EL BOLÍVAR DE JOSÉ MARÍA ESPINOSA
Jueves 23 de agosto, 2012
De: Mario Pachajoa Burbano
http://mariopbe.com/
mariopbe@gmail.com

Amigos:

José María Espinosa Prieto, (1796-1883), patriota, héroe, militar, historiador, autor del famoso libro " Memorias de un abanderado", pintor, ocupa las páginas de la  historia, entre otras hazañas, por haber logrado pintar al Libertador Simón Bolívar frente a frente.
Este articulo es una adaptación de los párrafos correspondientes del libro citado.

Poco tiempo antes del intento de asesinar al Libertador (25 de septiembre de 1828) Bolívar lo llamó para que le hiciera un retrato. El Libertador lo recibió muy cariñoso, se colocó frente a él con los brazos cruzados, iniciando José María el diseño, y a los pocos minutos le preguntó si ya estaba el retrato, respondiéndole que faltaba mucho. Al rato, el Libertador le dijo que podía venir a continuar el retrato cuantas veces deseara antes de las once y antes de que se reuniera el Consejo.

Durante la tercera sesión le preguntó al pintor si quería ir á Italia á ver las obras de los grandes artistas, al aceptarle la propuesta el Libertador agregó que el gobierno le costearía el viaje y todo lo necesario para que allá recibiera lecciones de los más afamados pintores y que a su regreso podría poner una escuela.

Muy poco era el tiempo que podía continuar con el retrato pues cuando no estaba inquieto, se quedaba pensativo, con los ojos fijos en el suelo y la cabeza inclinada por lo que tenia que suspenderlo. Pero un día recobró el pintor su entusiasmo cuando Bolívar le dijo que estaba el retrato idéntico a él.

José María cuenta que: "Habiendo concluido el retrato en casa, dejé una copia para mí, y llevé el original a Palacio al tiempo que entraban algunos miembros del Consejo, como D. Joaquín Mosquera, los señores Restrepo y Castillo Rada, los cuales elogiaron mucho el retrato; Bolívar dijo que estaba muy parecido, y yo tuve el honor de  presentarle mi obra a Su Excelencia como un pequeño testimonio de gratitud".

José María se creía ya en Italia, pero la conspiración de septiembre, canceló este viaje. Hizo muchas copias del exitoso retrato de Bolívar para extranjeros y paisanos. El último fue un óleo de cuerpo entero y tamaño natural. Cuando el Gran General Mosquera tuvo noticia de él, envió un emisario para pedírselo y verlo y luego le envío una carta (6 junio, 1864) en la que le decía:

"Mi apreciado amigo y antiguo compañero. He visto el magnífico retrato que usted ha hecho de mi ilustre General el Libertador Bolívar al verle ese semblante triste en sus últimos días, me ha traído a la memoria la imagen del héroe, y su semejanza es tal, que deberá llamarse el "Bolívar de Espinosa". Felicito a usted por su inspiración artística, pues con ella va usted a perpetuar la imagen de Bolívar. Suyo cordialmente.  Tomás C. De Mosquera."

Días después apareció en El Colombiano un articulo escrito por Antonio Leocadio Guzmán, sobre el Retrato del Libertador de Espinosa, que transcribimos a continuación.

EL RETRATO DE BOLÍVAR.
Por Antonio Leocadio Guzmán
El Colombiano.


Saben nuestros lectores cuán desgraciado fue el Libertador en esto de obtener un retrato con verdadera semejanza a él. La electricidad de sus impresiones, cierto galvanismo de su mirada, una inquietud invencible, cierta voluntad de gesto, de actitud y movimientos, todo gentil y caballero, pero de incesante movilidad, hacían imposible sorprender dos veces una misma actitud, ni una misma expresión. Innumerables artistas, americanos y europeos, encontraron su escollo, y hasta su desesperación, en la invencible dificultad de fijar aquella imagen.

Pues bien: a los treinta y tantos años ha venido á existir un verdadero retrato del Libertador, al óleo, del tamaño natural. Es obra de un bogotano, el señor José María Espinosa. Fue hecho el boceto en las vísperas del 25 de setiembre, y quizás a eso se deba que pudiera el artista dar con una actitud y una expresión que producen completa semejanza con el original.

No es el Bolívar galante que lucía su gentileza, ligerísima y simpática figura en los salones de Paris o de Roma, jurando a sus solas crear naciones, y separar un Mundo de otro Mundo: ni es Bolívar el fiero, impetuoso, el rayo de los combates, el sol de la gloria de la época de la guerra a muerte: ni es el Bolívar que instala los Congresos constituyentes de los pueblos americanos, político profundo, de mirada trascendental y penetrante, que con aire de legítima autoridad, connatural con su talento, excitaba inagotable admiración: ni aquel Ángel tutelar de un Mundo, que al galope de su caballo de batalla entraba en nuestras ciudades victoreando al pueblo soberano, destrozando cadenas y .cubierto de laureles: ni es el Bolívar de los infortunios en las épocas tremendas, con la pertinacia en la frente y el heroísmo en la mirada. Tampoco el que recorría sus filas vencedoras, alegres y entusiastas, aunque diezmadas, en los campos victoriosos de Boyacá, Carabobo, Bomboná y Junín, y mil más, que le vieron arrancar a la fortuna victorias inmortales, y a cuyo derredor resonaban los estruendosos vivas, y millares de bendiciones de tantos y tantos pueblos redimidos.

Menos todavía es el Bolívar del festín; alegre, risueño, simpático y abundantísimo, de la mesa y del sarao.

Pero si es el Bolívar del año de 28: en las vísperas del 25 de setiembre: viéndolo venir sobre sí; la mirada fija, la frente meditabunda, el gesto desengañado, triste y desdeñoso: es Bolívar en el martirio.

Pero es él, el mismo: y queremos que todo el mundo lo sepa, y que lo conserve la tradición, y que ella y la historia lo digan á la Posteridad.

A los treinta y tantos años hemos vuelto á verle: ese retrato es cuanto pudiera quedarnos de la imagen de Bolívar.

REFERENCIA. JOSÉ MARÍA ESPINOSA "Memorias de un abanderado." Library of Congress: F2274.E843 

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor informar a mariopb@comcast.net e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.