IMÁGENES DE LA SEMANA SANTA DE  POPAYÁN
Viernes 1 de abril, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Gustavo Wilches-Chaux
, Popayán, 1954, consultor internacional en temas de Medio Ambiente; el mismo dice de sí "exalumno del terremoto de Popayán, del de Tierradentro, con un postgrado del terremoto del Eje Cafetero"; estudios de Derecho y Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad del Cauca;  en Inglaterra, en Oxford, Manejo de Desastres y en Bristol, Producción de Audiovisuales. Profesor universitario, conferencista, novelista. Ha escrito más de 20 libros.

De su famoso y ponderado escrito: "La procesión va por dentro", transcribimos la parte relacionada con algunas de las imágenes que integran las procesiones de Semana Santa de Popayán. Originalmente fue publicado a sólo un párrafo y ahora nos hemos tomado la libertad de dividirlos.

Cordialmente,

***

PROCESIONES NOCTURNAS DE SEMANA SANTA EN POPAYÁN:
“LA PROCESIÓN VA POR DENTRO”

Por: Gustavo Wilches-Chaux
Popayán, Noviembre 29 de 1999
Fragmento.

Una de esas imágenes que siempre lleva sahumadora, y la única que aparece de manera continua en las tres primeras procesiones, es la del Santo Amo Ecce Homo, “Patrono” de Popayán, cuya imagen original, de acuerdo con el cura sacramentino Juan de Arratíbel, fue traída “en bruto” desde Pasto, en el año de 1680, por el artesano don Juan Antonio de Velasco. Esa imagen original se conoce en Popayán como “el Amo liberal” (mientras que la réplica idéntica elaborada por el escultor Asencio Lamiel por encargo del doctor Guillermo León Valencia ante el deterioro de la primera imagen por acción del comején, se conoce como “el Amo conservador” en el medio semanasantero y en el de la “procesión de los trabajadores” o del Primero de Mayo).

Dicha imagen, al igual que su réplica “representa, en palabras de Arratíbel, a Jesús, sentado, maniatado, coronado de espinas, vestido de púrpura, cetro de burla a la izquierda sostenido con la mano derecha. El rostro divino refleja serena angustia y de las muchas llagas del Salvador mana abundante sangre redentora” y desde 1717, permanece en el Santuario de Belén durante todo el año.

De las otras imágenes, algunas vinieron de España, según el Maestro Guillermo Valencia, “en tiempos remotísimos”. Por ejemplo, del Cristo de la Veracruz que le da nombre a la procesión del Jueves Santo, afirma el maestro Santiago Sebastián: “La obra más valiosa de las que existen en los camarines, es el famoso Cristo de la Veracruz, que parece un producto de la escuela sevillana en su fase de transición del clasicismo al realismo, y que debió de ser ejecutada durante el primer cuarto del siglo XVII. Tiene notables semejanzas con el Cristo de la catedral de Comayagua (Honduras), obra documentada como de Andrés Ocampo en 1623, escultor sevillano, elegante y delicado, cuyo taller absorbía la escultura sevillana al principios del siglo XVII. Anatómicamente está estudiado, aunque los brazos resulten algo flojos; sus proporciones armónicas. En los plegados del sudario se descubre al artista viejo que sigue formas del siglo XVI. Lo más logrado es la cabeza, serena, de inspiración montañesina, y este detalle nos permite dudar de la fecha de 1600 referida en una misteriosa inscripción; si su autor se dejó influir, como parece evidente, por el Cristo de la Clemencia de Martínez Montañés, tal obra fue concertada en 1603, así que el ejemplar payanés tiene que ser posterior.”

Y sobre otra imagen de esa misma procesión, que es la más larga y tiene además el paso de La Crucifixión, el más pesado de las procesiones, cuenta don Francisco Velasco Navas: Desde 1954 sale en la Procesión del Jueves Santo el bello Cristo de La Expiración, copia auténtica del “Cachorro de Sevilla”, y que fue tallado y encarnado en España por el artista José Lamiel en 1952. Fue donado al templo de San Francisco por el Dr. Guillermo León Valencia, quien nos refirió que habiendo asistido a la procesión de Sevilla, se había situado en un balcón alto y en una de las calles centrales de la ciudad. Al desfilar el paso frente a su balcón, la mirada del Santo Cristo, denominado El Cachorro, coincidió con la de nuestro querido amigo y coterráneo quien, extasiado ante aquellos dulces y penetrantes ojos, concibió la idea de obtener auténtica copia y traerla a Popayán para sus procesiones, anhelo que cumplió sigilosamente. Se le dio el nombre del “Cristo de la Expiración”, porque va representando el momento en que elevada la mirada hacia el Altísimo, permite a la muerte que se acerque a consumar el Misterio de la Redención, al pronunciar la última de las palabras: Padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu. Como en Sevilla no llevan sitial los pasos de los Cristos y su donante quiso trasladar el del Cachorro tal cual lo vio en ese momento inolvidable para él, esa la razón para que no lleve palio o sitial.”

Otras imágenes de las procesiones tienen origen quiteño, y otras, como la del Señor Resucitado de la Procesión del Sábado Santo (elaborada por el maestro ecuatoriano Alcides Montes de Oca), son de factura reciente. En la Procesión del Santo Entierro de Cristo que desfila el Viernes Santo aparecen personajes, en imágenes y humanos, que no han sido vistos las noches anteriores: ya contamos que la procesión la abre el Paso de la Muerte. Viene después María Salomé, en otro paso pequeño. Luego La Verónica y La Magdalena, de las cuales ya habían desfilado otras imágenes en las procesiones precedentes. Después el Varón del Martillo y el Varón de las Tenazas, que representan a Nicodemus y a José de Arimatea, que bajaron a Cristo de la Cruz y los llevaron al Sepulcro.

Y aparecen también los pasos del Santo Cristo, del Descendimiento, de La Piedad, copia exacta de la escultura de Miguel Ángel, el paso enorme de Las Insignias, con “todos los instrumentos de la Pasión y del Martirio del Señor, y algunos de ellos son llevados por seis ángeles, como testimonio de que Cristo es Dios”, según reza el catálogo oficial de las procesiones.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.