CAMPANAS ROTAS PERO CARGADAS DE HISTORIA
Viernes 22 de marzo, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Albert Sodemann nos ha enviado la entrevista que le hicieron al Maestro LLorenç Barber, con motivo del Concierto de campanas realizado en la ciudad de Popayán el pasado 16 de marzo.
Albert agrega el siguiente comentario:"Las fuerzas divinas que reinan sobre el clima han sido muy bondadosos con todos. El aire nocturno estaba caliente, una luna preciosa, las iluminaciones de los campanarios convirtieron el concierto a la vez en un espectáculo visual. Y lo más hermoso: la población salió toda, era como antes del terremoto, uno se encontraba en las calles nocturnas, saludándose, escuchando los campanazos. era como un reencuentro entre la antigua ciudad que todos los Payaneses añoran y recuerdan (hoy herida por tantas intervenciones urbanas perjudiciales) con su pueblo respetuoso con su patrimonio (muchos en la vida diaria no interesados sino en su propio beneficio no importan los demás)".

Cordialmente,
 

***

Campanas Rotas pero cargadas de historia
LLorenc Barber visita de nuevo a Popayán para ofrecer su arte sonoro
De: Karen Yiselle Ramos Urbano,
Diario del Cauca Nro. 48 del sábado 16 de marzo de 2013, p.24

 
Oriundo de España, LLorenc Barber es un músico, compositor, teórico y artista sonoro que ha incursionado con sus propuestas vanguardistas y con la música posmoderna, llevando a cabo ideas artísticas que él mismo denomina “música plurifocal”.
 
El maestro Barber lleva más de 30 años de trayectoria y ha recorrido el mundo con más de 150 Conciertos de Ciudad, especializándose en campanarios. En 1999 estuvo en Popayán haciendo sonar las campanas, y después de 14 años regresa para dar la bienvenida a la Semana Mayor que se conmemora en este mes en que también se celebran los 50 años de creado el Festival de Música Religiosa, con el concierto que percibirán los payaneses el 19 de marzo. En entrevista exclusiva con DIARIO DEL CAUCA, Barber explicó que cada persona y ciudad construye su propia música que se percibe al recorrerla, e hizo un llamado a recordar nuestra memoria cultural.

¿Qué encontrarán los ciudadanos en este concierto?
   
Hasta hace poco para oír música nos recluíamos en un auditorio, en un salón, en la grabación de un disco que escuchamos, pero mi propuesta, a la que llamo arte sonoro, es una invitación a percibir las campanas que son el centro de esta música. No es el compositor sino el propio instrumento abandonado y recuperado el que genera la melodía. Así que nadie espere una de esas melodietas bobas a lo gringo, porque para eso están los auditorios donde uno se sienta y le talla. En este concierto los asistentes deben pasearse por los nueve templos donde las campanas estarán sonando en simultánea, como San José, San Agustín, La Ermita, la Torre del Reloj, el Carmen, entre otros.
 
¿Cómo ha sido la preparación?
    Se han preparado ensayos previos con los músicos de la región que le apuestan a subir a los campanarios, a tener riesgos y superar temores, a crear sonidos con las campanas que están rotas pero que son hermosas y cargan la historia de la ciudad. Hemos estado trabajando en los ensayos con 48 artistas más, quienes con protección de algodones en los oídos para soportar el sonido nos acompañarán en el Concierto de Campanas que se produce al tocar los campanarios por los artistas en simultánea desde nueve capillas del centro de la ciudad.
 
Después de 14 años, ¿cómo encuentra a la ciudad?
    Encuentro a Popayán bien, en el sentido de atreverse a vivir la aventura de realizar el concierto de campanas; pero mal, en el sentido de que encuentro las campanas en el mismo estado o peor del que tenían hace 15 años cuando se realizó el primer concierto. Si cada año se arreglará una sola campanita, entre todos se tendrían mejores campanas artesanales para lucir en años futuros un concierto con un paisaje sonoro muy rico, sin tener que emplear todo el dinero en cambiar o arreglar campanas porque se nos iría todo, pero si hacer un esfuerzo por mejorarlas porque, junto a los viejos tesoros, tenemos las nuevas joyas.
 
¿Cómo encuentra los campanarios?
    Las campanas son vasos de memoria, ellas llevan la memoria puesta de generaciones que han nacido y han crecido con ese sonido que produce la campana. Los ciudadanos debemos preocuparnos de los elementos de nuestra cultura, porque es preocuparse por nosotros mismos, de nuestra memoria y del legado que vamos a dejar.
 
¿Qué plantea en su propuesta musical?
    Algunas de esas campanas, desde que yo vine no han sonado y están ahí con la caca de paloma encima y parecen un estercolero sónico. En vez de encontrar eso que acabo de describir, lo que debemos es hacer un encuentro de la gente bonita que somos y mejorar, pero eso exige primero un esfuerzo por parte de todos, esfuerzo que yo postulo mediante este concierto donde vamos a oir el retrato de lo que somos, somos miseria, somos seres rotos y somos seres extraordinarios de museo.
 
¿Qué melodías se escucharán?
    Las campanas ahí las tenéis como las dejó el terremoto de hace treinta años. Eso hace que algunas durante el concierto suenan a lata, pero lata y bronce convivirán durante una hora para crear una especie de río de sonidos que normalmente no escuchamos. Cuando oímos la misa toca una o dos campanas desde lejos con unas cuerdas, siempre igual: pin, pom, pin, pom. En este caso, aparte de hacer el pin pom, haremos sonar la campana con un badajo, varillas, rozando y golpeándolas generando una serie de ruidos muy diferentes de las melodías gringas. Debemos recordar que ya las campanas no son de los sacristanes, ni de los curas. Esas son nuestras, son de aquellos que las vivís, por eso todos tendrán la oportunidad de oír melodías con participación de los músicos de la región.
 
¿Cuál es la recomendación al público?
    Que no se esté quieto, porque en cada esquina donde se mueva descubrirá nuevos focos sonoros. Así que la recomendación es hacer un pequeño estudio sobre donde están las campanas y buscar el sonido, pero sin hacerse debajo del campanario porque es donde no se escucha casi nada, ya que las ondas sonoras son caprichosamente echadas al viento y se mueven en horizontal, por lo cual póngase en los cruces de calle, en las plazas abiertas, sea curioso, trate de adivinar de dónde viene el sonido, es un concierto plurifocal de nueve puntos esparcidos por el urbanismo.
 
¿Cuál es su opinión frente al Festival de Música Religiosa?
    Felicidades al Festival de Música Religiosa, que se ha empeñado en traspasar fronteras a través de la música no comercial, sacando todas las maravillas y la tradición de la música en un festival que es para todos.
 

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com