POPAYÁN EN BLANCO Y NEGRO.
Sábado 17 de agosto, 2013
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com
Popayán, Red Patoja

Amigos:

Mateo Malahora, se refiere en su articulo al libro de Antonio María Alarcón Reyna con el titulo de Popayán en Blanco y Negro, publicado en Proclama del Cauca.


Cordialmente,
***

POPAYAN EN BLANCO Y NEGRO
Por
: Mateo Malahora
mateo.malahora@gmail.com
Fragmentos.
Proclama del Cauca
Jueves 8 agosto, 2013

Antonio nos invita, a propios y extraños, con su narración estética seductora, a leer un mensaje documental, el de la ciudad que descansa, estacionada en su obra, donde la vida, paradójicamente, no se detiene y camina guiada por la luz, emancipada de las sombras.

 Investigación, cámara, diseño y edición, en un solo dispositivo de afectos y devociones, hacen del argumento de Antonio, una pedagogía visual que enseña a amar a Popayán, con una dosis de afecto que no difiere del enorme caudal de pertenencia y sentido que le prodigan sus hijos, lejanos y presentes.

Un libro que ayuda a recorrer las líneas sensitivas de la historia de la nación y la fisonomía visual retrospectiva de la ciudad que, pese a la preponderancia del pasado, nos conduce a imaginar el advenimiento de otros sueños en la semblanza de su sincretismo arquitectónico y social.

Lectura didáctica, lenguaje espontaneo, sin artificios; semántica urbana de la belleza, en la que se prescinde de metáforas visuales confusas, con fotografías tomadas para ser sentidas y donde Popayán no es vista como un testimonio gráfico agotado.

Fotografía que en el horizonte conceptual de Antonio se vuelve sujeto histórico, contemplación objetiva, sentimiento reflexivo y admiración, que ante los ojos y sentimientos del lector las emblemáticas construcciones del Centro Histórico de la ciudad, de ayer y de hoy, se observan como si salieran inéditas desde los espejos austeros de la luz.

Obra que se transforma en didáctico acervo de leyenda, sin espacios vacíos, imagen gráfica ritualizada por el tiempo, que desata el deseo de verla y fotografiarla nuevamente, tan pronto se ha cumplido con la ceremonia de sentirla y de leerla, para repensar su memoria, allí donde descansa la febril construcción de patria y de nación.

Popayán en Blanco y Negro, un lugar donde la arqueología cultural nos enseña formaciones históricas diferentes, contradictorias, pensamientos y sueños fragmentados, sociedad en movimiento y estética modernista deslumbrante, como en la voz del Maestro Valencia, querella que está viva: “Mísero can hermano de los parias, tú que inicias la cadena de los que pisan el erial humano roídos por el cáncer de la pena; es su cansancio igual a tu fatiga; como tú se acurrucan en los quicios o piden paz, sin una mano amiga, al silencio de oscuros precipicios”.

Fotografía que hace honor al periodismo como constatación de instantes, momentos y tiempos históricos que condensan la memoria de Popayán; fotografía lograda con los mejores cánones de la excelencia estética, de una ciudad que al ser aprehendida, retratada y repensada, como lo ha hecho Antonio María Alarcón Reyna, desvela que es imposible no dejarse cautivar y seducir a plenitud, pero, sobre todo, no sentir amor por ella.

***

   Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a
mariopbe@gmail.com
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com