ESFUERZOS DEL CAUCA POR
MOSTRAR SU OTRA REALIDAD
Jueves 9  de agosto, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
http://mariopbe.com/
mariopbe@gmail.com
 

Amigos:

José Antonio Sánchez, Enviado especial Popayán, de El Tiempo, ha escrito un articulo que describe los esfuerzos que  la ciudad de Popayán está realizando para superar sus problemas.

Cordialmente,

***

El duro esfuerzo del Cauca
por mostrar otra cara de su realidad
Por: JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ
| 8:04 p.m. | 08 de Agosto del 2012
 EL TIEMPÓ.


Popayán quiere mostrar otra faceta, pero en el esfuerzo se tropieza con una realidad inocultable.

Sobre la cúpula de la iglesia San Francisco se impone la figura intimidante de un helicóptero de la Policía Nacional. En el interior de la nave, un uniformado con megáfono vocifera un mensaje un poco inaudible, en parte porque las aspas ahogan sus palabras.

Es jueves en la mañana en Popayán y sus habitantes se preparan para otra jornada laboral bajo esta inusual escena, que más parece un capítulo de la guerra en Afganistán.

Con dificultad, Jairo Paz, un agente viajero e investigador de la historia de la ciudad, escucha que el policía que habla a través del megáfono sobre la cúpula de la iglesia está agradeciendo a los habitantes por el apoyo a la institución, pero muy cerca de él dos turistas, en bermudas y sandalias, miran extrañados.

Más que una coincidencia, la escena retrata el momento que vive Popayán, capital del Cauca, territorio que en las últimas semanas ha estado en las primeras planas de los diarios y en los titulares de los noticieros por el conflicto que se vive en el norte, donde los indígenas piden la salida de sus territorios del Ejército y la guerrilla de las Farc.

Popayán quiere mostrar otra cara, pero en el esfuerzo se tropieza con una realidad que es inocultable y que hace divagar a la mayoría de sus habitantes por caminos circulares, llenos de muchas propuestas, pero sin una solución definitiva.

Jairo Paz, por ejemplo, se concentra en mostrar las joyas arquitectónicas, históricas y religiosas de una ciudad que fue fundada en 1537 por Sebastián de Belalcázar, pero camino al parque Caldas confiesa que un grupo de austriacos canceló el viaje, que tenía previsto para la próxima semana, porque la situación en Caloto y Corinto, lugar de las tensiones con los indígenas y donde el Ejército combate a las Farc.

"Escriba algo diferente, por favor. Antes de que sigan cancelando", dice en una ciudad que deriva buena parte de su economía del turismo y que, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), es la segunda con más alto desempleo en el país.

Los esfuerzos se repiten de manera sucesiva: el coordinador de cultura del departamento, Carlos Vidal, anuncia a un grupo de turistas que dentro de poco Cuatro Esquinas El Tambo, el sur occidente, será declarado capital del Chontaduro, el fruto de alto valor en proteínas y minerales al que también se le atribuyen propiedades afrodisíacas, que lo podrían hacer tan popular como la Mamajuana en el turismo de República Dominicana.

Y también está el Congreso Gastronómico, que llega a su décima versión el próximo 6 de septiembre. "Necesitamos de su ayuda para mostrar una cara diferente del Cauca y está es la oportunidad", dice Guillermo Alberto González, presidente de la Corporación Gastronómica de Popayán.

Cauca tiene la riqueza de una cocina en la que se mezclan las tradiciones de las comunidades afro, los indígenas y los españoles. Los organizadores del Congreso quieren deleitar a los comensales con el chontaduro, la caña de azúcar, la trucha y el aguacate y con la mejor de la cocina de Corea del Sur y Perú, países invitados de honor.

La realidad sigue ahí

Pero, pese a todos estos esfuerzos, la realidad sigue ahí: ese jueves en la mañana, mientras la Cauca turística trataba de mostrar sus atractivos, un grupo de indígenas de la Organización de Pueblos Indígenas del Cauca (Opic) se agolpaba bajo la arcada de la herrería, justo bajo el Puente del Humilladero, en una manifestación en la que expresaron su apoyo al Ejército, en abierta oposición a sus hermanos indígenas del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) y los de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte (Acin).

Este viernes 10 de agosto serán los indígenas del Cric y los del la Acin los que marchen por las calles de Popayán en una demostración adicional de que las tensiones siguen latentes y de que las exigencias de estas comunidades siguen sin recibir una adecuada respuesta.

No es un conflicto reciente y con un único responsable. El periodista quilichagüeño -de Santander de Quilichao- Antonio José Caballero sostiene que empezó hace más de 60 años y que ha prevalecido por falta de un diálogo con todas las comunidades. "Este problema no es ahora".

Tal vez ha cobrado más notoriedad este año. El Departamento de Estado de los Estados Unidos reveló que los ataques terroristas de las Farc se "incrementaron a partir de noviembre del año pasado como una represalia por la muerte de su máximo líder 'Alfonso Cano' ", dado de baja por el Ejército en el sur del Cauca.

"La crisis del Cauca tiene que ver, entre muchas otras razones, con que esa guerrilla -las Farc- fue desalojada de su bastión del Cañón de las Hermosas en el Tolima y cientos de guerrilleros se corrieron al Cauca", escribió en su más reciente columna el periodista Mauricio Vargas.

El Cauca es...

Al margen de estas explicaciones, un amplio sector de los caucanos siguen empeñados en mostrar la otra cara del departamento. La Compañía Energética de Occidente, que distribuye y comercializa el servicio de energía, escogió la semana pasada a 11 talentos de la región para exaltar su trabajo.

La boxeadora Ingrid Lorena Valencia, el patinador Andrés Felipe Campo, el fotógrafo Carlos Miguel Varona, el médico Santiago Ayerbe, el cultivador de café Jairo Edil Díaz, el fabricante de violines José Walter Lazo, la vendedora de dulces Doris Oliva Hoyos, la profesora Ana Milena Muñoz, entre otros, fueron los escogidos en el empeño de darle un rostro diferente al departamento.

"No puede ser que todo el mundo salga corriendo del departamento (...) Un país se construye a pesar de todo y nosotros queremos dar confianza y visibilizar una forma de aportarle a la región", dice Luis Freyder Posso, gerente de la Compañía Energética.

En otro extremo del departamento el iraní Ramin Shahzamani, representante en Colombia de la fundación War Child dice con satisfacción que, tras 30 meses de trabajo, logró darles protección y apoyo psicosocial a 1.839 niños, afectados por el conflicto en el sur del Cauca y Putumayo.

La preocupación, ahora, es la suerte de estos muchachos, pues seguirán expuestos al conflicto. "En proyectos sociales no hay ninguna garantía, es un trabajo constante. En un contexto de conflicto, cómo podemos decir que no vamos a tener víctimas.

La solución real es la paz; es la única garantía que podemos tener", dice Shahzamani.

El esfuerzo por mostrar la otra cara del Cauca es notable, plausible y necesario, pero tal vez insuficiente, porque la realidad siempre estará tocando en nuestras puertas para recordarnos que sigue ahí, aunque no nos guste.

José Antonio Sánchez
Enviado especial Popayán
Editor ELTIEMPO.COM

***
NOTA El presente articulo y los anteriores, los puede ver y leer
horas antes de llegar por email a su PC, utilizando el vínculo:

http://mariopbe.com/

***
Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa
 por favor informar a
mariopbe@gmail.com e incluir "descontinuar"
en la línea "Subject"
 
To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply
to
mariopbe@gmail.com  with "unlist" in the Subject line.