LLUEVE SOBRE LA CIUDAD
Martes 23 de octubre, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Ruth Cepeda Vargas, payanesa, escritora, educadora,
escribe el presente articulo sobre el estado actual de la
ciudad de Popayán. Impreso en la edición de El Liberal
del día de hoy..

Cordialmente,

***

Opinión. Columnistas
Por: Ruth Cepeda Vargas
Lunes 22 de Octubre de 2012 - 11:04 AM
El Liberal. Popayán.


Llueve sobre la ciudad…

Y el cuento que les voy a relatar es el mismo de siempre. Popayán,
hoy por hoy, perfectamente podría estar sin alcalde y de paso se ahorraría un montón de plata en sueldos que no tienen ninguna justificación. El paisaje que presenta esta ciudad, antes admirada por los turistas, es de completo caos y desidia. Yo creo que como van las cosas sería mejor trastear de una vez la galería y todos los pequeños negocios que la rodean para situarlos definitivamente en el parque de Caldas y así facilitarles de paso la compra de mercados y chucherías a todo el mundo y estoy absolutamente segura que la ciudadanía quedaría agradecida y feliz con esta decisión que ya es casi un hecho…

El paso por la calle sexta en el dichoso sitio en donde funciona ese circo llamado centro comercial ANARKOS daría para filmar una película en la cual se muestre en todo su esplendor lo que es un desgobierno y y cómo en sus narices este caos se desarrolla en pleno centro histórico por no decir histérico. Nadie da una explicación clara a este asunto que ya se volvió problema ciudadano. Llegará un momento en que esta zona o sea toda la calle sexta llegue a estar dominada completamente por los negocios sobre los andenes.

 ¿Cómo se aguantan esta situación los almacenes que funcionan desde hace mucho tiempo allí y que deben pagar impuestos y en donde ya sus clientes no tienen la posibilidad de entrar a ellos pues las puertas de acceso están totalmente llenas de mercancías? El silencio cómplice es un misterio tanto de parte del gobierno como de los dueños de estos almacenes que antes gozaban de un ambiente tranquilo en donde sus visitantes podían fácilmente acceder en forma normal como lo exige un que desde hace mucho tiempo funciona en ese sitio.

Si uno no hace respetar su espacio y sus derechos está perdido. Día a día la ciudad ve borrarse su fisonomía. Y la culpa la tenemos todos los que la habitamos. Por ejemplo: va para un año que la techumbre de las oficinas que quedan en el segundo piso del Banco de Occidente frente al parque de Caldas sufrió un accidente. Y es una vergüenza el techo de zinc que reemplazó al accidentado en plena carrera sexta, vecina al Banco de Colombia y que se quedó para siempre como una muestra palpable de nuestra indiferencia.

¿En dónde están las autoridades que velan por la parte histórica de Popayán? ¿Ellas existen o acaso reposan en algún museo? Hay algo que se llama “memoria histórica” que es la ruta, es el camino, es la remembranza que todos los turistas del mundo buscan cuando llegan a alguna ciudad como la nuestra.

Es el orgullo de mostrar un pasado que no debe borrarse y el cual es necesario prolongar en el recuerdo de todos. “ Como vamos, vamos mal” dice la canción. Si nuestros cimientos se desmoronan y el olvido se apodera de todo:

 “apagá y vámonos”. 

Publicada por Ruth Cepeda Vargas

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red
 payanesa por favor informar a mariopbe@gmail.com
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please
 reply to  mariopbe@gmail.com
 with "unlist" in the Subject line.