¿QUE SE HIZO ÉDGAR NEGRET?
Martes 21, de agosto, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
http://mariopbe.com/
mariopbe@gmail.com
-
Amigos:

Eduardo Escobar se pregunta en el articulo que
reproducimos hoy.¿Qué se hizo Édgard Negret?
El poeta, escritor y periodista antioqueño Eduardo
(1943), es cofundador del movimiento Nadaísta
en 1958 y ha publicado varios libros de poemas
y ensayos.

Cordialmente,

***

Opinión 06:17 p.m.
Qué se hizo Édgar Negret?
El Tiempo.,
Eduardo Escobar, columnista de EL TIEMPO.,


Hace años, para agradecerme una nota sobre su última exposición en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, o tal vez sobre la que presentó en Caracas en la sede opulenta de una petrolera desamparada de público pero bien nutrida de vigilantes vestidos de gala, el escultor Édgar Negret me ofreció una de esas mariposas de hierro que hacía entonces, en paralelo con sus obras de motivos incaicos. Fui a su casa un montón de veces a la caza de mi mariposa. Pero me sometían siempre al mismo ritual de unos rostros que asomaban detrás de una confusa cortina o por una puerta entornada, para decir después de cuchicheos y susurros que el maestro no estaba, que estaba cansado, que se había dormido, que si venía otro día... Volví un montón de veces. Hasta que me cansé de subir hasta esa casa tan alta en las laderas de los cerros orientales de Bogotá. Y me olvidé de mi mariposa y de Édgar Negret. Tal vez se había arrepentido de regalarme esa mariposa. Tal vez había reconsiderado mi nota y la había hallado insuficiente u ofensiva. Me dije.

Vine a entender lo que pasaba estos días a raíz de las palabras de Gloria Zea en la revista Bocas de EL TIEMPO. Allí, entre recuerdos neoyorquinos y declaraciones de amor a Édgar Negret y de la memoria de una lámpara que le fabricó con una rueda de bicicleta, la más bella del mundo, Gloria Zea agrega que la situación de Negret es de llorar, y que le duelen su situación y las falsificaciones de su obra que hacen en su nombre sus antiguos ayudantes y sus herederos legítimos, con una afirmación espantosa, increíble.

De Negret se oyen muchas cosas ahora. Que está sumido en la inconsciencia, que como a García Márquez le cayó la peste del olvido; que vive preso de la capilla de sus viejos amigos e incluso que está muerto. Nadie sabe la suerte de ese hombre diáfano y refinado que corrió el mundo con sus máquinas amarillas, rojas y azules, y que antes de que le cayera la desgracia se puso a hacer mariposas como las que admiraron en Popayán su niñez, en homenaje a las que debió ver en la suya la abuela que descubrió entre la realeza de los incas, según me dijo la última vez que conversamos. Convirtiéndose en el primer payanés en enorgullecerse, no de la herencia de algún español cerrero y con niguas, o de algún general republicano, amo de indios y asesino impune, sino de la sangre aborigen que a todos nos toca. Incluidos a los payaneses de sangre azul.

Édgar Negret es hoy un enigma. Y para empeorar las cosas, su obra es irrespetada por la ignorancia de los encargados del amoblamiento urbano. Las esculturas del centro de Bogotá, según vi., fueron intervenidas y repintadas con un rojo ofensivo al aceite, de circo nuevo, muy distinto del rojo mate que Negret hizo suyo. Y alguien me dijo también que para redondear la pena su museo de Popayán ahora es una casa saqueada. ¿Será cierto? ¿Es posible que la vida de un hombre que entregó su vida a la exploración de las geometrías de los planos doblados sobre sí mismos, de las esencias formales de los objetos, acabe convertido en una cosa que llevan y traen unos judas? Eso me hace recordar El maestro de escuela, la obra de Fernando González, cuyo narrador exclama en la última página: Putísima es la vida.

Relacionados
Eduardo Escobar

, ***
Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa
 por favor informar a
mariopbe@gmail.com e incluir "descontinuar"
en la línea "Subject"
 
To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply
to
mariopbe@gmail.com  with "unlist" in the Subject line.