LOS DOS AMOS DE POPAYAN
Sábado 4 de mayo, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Rafael Tobar Gómez, en su admirado sitio internet, "Popayán de Mis Amores", transcribe el articulo de Gustavo Wilches-Chaux en donde se reproduce una fotografía poco conocida de los Amos Liberal y Conservador, este último acompañado de su escultor español José Ascencio Lamiel. El articulo y la foto se puede ver en   http://www.rtspecialties.com/tobar/conex1/eccehomo.htm.  

Jaime Vejarano Varona se refiere a los Amos de Popayán, su historia y la anécdota de doña Jerónima.  El articulo se puede leer aqui

Horacio Dorado Gómez se refiere a las actividades actualizadas de las fiestas payanesas de Popayán de primero de mayo y a la de los dos amos. Agradecemos a Horacio el participarnos de su texto.

Cordialmente,

***

Reafirmación de fe 
Por
: Horacio Dorado Gómez
Columnista Diario El Nuevo Liberal
Mayo 2013.


 Antiguamente la fiesta del Primero de Mayo era para celebrar huelgas y manifestaciones de carácter solidario, para fomentar la unidad entre la clase obrera.  Hoy, es una impresionante festividad religiosa organizada por la Junta Pro Culto al Santo Ecce Homo, que representa a Jesucristo cuando Poncio Pilatos lo exhibe ante el pueblo diciendo: ¡He aquí el hombre! Desde el año 1938 nace esta infalible fiesta religiosa,  en que los católicos reafirman año tras año la fe al Patrono de la ciudad.
El Santo Ecce Homo es una escultura de talla completa y desnuda hecha de madera policromada de origen Quiteño del siglo XVII. Esta imagen llega a Popayán en 1680, adquirida aún sin terminar. Fue entonces, el artesano Don Juan Antonio de Velasco quien en Popayán la termina en su totalidad. Dicha imagen fue adquirida en la ciudad de San Juan de Pasto por Don Juan Antonio de Velasco y su esposa Doña Jerónima de Velasco, quienes la veneraron durante treinta años en el círculo familiar y facilitada  para una procesión de la Catedral de Popayán durante la Semana Santa. Familia que terminó cediéndola a la catedral en 1717, desde entonces, subida y dejada definitivamente en el Santuario de Belén.
Tras el deterioro de la imagen original por culpa del gorgojo, el ex presidente Guillermo León Valencia, le autorizó una réplica al escultor español José Lamiel, quien para ello se trasladó en 1960 a Popayán contratado oficialmente para realizar una copia exacta, trabajo que le tomó 6 años. Por ello, se dice que existen dos Amos en Popayán: uno liberal y otro conservador. La imagen venerada en el Santuario de Belén, descansa en un Trono de plata repujada; sobre su cabeza lleva clavadas tres potencias doradas con piedras preciosas y en su mano derecha porta una caña. El Ecce Homo es el protector, el Amo de Popayán, que también desfila en las procesiones de la Semana Santa. La imagen que actualmente sale en los desfiles sacros, es la réplica tallada por el español.
Esta festividad es una tradición anual que se celebra en dos procesiones: la primera, que antecede ocho días a la fiesta patronal, sale desde el Santuario de Belén hasta la Iglesia de San Francisco, en la que sólo alumbran mujeres, -“bajada” del Amo-. En otros tiempos, la procesión llegaba hasta la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción de Popayán. La segunda,  o sea, la procesión del 1° de Mayo, inicia en la Iglesia de San Francisco y va hacia el Santuario de Belén-“subida” del Amo-,   acompañado solamente de alumbrantes hombres. Hoy son hombres y mujeres de toda condición social, portando cirios encendidos en desfile religioso. Hasta hace pocos años lo hacían en ordenadas filas de alumbrantes por los andenes, pero por el aumento de población, hoy son ríos de apasionados fieles con el corazón lleno de recogimiento. Este año como nunca, reafirmaron su fe al Ecce Homo, miles y miles de creyentes que con respeto inundaron las calles de Popayán.   
 

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a /em> mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com