TRASTEO EN CASA CALDAS DE POPAYÁN
Martes 25 de octubre, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/
mariopbe@gmail.com
 

Amigos:

Hernán Torres Valencia, arquitecto caucano, nacido en Popayán, ha escrito el articulo "Trastadas, trastornos y trasteos ... " relacionado con el desalojo de la casa natal, de pertenencias históricas de uno de los más grandes sabios, héroes y mártires del Gran Cauca y de la libertad, del connotado Francisco José de Caldas. Los ciudadanos amantes y orgullosos de la procera historia de la ciudad, están conmovidos y lamentan esta decisión unilateral de las autoridades competentes, que los ofende en sus sentimientos patrióticos y amor al terruño.

Por su extensión (14 páginas, 41KB) sólo publicamos la primera parte del importante documento, pero ofrecemos a los interesados en el texto completo, enviárselo por este medio. Nuestros agradecimientos a las personas que nos lo remitieron.

Cordialmente,
.
***

Trastadas, trastornos y trasteos. . .
por Hernán Torres Valencia
Septiembre, 2011

Aunque en verdad la reciente noticia acerca de los nuevos destinos propuestos para la Casa Mosquera y el Panteón de los Próceres - además del cambio de rumbo para la proyectada Casa Caldas - no me causa sorpresa alguna, al identificarla con el acelerado proceso de cambio sociocultural e involutivo que viene experimentándose en Popayán, sí me intriga y bastante esa acomodaticia tolerancia - ¿indiferencia? - tan característica de nuestro medio, donde se digiere hasta la más absurda de las contradicciones, sin siquiera mancharnos y menos aún rompernos en nuestra propia identidad social y cosmovisión cultural. Quiero hablar ahora sobre algo que viene aconteciendo en nuestra añosa ciudad universitaria donde - además de haber nacido y vivido una niñez feliz - inicié mi primer ciclo de estudios en su universidad, institución a la que siempre he estado y estoy aún profundamente vinculado por causas históricas, sociales y culturales, como también por razones personales. Y por otra parte, habiendo nacido en el siglo pasado, esto me da una cierta experiencia para lo que aquí intento exponer.

Hace solo seis meses que concluyó la conmemoración del bicentenario de fundación de la República de Colombia, mas ya se expresa el primer contrasentido: la figura procera que entre nosotros se hizo foco de la celebración patriótica, ahora se descarta. La Casa Caldas, el recinto destinado para divulgar la obra científica de Francisco José de Caldas, será utilizada – he oído y leído – para elaborar las tapas de los envases del aguardiente del Cauca. Algo así sucedió durante los años treinta del siglo pasado, cuando la Escuela del Carmen fue clausurada y la edificación que ésta ocupaba o sea el Claustro del Carmen, se adaptó para el doble propósito de hacer de cárcel y estanco de aguardiente. Decía que la figura de Caldas fue en Popayán el leitmotivo o idea central al celebrarse el establecimiento de la República de Colombia hace doscientos años, es decir la Gran Colombia. He aquí otro absurdo: la república es un sistema político en el cual el poder supremo radica en el conjunto de sus ciudadanos o sea el pueblo y por lo tanto nadie es súbdito de nadie; el culto a la personalidad no es una virtud republicana y menos aún democrática. Fue un mal favor que se le hizo al sabio Caldas, aunque es bien sabido que el infierno está repleto de buenas intenciones, algo que ya se ratifica al clausurar ahora el sitio reservado a divulgar la labor científica de un hombre de ciencia, tal como en la casa de un General deben divulgarse sus campañas y logros militares y también políticos, pues una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa... según el atildado pensador don Pedro Grullo.

Pero antes de referirme al General, permítaseme decir algo más acerca del hombre de ciencia. Es cierto que en la Casa Caldas no se había iniciado todavía un proceso instructivo sobre el mencionado prócer de la independencia, aunque erróneamente en nuestro terruño y bajo la prestigiosa figura del sabio, se ha hecho más por recrear un idealizado período colonial que por divulgar el papel de Francisco José de Caldas y su compromiso con el establecimiento de una república democrática en la alborada del siglo diecinueve, llamada Colombia. Pero sea como sea, la Casa Caldas es el sitio más adecuado en Popayán para difundir muchos de los datos metódicamente obtenidos sobre aquellos campos de las artes y ciencias en los cuales profundizó Caldas con disciplina científica y también pasión humana.

He aquí pues el lugar para iniciar a los niños – y porqué no, también a los adultos – en el asombroso mundo de las ciencias físicas y naturales, como son la Astronomía, Geografía, Cosmografía y Astrofísica, también la Botánica y porqué no la Arqueología, Etnografía y por supuesto que las Matemáticas. Entonces, fueran niños o jóvenes, hombres adultos y ancianos, para todos sería posible continuar desarrollando un proceso de aprendizaje a lo largo de sus vidas y lógicamente me refiero aquí a ambos sexos, aunque prefiero evitar el uso erróneo del lenguaje para simplemente aparentar una engañosa y mal hablada corrección política. Y pienso que existe una cierta cultura que debería ser universal y un estilo de educación del espíritu y para el carácter de los seres humanos que ojalá no le faltase a nadie. Este tipo de educación, con una autentica finalidad humana, es diseñado para equilibrar las disciplinas del conocimiento en ese punto donde todo radica o sea en la condición moral. No obstante requiere libertad.

Posiblemente este fue el ideal que movió a Caldas a armonizar los fenómenos celestes con el vigor de la naturaleza por intermedio de las abstracciones del pensamiento matemático. Y he aquí tal vez la causa que llevó al sabio a dar su vida por el noble ideal de una nación republicana, democrática y libre; qué desatino el asociarlo con espejismos del poder aristocrático de monarquías en decadencia.

... ... ...
... .. ...

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopbe@gmail.com
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopbe@gmail.com
 with "unlist" in the Subject line.