de Hernando Grueso Arboleda y Amalia Vejarano de Grueso. Cursó sus estudios de primaria y de Bachillerato en el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, de las hermanas Salesianas, 1947-1959. Inició estudios de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad del Cauca en 1959-1961.

En el año de 1961 contrajo matrimonio con el Doctor José María Salazar Bucheli de cuya unión hay cuatro hijos: Juan Carlos, María Mercedes, Ana María y Amalia. A raíz del nombramiento de su esposo como gobernador de Nariño se trasladó a Pasto en el año de 1964, en donde realizó varias obras en el campo del bienestar Social con especial énfasis en el área de los niños. Fundó las Guarderías Niña María y La Milagrosa en la ciudad de Pasto, El Salón de Artes y Oficios Niña María.

Con motivo del nombramiento de su esposo como Ministro de Salud Publica de Colombia se trasladó a Bogotá en donde fue nombrada  Directora Nacional de Relaciones Públicas de la Cruz Roja Colombiana, entre cuyas funciones se encontraba la de colaborar en la coordinación de programas de emergencia en Colombia, desarrollo de programas institucionales de la Cruz Roja y coordinar servicios en programas con el Banco de Sangre y coordinación con la Cruz Roja de Ginebra.

En 1971 fundó la Organización de Bienestar para empleados del Sector Salud de Colombia. Organizando programas para los empleados en el área de la salud, y cuidado de niños, programas educacionales, recreacionales y de asistencia financiera. Participó en el año 1972  como Presidente del Consejo Scout de Colombia. Colaboró con Los Hogares Juveniles Campesinos, Minuto de Dios, Fundación Fe y Alegría y la coordinación del Comité de Trabajo de las Señoras de los Ministros. En el año 1973 fundo la Escuela Niña María en la ciudad de Pasto.

En diciembre de 1974 se trasladó a Washington, con motivo del nombramiento de su esposo como ejecutivo de la Organización Panamericana de la Salud. En el año 1976 inició sus estudios de Psicología en el Montgomery College terminándolos en la Universidad de Maryland. Se especializó en Terapia de Familia en la Universidad de Maryland en el año de 1982.

En 1982 fue nombrada Gobernadora del Departamento del Cauca por el Presidente Belisario Betancur. Durante este tiempo inició varios programas encaminados a favorecer el desarrollo de la región. Llevó a cabo del primer encuentro de gobernadores indígenas para promover la educación  y el mejoramiento de los diferentes grupos. Durante su gobernación ocurrió el  terremoto de1983 que destruyó la ciudad y todos los planes que se habían iniciado cambiaron el rumbo para enfrentar la crisis.

Desde 1985 a 2012 ejerció su profesión como Terapista Bilingüe en  el Departamento de Salud Mental y de Servicios Humanos del Montgomery County y  Consultora, desde 2002, de Salud Mental en “Nueva Vida” Organización Privada para Mujeres con Cáncer en Washington, D. C. Fue Consejera de “Contemporary Therapeutic Services” en Maryland y tiene su consulta privada para ayudar a los latinos de bajos recursos económicos. En la actualidad trabaja con Child Center and Adultt Services.

En el momento es la  Presidente de “Popayan Corporation”[Marzo 2013]


ELSA GARRIDO CAJIAO. (1948)

El triunfo de Elsa Garrido en el tradicional concurso de belleza de Cartagena, le dio al Cauca un motivo de orgullo que sensibilizó a toda la población. Las gentes vieron en ella a una auténtica representante de la raza caucana y ella se encargó de afirmarlo con declaraciones inteligentes y un señorío que fue destacado por todos los medios de comunicación del país. Aún se recuerda el multitudinario recibimiento que le brindó Popayán al regresar a su ciudad luego de obtener el título de la belleza colombiana. Con la sensibilidad que siempre ha tenido por las causas sociales, recorrió el país contribuyendo a obras de beneficencia y haciendo tomar conciencia sobre la solidaridad con los más desamparados. En un país en donde quien obtiene el título de la belleza, disfruta de amplia posibilidad para hacerse escuchar, el nombre del Cauca a través de Elsa Garrido tuvo una oportunidad única de difundir sus valores humanos, la belleza de sus paisajes y la importancia de sus eventos tradicionales.[2007]

JOSEFINA ZAMBRANO CAICEDO. 1948

El día que la Universidad del Cauca le confirió el título de Ingeniera en Electrónica y Telecomunicaciones, el diario local comentó el hecho en términos justamente elogiosos: Al suceso debe registrarse alborozadamente en los anales de la ciudad. Josefina, privada de la facultad de audición, ha realizado esfuerzos meritísimos y dedicado una consagración sin par, para alcanzar los conocimientos que hoy la llevan a recibir su título profesional. Superó todos los obstáculos para comprender sin oír, para escuchar por los ojos, para interpretar gestos y acciones, para traducirlos en conocimiento. En un testimonio emotivo de sus años de colegio, su profesora la Hermana Alina Mosquera Chaux, quien había seguido de cerca todo el proceso evolutivo de esta alumna excepcional, dejó consignada en una carta al Presidente Belisario Betancur, en la que postulaba a Josefina para el programa Talentos, que "era sorprendente el manejo que tenía de los idiomas, su expresión escrita y oral" y añadía que "fue siempre una niña inquieta, despierta a la novedad, maravillosa amante de la música, llevando un ritmo que maravillaba por su exactitud, por su sentido artístico en medio de alumnas sin problemas de audición"..

Sus éxitos académicos locales solo serían el comienzo de una brillante carrera, que la llevaría a conseguir un doctorado en Acústica Aplicada en la Universidad de Maine en Francia en 1983 y cinco diplomas adicionales al nivel de postgrado en institutos europeos de educación superior, todos en la rama de las Telecomunicaciones aplicadas a los servicios informáticos.

Luego de un ejercicio profesional en Colombia como ingeniera en empresas multinacionales tomó la determinación de viajar a Francia con la clara intención de trabajar para conseguir que las nuevas tecnologías ayudaran a los sordos en su integración al mercado de trabajo y a llevar una vida sin las limitaciones que su condición pudiera acarrearle. sonas con limitaciones en el oído y la voz.

En 1990, Josefina Zambrano fue designada como Consejera del Viceministro de Salud del Gobierno Francés, una distinción que revela hasta que punto ha logrado conquistar singular reconocimiento en el país que adoptó para su realización personal y en donde sigue desarrollando su generosa tarea.

LAURA MERCEDES SIMMONS. (1954 - 1994).

El 23 de mayo de 1994, en las propias puertas de su casa en Popayán, asesinos inclementes dispararon contra Laura Mercedes Simmonds y segaron la vida de una de las mujeres que con más honestidad había asumido el compromiso de luchar por la defensa de los Derechos Humanos. La intolerancia embravecida cobraba esta víctima de selección entre las numerosas que habían quedado abatidas por la violencia de los últimos años en el Cauca. A los casos de campesinos humildes caídos en el enfrentamiento armado de una guerra sin sentido - cuyas principales víctimas se seguían contabilizando entre la población civil - se sumaban incesantemente periodistas, empresarios, líderes políticos e intelectuales, que por diversos motivos eran asesinados en esa sangría que pareciera no tener fin. Laura Simmonds pertenecía a esta última categoría de personas que habían hecho del pensamiento independiente y la entrega a las causas sociales, su argumento fundamental de vida.
Laura Mercedes estudió en el tradicional Colegio de San José de Tarbes de Popayán en donde obtuvo su bachillerato en 1973. Su inicial deseo de estudiar Psicología en la Universidad de Antioquia, la llevó a vivir a Medellín de donde regresó pronto para matricularse en la tradicional Escuela de Derecho de la Universidad del Cauca. El campo de las leyes se acomodaba mejor a sus intenciones de participar en política y a su vocación humanística. [1999]

ALINA MOSQUERA CHAUX.(1929- ) 

Es lo que a finales del siglo sucede con esta religiosa payanesa, que desde el sitial de directora de un prestigioso plantel educativo con más de un siglo de historia, ejerce un magisterio de vida que se reconoce como ejemplar. Perteneciente en la vida religiosa a la comunidad de las religiosas de San José de Tarbes, que tiene su sede en el sur de Francia, la Hermana María Claudia Mosquera ha dedicado su vida a la educación de cientos de jóvenes caucanas y de otras regiones del país, que reciben una aquilatada formación académica y una exigente preparación para su vida en sociedad. Tiene para ello la credibilidad que le da una refinada cultura adquirida en sus estudios en Europa y su propia vida que no corresponde propiamente a los arquetipos que usualmente se dan en este género de circunstancias.

Incorporó dos principios básicos que constituirían las bases de su tarea educativa: la modernidad para introducir junto a la excelencia académica la capacidad para adaptar nuevos métodos y procedimientos pedagógicos y la democratización para hacer a un lado el elitismo y proporcionar la oportunidad educativa a todos los sectores sociales sin distingo. Se afianzaba así y sin que ella lo buscara precisamente, su posición de llegar a ser un piso sicológico para la sociedad. Ya lo era, cuando en un gesto inusual para una mujer que tenía las serias limitaciones de la vida religiosa, decidió adoptar legalmente y formar una familia de niñas a la que consagró su vida personal con la devoción de una madre biológica.

Toda esta tarea formidable, realizada con la dignidad de una dama de perfiles clásicos, hace que Alina Mosquera Chaux sea una de las mujeres mas admiradas del Cauca en los finales del siglo.[2010]

STELLA MOSQUERA DE CHAUX.(1925-1998).

"Brillante, un paradigma de finura", dice Otto de Greiff en sus columnas de El Tiempo de Bogotá. "Uno de los más finos conjuntos de su género en el país", afirma Hernando Caro Mendoza en El Espectador. "Una especie de carga eléctrica fue lo que sentí al escucharlo", expresa Mario Gómez Vignes. "Nos conmovió", exclama en sus columnas el Observatore Romano.
Quien fundó y está sin pausa al frente de la agrupación musical que suscita estos comentarios, es Stella Dupont Arias, una payanesa que estudió música en el Conservatorio de la Universidad del Cauca y luego cursos de Pedagogía y Metodología Musical en la Universidad Nacional en Bogotá, en el Instituto Word en Medellín para más adelante, auspiciada por el gobierno de España, asistir a los cursos Manuel de Falla en Granada y a especializaciones del mismo género en Santiago de Compostela.
Pianista notable, pero sobre todo pedagoga, su tarea es reconocida nacionalmente por el perfeccionismo y tesón que pone a sus empresas artísticas. La Cámara Junior de Colombia le concedió en 1980 la distinción de "Ciudadano Meritorio" y el gobierno colombiano le confirió al Coro, la condecoración "Orden Nacional al Mérito" en 1982.[2007]

STELLA DUPON DE ARIAS. 1946

Nacida en Popayán en 1946, realizó sus estudios de piano en el Colegio San José de Tarbes y en el Conservatorio de Música de la Universidad del Cauca, donde obtuvo el título de Licenciada en Educación Musical. Posteriormente hizo estudios de Pedagogía y Metodología Musical; de Musicoterapia; y de Piano, Técnica e Interpretación Pianística. Actualmente realiza en Popayán una intensa actividad artística y pedagógico-musical, siendo destacables los conciertos didácticos que realiza en los barrios populares de la ciudad.
Al mencionar someramente los logros obtenidos por ella a lo largo del tiempo, he dejado ex profeso en último lugar al que reviste mayor importancia para la vida de la ciudad: la fundación y dirección del Coro de Cámara de Popayán.
La Semana Santa payanesa representa el reto de un pasado que regresa cada año a caminar a la luz de los cirios. Ceremonia litúrgica por excelencia, en su marco arrogante y estoico apareció, a manera de complemento necesario, el Festival de Música Religiosa creado por Edmundo Mosquera en 1964 y tres años después el Coro de Cámara de Popayán fundado el l8 de diciembre de 1967 por su actual directora, Stella Dupont Arias.
Su presencia en exigentes escenarios de Europa y América, equivale a nuestra mejor reivindicación porque las naciones se hacen respetables en la realización de sus artistas y en el ejemplo de sus hombres de bien.
Popayán debe mucho a su talento y dedicación. Las paredes de su casa guardarán para siempre la armonía que crece en la voz de sus pequeños alumnos. Su labor es un aporte del corazón a la historia de la ciudad, una de cuyas protagonistas es esta payanesa que, fiel a su vocación, contribuye infatigablemente al engrandecimiento de la patria.[1999]

MATILDE ESPINOSA DE PEREZ (1915-2008) 

Matilde Espinosa creció en el Cauca y se convirtió desde muy joven en una de las más audaces representantes de las letras colombianas. Era una de las escritoras más reconocidas de Colombia. Su última publicación ¿Uno de tantos días?, la presentó el año pasado a sus 97 años. Escribió 14 libros de poesía. Su obra estaba cargada de alto contenido social e indignación por la condición humana y el sufrimiento inútil.

Con un estilo literario contemporáneo se inició en la poesía en 1955 con la obra 'Los ríos han crecido'. Se destacan Por todos los silencios, Afuera las estrellas, Pasa el viento, El mundo es una calle larga, Memoria del viento, Estación desconocida, Los héroes perdidos, Señales de sombra, La tierra oscura y La sombra en el muro. En sus escritos abogaba por los desprotegidos y hacía un retrato literario de la violencia individual y colectiva de Colombia. Su estilo estaba distanciando del lirismo tradicional de la poesía femenina.

Durante 50 años de oficio literario, sus poemas parecían escritos por una persona más joven que ella. Recibió varios
reconocimientos por su trabajo. La última condecoración fue en el Encuentro de Mujeres Escritoras en el 2006. También fue condecorada por la Casa de la Poesía José Asunción Silva. Matilde Espinosa era la viuda del tratadista de derecho penal, Luis Carlos Pérez. Fue una de la primeras mujeres activistas del partido comunista colombiano.

Nacida en la población caucana de Toez, hablaba y leía francés y estudió a fondo los clásicos de la literatura universal. Vivió en Popayán, Cali y en los últimos 70 años en Bogotá.

Su casa en los cerros del barrio El Castillo era un refugio para tertulia literaria de escritores como León de Greiff, Enrique Uribe White, Carlos López Narváez, Nicolás Guillén y Mario Rivero. Jóvenes universitarios iban a su casa para escuchar sus poemas o presentarle sus obras que ella comentaba y corregía. Impresionaba la riqueza de su vocabulario, el tono de su voz y una prodigiosa memoria que le permitía recordar páginas enteras de escritores franceses, alemanes o ingleses y poemas de Manuel Hernández, Pablo Neruda, García Lorca y en especial de la obra Heraldos Negros de César Vallejo y de otros poetas con altas dosis de contenido social y humano en sus composiciones como Aurelio Arturo y Porfirio Barba Jacob.

Fue entrevistada por varias revistas literarias, publicaba en el suplemento literario de EL TIEMPO y apareció en programas de la televisión colombiana, entre ellos Yo José Gabriel donde llegó como sorpresa en una entrevista a su nieto, el periodista y promotor de artistas Fernán Martínez Mahecha. "No me gusta morirme" repetía a sus visitas, aunque sobrevivió por 12 años a una operación de cinco válvulas en el corazón y una implantación posterior de marcapasos, lo que no le impidió escribir cada día en su máquina Olivetti que la acompañó durante 50 años.[

Apoteosis de Popayan:III,1999]

EMERITA MALO (1926- 11 junio 2002) 

El humilde oficio de confeccionar muñecos de trapo se convierte en las manos milagrosas de esta mujer del pueblo en un arte que ha logrado reconocimiento más allá de nuestras fronteras. Heredada de españoles e indígenas, la habilidad para trabajar con arcillas, metales, maderas o telas, va convirtiéndose en un trabajo creador que pasa de generación en generación, cada una aportando los nuevos elementos que terminarán afianzando una cultura, admirable por su grado de autenticidad y por la representatividad que logra como expresión de la propia comunidad.
"Cuando la miraba en su mesa de trabajo, - escribió de ella Jaime Paredes Pardo -, me parecía que los dedos se poblaban de mariposas, pero no dejaba de preocuparme que de pronto los ojos se le fueran a evaporar, a fuerza de repetir puntadas y más puntadas para darle forma y vida a las mínimas creaciones navideñas".
Acompañadas de la limpia prosa de este gran escritor, las imágenes de las pequeñas piezas de esta modesta artesana, llegaron a las manos de miles de participantes de la Feria Mundial del Libro en Leipzig, Alemania, en donde obtuvieron el premio al libro más bello del mundo. [2002]

FILOMENA SEGURA DE AYERBE. (1841 - 1935)

Cuando se pasa por el  Parque Mosquera, a orillas del legendario Río Molino, se encuentra una edificación escolar modesta, que debió levantarse por allá en los años cuarenta. En la fachada principal está escrito el nombre de Filomena Segura, lo que con seguridad es el único recordatorio público de esta mujer excepcional, que en su tiempo significó el más denodado esfuerzo por hacer de la educación un propósito de vida. Lo más notable de esta existencia - de longevidad extraordinaria - es que buena parte se desarrolla venciendo situaciones adversas.

Las guerras civiles de la segunda mitad del siglo XIX lanzaron a su familia al exilio. Entonces inició con su marido y sus hijos un largo periplo que los llevaría a residenciarse sucesivamente en Chile, Panamá, Costa Rica y Cuba. Son viajes largos de penalidades sin cuento, como correspondía a una familia pobre que busca escapar de persecuciones, y que al mismo tiempo, debe sobrevivir y lograr un mínimo de recursos que aseguren a los hijos vestido, alimentos y vivienda. Doña Filomena tiene en su haber un patrimonio inapreciable: ha recibido en su nativa Popayán una educación esmerada. Su esposo, que estuvo en la Compañía de Jesús, la había instado a aprender el francés, la lengua culta de la época. Por eso, cuando llegan a una nueva ciudad, no le queda difícil que se le acepte socialmente y que pronto pueda ofrecer sus servicios como educadora. .

En Popayán, su actividad educativa se enrumba hacia la promoción de la educación pública. Y ante todo en la formación de maestras que se encargarán de llevar el saber a las regiones más apartadas del extenso Estado Soberano del Cauca. Fue la primera mujer que en el país tuvo la responsabilidad de dirigir la instrucción pública, en una dependencia que podría equipararse a lo que hoy son las Secretarías de Educación de los departamentos. Al mismo tiempo que ejercía la docencia escribió textos de historia y aritmética. Ya en su vejez gloriosa y apacible, era visitada continuamente por una piadosa romería de antiguas alumnas que le expresaban su devota gratitud.

Murió en Popayán a los 94 años de edad y dejó múltiples anécdotas fruto de su chispeante y agudo ingenio. Hay suficientes méritos para pensar que el nombre de Filomena Segura debe inscribirse en la galería de las mujeres esclarecidas de Colombia.[Filomena Segura Caldas,2003]

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com