ERNESTO CERRUTI
Jueves 7 de febrero, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Ernesto Cerruti, ciudadano italiano, está vinculado a la historia de Popayán, Cali y del Gran Cauca, por ser uno de los más ricos en el Gran Cauca por los años 1870's, estar casado con la nieta del Gran General Tomás Cipriano de Mosquera y además, por haber sido la causa de la ruptura de relaciones entre Colombia e Italia.

Ernesto Buenaventura Giacomo María Cerruti Castelli nació en Turín, Italia, el 14 de septiembre de 1844.

La historia de Ernesto en el Nuevo Mundo empieza en 1869 en Panamá en donde era un inmigrante italiano trabajando como zapatero, remendón de pailas, lustrabotas y en cuanto oficio se le ofreciera. Viajó a Guayaquil, en el vapor Inca, cuando se le presentó la oportunidad de reemplazar al cocinero que había muerto en el barco. Después de permanecer en Guayaquil sin haber conseguido el empleo, se trasladó a Buenaventura, en donde se conectó con miembros de la colonia italiana y logró un empleo.

En Buenaventura aprendió todo lo relacionado con el comercio nacional e internacional, así como las cuestiones aduaneras, gestión y alcanzar una cierta familiaridad con la situación de las empresas y de las empresas arraigadas en el territorio del Cauca. Sus éxitos le permitieron el ser cónsul de Italia en el Cauca. Gracias a su oficina consular y el conocimiento, fue capaz de acumular un importante capital que le permitió comprar los bienes de su antiguo socio y convertirse en uno de los principales comerciantes extranjeros en la zona.

En 1871 recibió la orden de traslado de las oficinas consulares a Cali y allí abrió la empresa "Ernesto Cerruti" para importaciones y exportaciones, con sucursales en Buenaventura, Palmira y Popayán. Al poco tiempo su compañía era el principal importador de productos extranjeros. En este mismo año se vinculó matrimonialmente con la familia del presidente del Estado del Cauca Gran General Tomas Cipriano de Mosquera al casarse con su nieta Emma Davies Mosquera. Las ventajas políticas y económicas de este matrimonio no se hicieron esperar, pues el 19 de marzo de 1872 el gobierno del Cauca, desempeñado por el general Jeremías Cárdenas Mosquera hijo adoptivo y yerno del general Mosquera, lo comisionó bajo contrato para que "importara de los Estados Unidos y transportara a Buenaventura 500 rifles y 100 carabinas Remington con 600.000 tiros y las bayonetas, sables y demás útiles correspondientes ", obteniendo al concluir el compromiso, un apreciable beneficio.

Su frase predilecta era: ¡Centu per centu, moderata ganancia!" ¡Ciento por ciento, ganancia  moderada!.

El escritor Gustavo Arboleda lo describe como "Vestido de lino de impecable blancura, la corbata de lino, las botas negras y lustrosas, que hacia limpiar mas de una vez al día, anillo nupcial en la mano derecha y en la otra anillo con insignias masónicas. Era de estatura regular, mas bien bajo que alto.

La familia habitaba en la hacienda Salento, que era una de las mejores, si no la mejor, de la región: con 6.250 hectáreas de potreros, ganado selecto, elegante y cómoda casa y piscina de natación. En carta dirigida al mismo Cerruti, James Eder (fundador de La Manuelita) la describía en los siguientes términos:

Conocí bien su casa de campo en Salento. la cual estaba arreglada y podía alojar a 40 personas con todo confort y lujo. Los salones, adornados con espejos, pinturas y objetos de arte; un piano y varios otros instrumentos musicales. Los sofás y todo el resto de los muebles eran de manufactura extranjera. La vajilla de porcelana y abundante en piezas. Había servicio de cristalería fino, y también servicio de plata en abundancia. Sus bodegas con toda clase de licores tales como champaña, oporto, jerez, borgoña, cerveza inglesa, varias clases de sauternes y vino del Rin y otros licores que rara vez se ven.

En 1873 decidió crear una compañía bajo el nombre de E. Cerruti Cía., y en calidad de miembros, el general Jeremías Cárdenas Mosquera, Lope Landaeta y Ezequiel Hurtado, (posteriormente elegido Presidente del país). Su objetivo era dedicarse a la compra de máquinas de los mismos lugares de producción. También entrar en negocios en la zona de Almaguer, Silvia, Pitayó para explotar los grandes bosques de quinas, en particular, con los resguardos indígenas y especular con artículos de primera necesidad, como la sal que era importada del Perú.

Ante las protestas de los cabildos se decretó un embargo a toda la sal que la compañía tuviera en Popayán, Cali, Buenaventura y Córdoba. Cerruti amenazó con demandar al gobierno caucano y con la intervención italiana si no se le reintegraba todo lo embargado. Esto condujo a una represalia contra Italia que culminó con la toma el 8 de febrero, de la finca Salento y acusaciones contra Cerruti de que había perdido la neutralidad al intervenir en la política.

El 12 de febrero de 1885. Eliseo Payán, Presidente del Estado Soberano del Cauca ordenó la confiscación de todas las propiedades de Cerruti y sus asociados y los ingresos de la empresa en Buenaventura, Cali, Palmira y Popayán, medida que la justificada mencionando la Ley del Estado del Cauca que declaraba un activo nacional la propiedad personal de Cerruti, sin tomar conocimiento que ésta medida era conflictiva con la Constitución. El 26 de marzo Cerruti denunció al gobierno de Italia los daños sufridos, que él avaluaba en 4-5 millones de francos

Para dirimir la controversia se confió el arbitramento al gobierno español, cuyo veredicto no fue reconocido por Colombia.  En 1895 el gobierno de USA ofreció mediar en el problema y en 1897 el presidente de USA dio un arbitraje concediendo a Cerruti la suma de 60 mil libras esterlinas por concepto de indemnización y además el gobierno de Colombia debía reconocer las obligaciones de Cerruti debido a la congelación de sus activos. Como Colombia no pagaba la deuda en el plazo estipulado, el gobierno de Italia envió cinco cruceros a la espera de tomar posesión de la aduana nacional hasta que la deuda fuera pagada.

Durante el periodo de 1897 a 1911 se siguieron un sinnúmero de acontecimientos: ruptura de relaciones entre Colombia e Italia, amenaza de bombardeo por los barcos italianos a puertos colombianos, pagos parciales de la deuda, sobre todo de los numerosos acreedores europeos. En estas condiciones, el que no estallara una guerra, se debió a la intervención del gobierno de los  Estados Unidos que logró prórrogas para pagar las cuotas a Italia y apaciguar los exaltados ánimos de los colombianos e italianos.

El 28 de octubre de 1911 los representantes de los gobiernos de Colombia e Italia firmaron un nuevo y final compromiso sobre las cantidades y los pagos de las deudas de Colombia a Cerruti y a los asesores de Cerruti y a sus acreedores europeos, incluyendo los altos intereses de mora..

Ernesto Cerruti, que de simple emigrante había logrado llegar a ser el hombre
más conocido y rico del Estado del Cauca, murió en Perugia, al norte de Roma, el 11 de febrero de 1915, pobre y en total anonimato. Casi nada le quedó de la inmensa fortuna acumulada en Colombia ni tampoco de la indemnización devorada por los acreedores particulares y por los gastos correspondientes a la defensa de su causa. Algunos de sus detractores lo acusaron de haber empleado el soborno, la corrupción, el contrabando de armas y hasta la explotación de los indios para crear el gigante comercial de la Cerruti y Compañía.


Referencias.
*The American Journal of International Law, Vol. 6. Ernesto Cerruti. pag. 1003-1029.
*Ernesto Cerruti. ALONSO VALENCIA LLANO.

Cordialmente,

 ***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a mariopbe@gmail.com

 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com