SITIOS DE RECORDACIÓN: EL BORDO, CAUCA
Sábado 28 de diciembre, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Jesús Arcos Solano informa sobre los graves problemas que tuvo El Bordo, Cauca, Colombia, debido a la demora del gobierno en el suministro de agua potable al poblado. El Bordo es la cabecera municipal del municipio de Patía. . Tiene 11.679 habitantes, disfruta de un clima agradable y seco, en un valle interandino a una altitud de 820 msnm aproximadamente; con promedio de temperatura anual de 26° C. Se pueden encontrar grandes ríos, infinidad de sitios espectaculares donde pasear, muchos restaurantes con comida típica de la región, todo esto sumado a la calidez de su gente lo hace un excelente sitio para salir de la cotidianidad. Cuna musical por excelencia, el folklor patiano es conocido en muchos países gracias a la originalidad de su gente, en toda la región se encuentra el sabor propio que los artistas patianos dan a sus interpretaciones. la música, la danza, la pintura y la poesía patiana son un tesoro encofrado que espera ser descubierto y bien utilizado en la cultura universal.[Wikipedia]


Cordialmente,

***

SITIOS DE RECORDACION: EL BORDO
Por: Jesús Arcos Solano.
El Nuevo Liberal. Popayán.
18 de diciembre, 2013


Todavía quedan en la mente de muchas gentes de épocas pasadas, lugares que fueron frecuentados por aglomeraciones permanentes de personas valerosas, que se destacaron en su tesonera labor por el empeño de conseguir el sustento diario. Sitios como ‘El Arrayán’ y el ‘Higuerón’, donde mujeres, curtidas por el sol canicular, acarreaban agua en tinajas o en tarros de manteca, desde estos lugares, era algo de admirar. Otras lavaban ropa para luego tener que subir por empinada cuesta con ropa mojada en una batea, sostenida en la cabeza con un rodete que amortiguaba semejante peso. Sostenían las tinajas y tarros con un equilibrio impresionante; algunas cargaban ropa debajo del brazo.

Una cosa es conocer el sitio, y otra contarlo. Cumplían las sacrificadas mujeres este difícil encargo, hasta en invierno, cuando el ascenso era más peligroso. Mujeres estoicas, guapas, como Lucina Solarte, Doña Basilia (de Callenueva) y otras, merecen el aplauso, aunque tardío, como reconocimiento a su valor. Tocaba realizar este trabajo, a costa de accidentes, por lo empinado del terreno. Uno de estos lugares, servía al mismo tiempo para el baño de la gente, que lo hacía sin recato alguno; pues en la época no existían los minúsculos trajes de baño de hoy, existían ‘parumas’, término que supongo, era muy bordeño.

Todo este caos social tuvo su origen en la falta de agua, que por mucho tiempo sometió a la ciudadanía bordeña a la más cruel de las penurias. Este problema duró muchos años; pues los dineros gubernamentales destinados para este fin eran saqueados y nunca investigados ni menos judicializados. Averígüelo Vargas, y ¿dónde estará Vargas? No sé cómo sobrevivimos en medio tan antihigiénico e insalubre.

Personaje típico, que cumplió la labor del acarreo del agua, no se puede dejar de mencionar: Cenen Latorre; quien en mulas cargaba el preciado líquido para la Policía de entonces. Cenen cumplía esta diaria tarea con mucho humor patiano; entonaba cantos, como: “Que bonito ojos tienes, debajo de esas dos cejas”. No rememoro estos bravos personajes en forma despectiva, sino para relievar su ardua misión y rendir un justo reconocimiento a su memoria. Fueron tiempos muy difíciles los vividos por un pueblo que jamás mereció esta suerte. Siquiera cesó la horrible noche y el nefasto día.

Otros lugares destinados para el baño personal y también para lavado de ropa fueron “los chorritos”, a donde se iba por la calle de la cárcel, por la casa de Don Sabulón Gómez. Este sitio quedaba en un hueco y a difícil que era su ascenso. Otros parajes semejantes fueron: El Bosque, Pasomalo Chiquito; aquí muchos aprendieron a nadar, Pasomalo Grande, Las Juntas (Rincón), Piedra Rica, etc.

En cuanto ‘El Bosque’ se recuerda un hecho histórico; el presunto ahogamiento de Simeón Daza (Chimujo), que en paz descanse. Según cuentan las lavanderas, lo vieron pasar y pensaron que se había lanzado al charco; y no lo vieron salir. Vino entonces la expresión lastimera: “Se ahogó Simeón”. El resto lo conoció el pueblo bordeño, que lo acomodó a su antojo. Se habla de un letrero, que decía: “A mí no me encuentran en el fondo de las arenas, sino en la tierra”.

Otro lugar de mucha concurrencia fue el río Patía y el Guachicono. Se acudía en grupos familiares y se preparaban suculentos sancochos.

¡Cómo no recordar el charco de ‘La India’ sitio preferido por bañistas. Se disfrutaba eufóricamente. Estas épocas son para evocar gratos momentos, lástima que ya se fueron, y como ‘Las Golondrinas’ de Bécquer, ¡No volverán!
Para todos los amigos bórdenos y patianos, les deseo una navidad feliz y un año 2014 lleno de ventura y paz.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to   mariopbe@gmail.com