REUBICACIÓN DE LA ESTATUA DE BELALCÁZAR
Jueves 21 de junio, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
http://mariopbe.com/
mariopbe@gmail.com

Amigos:

El diario El Liberal de Popayán informa que la administración
municipal está buscando reubicar a otro sitio  la estatua del
Fundador de la ciudad Sebastián de Belalcázar.
Al final, el diario transcribe un comentario. No menciona el
nombre de su autor..

Cordialmente,

***

Buscan reubicar a Belalcázar en la entrada a Popayán
Publicada por Lilian Arelly García
El Liberal
Jueves 21 de Junio de 2012 - 12:17 AM

Administración municipal busca conocer opiniones frente a la propuesta de reubicar la estatua ecuestre del fundador de Popayán.

El monumento a Sebastián de Belalcázar, ubicado en el Morro de Tulcán, es uno de los símbolos más representativos de los payaneses. Tristemente, esa estatua ecuestre elaborada por el artista español Victorio Macho, ha pasado de ser una remembranza de la conquista a convertirse en un ‘mural’ y en un objetivo del vandalismo.

Los alrededores de la estatua se tornan inseguros y vecinos del sector explican que entrada la tarde y en ocasiones, sin importar la luz del día, se presentan hechos delictivos y el lugar está siendo usado como sitio de reunión para el consumo de sustancias alucinógenas.

Conocedor de esta situación, hace algunos días el Secretario General de la Alcaldía de Popayán, Reynaldo Muñoz, lanzó una propuesta para salvaguardar la escultura del fundador de Popayán.

“Aunque la hemos protegido con ayuda de la policía, es una estatua atacada por el vandalismo. La cabeza en bronce de Sebastián de Belalcázar ha sido cortada con segueta a la altura del cuello, tal vez, con la finalidad de hurtarla y fundirla. Además, tiene grafitis en la totalidad de la superficie, entonces la propuesta es reubicarla en un sitio seguro donde se proteja como monumento nacional” indicó Muñoz.

Por ser una obra de arte y por tratarse del fundador, se pretende ubicar a la entrada de Popayán, pero se espera que sean los ciudadanos quienes opinen sobre el tema.

La administración municipal ha estado adelantando contactos para restaurar la obra a la cual se le debe aplicar soldadura autógena de bronce en el cuello, pulir hasta dejar la textura de la superficie original, poner pátina sobre la cabeza y el cuello, retirar la totalidad de los letreros (grafitis) ubicados en la escultura, lavar la escultura para neutralizar los solventes y aplicar una resina cristalina para protegerla.

Sin embardo, el Secretario General insistió en que no será suficiente su cuidado si no hay cultura ciudadana y respeto por los valores históricos y artísticos de la ciudad y dejó abierto el debate ante la propuesta de reubicación.

A favor y en contra

Tras conocer la intención de traslado de la escultura de Belalcázar, más han sido las opiniones a favor que en contra, a través de las redes sociales y de la consulta entre los ciudadanos, se dejan ver comentarios de quienes creen que la medida es oportuna no sólo por el ataque que sufre, sino porque el Morro de Tulcán hace parte de un legado indígena, donde no bebería estar la imagen de un conquistador.

La apatía ante el mobiliario histórico y deterioro progresivo al que se expondría la imagen, son también razones para apoyar el traslado.

Por otra parte, el gestor social Jafeth Gomez, comentó que la imagen de Sebastián de Belalcázar, no estaba ideada para ubicarse en el Morro, pues se creó con la finalidad de hacer presencia en la plaza de la iglesia de San Francisco, por lo que concibe que la medida es oportuna.

Enfatiza su argumento, citando al historiador Hernán Torres, quien en sus escritos explica que a mediados de los años 30, cuando Popayán se disponía a celebrar el cuarto centenario de su fundación, se organizó una junta de festejos para programar las obras y actos conmemorativos de esta fecha.

"El poeta Guillermo Valencia, había expresado su interés en conseguir dos grandes monumentos conmemorativos de los orígenes de la ciudad", dice Torres.

Uno, era en honor al Cacique Pubén, encargado al pintor y escultor colombiano Rómulo Rozo, y el otro, una estatua ecuestre de Sebastián de Belalcázar a cargo del escultor español Victorio Macho. La primera, cuya altura se especula podría ser de 15 metros, se posaría dominante desde el Morro de Tulcán. La segunda, sería parte integral e inseparable de la arquitectura de la ciudad, pensada para ser puesta en la plaza de la iglesia de San Francisco.

Ya el 26 de diciembre de 1940, con presencia del Presidente de la República Eduardo Santos, se llevó a cabo los actos conmemorativos de la fundación de la ciudad y durante cuatro días se inauguraron diferentes lugares, como el aeródromo de Machángara, el Panteón de los Próceres y el Palacio Nacional.

También se descubrió la Apoteosis de Popayán, del maestro Efraín Martínez, en el paraninfo de la Universidad del Cauca, al igual que un busto de Toribio Maya en el hospital de caridad, las estatuas de Tomás Cipriano de Mosquera, en el parque que lleva su nombre, y para sorpresa de pocos la de Sebastián de Belalcázar en el Morro de Tulcán, lugar en la que debía ir la del Cacique Pubén, la cual parecía haberse extinguido con los indios exterminados por los españoles en la conquista.

Nadie supo nada sobre la ausencia del monumento al Cacique Payán. Los festejos siguieron y la incertidumbre de su estatua pronto hizo parte del pasado. Sólo la voz del maestro Guillermo Valencia se alzó contra estos hechos "hay que dejar a los necios con sus necedades; de una obra de arte hicieron un pisa papel", dijo refiriéndose al lugar en donde pusieron a Belalcázar.

Jafeth Gómez, también comparte el análisis del docente de la Universidad del Cauca, Felipe García Quintero, quien escribe que “al poner la estatua del conquistador sobre el morro, se consolida un procedimiento de hispanización del patrimonio cultural – nativo, que se da con el reconocimiento, reapropiación y resignificación de la herencia española, depreciando o invisibilizando la cultura indígena".

Pese a estas versiones, se espera que ciudadanos y conocedores sigan expresado sus opiniones, en un ejercicio por escudriñar la historia y llegar a un acuerdo en beneficio del mobiliario cultural.

Publicada por Lilian Arelly García

*
Comentario
24108 | LEGTIGER | Miércoles 20 de Junio de 2012 - 11:19 PM

Definitivamente en Popayán no existe ni existirá identidad de nada....porque mueven los monumentos (ya ha pasado con otras) a antojo de unos pocos, reforman las plazoletas como se les da la gana (plazoleta de san francisco, una plazoleta totalmente extraña y diferente a la arquitectura de la ciudad)....modifican el parque de caldas invirtiendo un poco de plata y tardándose un año para simplemente adoquinar dos cuadras y colocar unos bancos y unas lámparas que en nada van con estilo de lo que se pretende tener como ciudad colonial)..a ese paso dirán que es mejor desmontar el puente del humilladero para hacer un puente en no se donde...o quitar la torre del reloj de su sitio porque no cumple una mision...A VER A DEFENDER LA ARQUITECTURA Y LA IDENTIDAD PATYANESA...SINO ESTAMOS JODIDOS...Simplemente siendo un distrito turistico pero se maneja como cualquier pueblo haciendo obras de medio pelo y a medio hacer... Para nadie es un secreto que el morro ha sido un sitio de reunion de marihuaneros y viciosos pero entonces lo mas facil es dejar pasar las cosas...como todo en este pais si la gente hace grafitis nadie dice nada se les habre espacios aunque esten atentando contra el bien publico y el respeto donde quedo y los deberes???

***
Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa
 por favor informar a
mariopbe@gmail.com e incluir "descontinuar"
en la línea "Subject"
 
To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply
to
mariopbe@gmail.com  with "unlist" in the Subject line.