EL TRÍPTICO DE SANTAMARÍA
Sábado 10 de septiembre,  2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Rodrigo Valencia Quijano, poeta, escritor, pintor, conferencista, en su articulo
El Tríptico de Santamaría, cuyo texto hemos tomado de Proclama del Cauca,
se refiere a la sugestiva y hermosa obra que adorna el muro posterior del
Paraninfo de la Universidad del Cauca en Popayán, cuyo creador es el notable
pintor Andrés de Santamaría. Este Maestro fue el primer colombiano conocido
internacionalmente por su arte y el pionero del impresionismo en Colombia.

Cordialmente,

***

EL TRÍPTICO DE SANTAMARÍA
Por: Rodrigo Valencia Q
Mi página Web:
www.rodrigovalenciaq.com
Especial para Proclama del Cauca
viernes, septiembre 9 de 2011




(Imagen cedida por la Fundación Caucana de Patrimonio Intelectual)

Andrés de Santamaría (Bogotá, 1860 - Bruselas, 1945) fue el primer pintor moderno colombiano; se formó en Europa, donde asimiló las tendencias impresionistas y post-impresionistas que marcaban época, mientras la pintura del interior del país hacía culto tradicional a la academia clásica.

La Universidad del Cauca tiene el privilegio de iluminar con su presencia egregia el muro posterior del Paraninfo de Caldas: tres grandes cuadros, Las Artes, Las Letras y Las Ciencias, con sus símbolos, muestran que Santamaría ha cumplido allí con el mejor de los oficios: aceptar la liturgia de las musas para allegarnos a los ojos y a la emoción solitaria tres magníficas estancias de poesía visual: simbolismo penetrante para los sentidos, el intelecto y la intuición; formulaciones ya clásicas por la forma en que la composición, los ambientes, el equilibrio y la disposición de las figuras definen el espacio poético; mito, reflexiones, sensualidad armónica, imágenes para trascender el tiempo y los lugares comunes; estancias con árboles frondosos, bosques audibles, voces de un banquete platónico; mujeres arquetípicas dialogan con el pintor en jardines de algún templo para figuraciones ideales, entre música debussyana; recuerdos griegos y latinos que aún, desde lejos en el tiempo, están en nuestra alma deseosa de armonías; colores fragmentados a la manera impresionista, asuntos de una paleta gauguiniana donde el dibujo, ya impreciso y libre, hecho con las necesarias y convincentes desfiguraciones con que la atemporalidad deviene en el arte, obligan al ojo del observador inteligente a superar las posibles dudas que todo concepto estético moderno, culto, pueda suscitar en el entendimiento.

Las tres escenas de Andrés de Santamaría respiran, comunican, ensimisman y preservan los carismas de una belleza que quiere instaurarse, aún en su contra, entre los pilares de este mundo aturdido por la temporalidad y los afanes cotidianos. El recinto del Paraninfo de Caldas alberga este sugestivo y hermoso tríptico, signado con el poder especial de un hombre que logró entrar más allá del tiempo de este tiempo. Cualquier ceremonial académico allí en suceso, se ve custodiado por la mirada siempre presente de este mural susurrante, luminoso, sibilino.

Publicado por Alfonso José Luna Geller en viernes, septiembre 09, 2011 0 comentarios
Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.