EL FIN DEL GENERAL ANTONIO VILLAVICENCIO
Y ANTONIO JOSE LLORENTE.
Lunes 22 de octubre, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

La historia del Grito de Independencia de Colombia el 20 de julio de 1810, no puede terminar sin referirse al final de las vidas de los dos protagonistas realistas: el General Antonio Villavicencio y Verástegui, nacido en Quito y el español Antonio José González Llorente.

Para esta historia seguimos la versión del historiador Pablo Victoria en su libro "La otra cara de Bolívar".

"El primero en ser ejecutado por alta traición, [en el régimen establecido por el General Pablo Morillo], fue el general Antonio Villavicencio, comisionado de la Regencia para que mediara en los problemas de la Nueva Granada y quien terminó pasándose al bando contrario. La alta traición consistía que Villavicencio había sido teniente coronel del Ejército Real. El consejo de guerra lo condenó a ser fusilado por la espalda al hallársele reo indigno de mirar de frente al pelotón, previa degradación de su rango, títulos y arreos militares y la confiscación de sus bienes".

"El 6 de junio de 1816, con gran aparato y redoble de tambores, le ordenaron, pasándole revista alrededor; sus charreteras fueron arrancadas por un oficial, la espada fue doblada hasta romperla y luego hoja y mango, todo, arrojado al suelo, a la vista de la multitud. El humillante edicto fue leído".

"Morillo se sintió tentado a conmutar la condena a Antonio Villavicencio pues no podía dejar de recordar que había servido en España bajo sus órdenes directas cuando apenas se formaba para militar y don Antonio, en calidad de capitán comandaba la corbeta en la que Morillo servía".

"Villavicencio soportó el suplicio con gran valor pues salió muy entero y llegó donde estaba la tropa. Después se sentó en el banquillo. No se humillaría. Moría, pues, el hijo de Fernando, conde del Real Agrado, habiendo desagradado al Rey y desobedeciendo la ley".

 "¿Qué le pasó al pobre español Antonio Llorente, quien pagó los platos rotos de la reyerta del 20 de julio?."

"Cuatro meses después de la revuelta, el 13 de noviembre de 1810, el tribunal de justicia revolucionaria sobreseyó el proceso contra él. La defensa de Llorente desapareció de los archivos; tal vez por lo vergonzosa que resultaba su acusación. El Archivo Nacional no la tiene, no ha sido posible encontrarla; obtuvo la libertad el 4 de enero de 1811 porque la naciente república juzgó que Llorente había servido bien, aunque impensadamente, a la causa independentista al aclarar " me c ... en Villavicencio y todos los americanos". Parece que esto, curiosamente, lo salvó".

"Fue Llorente uno de los chapetones a quien quiso ejecutar Bolívar cuando entró a Santa Fe. El Congreso y Fernández Madrid se lo impidieron. Al salir libre, y después de que Bolívar se marchara a Cartagena, decidió irse del país dejando muebles, enseres y todo cuanto había hecho de riquezas. Pasó por Cartagena durante el asedio de Bolívar a la plaza y, como pudo, llegó a Kingston, donde residió hasta 1816".

"Volvió ese año a rescatar lo que había dejado, muy ufano de la reconquista. Reabrió sus operaciones mercantiles y siguió prosperando. En 1819, a partir de la continuación de la guerra de independencia, emigró de nuevo y esta vez para siempre".

"Murió en Cuba. Atrás dejó amigos fama y otra vez sus enseres. Dos de sus hijos quedaron en Santa Fe al cuidado de Luis Rubio Ricaurte, el sujeto que se prestó a realizar la trama del florero de Llorente" [con los hermanos Morales].
 

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a mariopbe@gmail.com
e incluir
 "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com
 with "unlist" in the Subject line.