ÁLVARO PÍO VALENCIA
Viernes 5 agosto, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/
mariopb@comcast.net
 

Amigos:

Foto: Dairo Ortega /EL LIBERAL
Con motivo del centenario del nacimiento del ilustre payanés Álvaro Pío Valencia, se le organizó un homenaje en la ciudad de Popayán, Colombia, el pasado jueves 4 de agosto de 2011.

En el día de hoy reproducimos la nota que distribuimos en el año 2006.

Cordialmente,

***
ÁLVARO PÍO VALENCIA
Miércoles 27 de junio, 2006
De: Mario Pachajoa Burbano


Amigos:

Álvaro Pío Valencia es uno de los personajes payaneses más distinguidos y sobresalientes. Hijo del poeta Maestro Guillermo Valencia y Josefina Muñoz de Valencia. 'Su nombre es un símbolo de cuanto constituye el esfuerzo individual para lograr un ascenso en el campo social e intelectua'.

Transcribimos la nota escrita sobre Álvaro Pío por Guillermo Alberto González Mosquera.

Cordialmente,

***

ÁLVARO PÍO VALENCIA
(1911 - 1998)
Por: Guillermo Alberto González Mosquera.


Alrededor de la vida del segundo de los hijos del Maestro Guillermo Valencia, podrían formularse diversos interrogantes, todos válidos si se tiene en cuenta que se trata de una de las personalidades de mayor brillo intelectual en la reciente historia del Cauca. Por qué alguien de sus descollantes capacidades intelectuales y de fácil ascendiente entre las gentes, no llegó a ser un líder político nacional, par de su hermano Guillermo León que alcanzó la Presidencia de la República?  Por qué un humanista que estudió a fondo la historia universal, que era riguroso en el análisis científico y que dominaba el campo de la filosofía, no dejó una obra escrita como testimonio de su saber o para fijar su posición crítica sobre el acontecer político, social o económico?  Por qué un hombre de su alta posición social y de su holgura económica, prefirió la vida modesta, casi la de un solitario, célibe y voluntariamente alejado de los placeres mundanos y del brillo de la sociedad a la que por derecho pertenecía?  Por qué siendo el marxista acaso mejor estructurado de su época y el más respetado por la izquierda colombiana, no se decidió a pertenecer a los cuadros directivos de su corriente política y encabezar, como le hubiera sido fácil, un gran movimiento nacional de las izquierdas como opción de poder? Estas y muchas preguntas más se formularon repetidamente por quienes de una u otra manera, se interesaron en la vida de Valencia, en muchas formas una personalidad atrayente, rodeada de algún hálito de misteriosa introspección. Lo que nunca le faltó fue el afecto de su ciudad y de todos los que de una u otra manera se le acercaron y tuvieron el privilegio de su conversación, que más que ésto, era un diálogo a la manera socrática, en el que el maestro docto, sereno y proverbial, enseñaba doctrinas o explicaba su teoría sobre el acontecer del mundo.

Se formó al lado de su padre, el Maestro Guillermo Valencia, aficionándose desde su juventud en la lectura de los clásicos y las grandes obras del pensamiento universal. Citaba con precisión y oportunidad a los filósofos de todas las épocas y conocía como pocos los acontecimientos decisivos de la Historia Universal. Cuando se creía que se inclinaría hacia el liberalismo, en contraposición a su hermano Guillermo León que incursionaba con éxito en las corrientes conservadoras, prefirió hacer confesión publica de su marxismo y desafió con su posición socialista, a su familia y a la sociedad circundante. Era tan honesto en la defensa de sus tesis y tan brillante en exponer sus ideas, que nadie podía faltarle al respeto en razón de sus preferencias ideológicas. Tal vez el secreto estuviera en que tenía el sentido de la tolerancia y permitía que los demás expresaran las suyas con entera libertad. Podía contradecirlos, y en efecto lo hacía con vigor, pero jamás quiso que por la violencia se silenciara a algún contradictor.

El pueblo de Popayán le confió varias veces su representación al Concejo Municipal. Invariablemente, encabezaba una lista con alguno de los rótulos que tomaban las izquierdas para reunir a sus adherentes. Valencia unificaba las tendencias y de antemano quedaba asegurada una representación de una alternativa democrática, necesaria para el buen funcionamiento de la corporación edilicia. Adelantaba debates serios en los que combinaba la defensa o la crítica de algún proyecto específico, con un discurso en el que predominaba la idea o el planteamiento político acorde con su credo social. 'Soy un hijo de Anarkos', manifestó alguna vez, tal como lo había expresado su propio padre, para hacer alusión al poema de denuncia que le costó el sinsabor de perder el afecto de los grupos dominantes del conservatismo colombiano.

Poco o nada le importaban los bienes materiales. Vivió modestamente en la Casa Museo destinada a honrar en forma permanente la memoria de su padre y allí, entre libros, muchos libros de una prodigiosa biblioteca, recibía a sus alumnos o a todos los que llegaban de la misma ciudad o de otras regiones del país, para conocer sus opiniones o consultarle sobre proyectos académicos o plataformas ideológicas. Las intensas y largas lecturas acumuladas durante su vida lo hacían acreedor a ese magisterio discreto y elocuente que ejerció ininterrumpidamente por mas de medio siglo de la historia de la ciudad. En las aulas universitarias y en los corredores de la Universidad, continuaba su tarea de formación de estudiantes ávidos que ansiaban recibir su cátedra permanente. En 1970 hizo una pausa en su vida enteramente dedicada a su ciudad natal y aceptó la Rectoría de la Universidad Santiago de Cali, posición que ocupó por dos años. En varias circunstancias de su vida llevó la vocería de la ciudad en circunstancias en las que, para lograr algún objetivo cívico, se requería de su elocuencia y del propio respeto que infundía su presencia.

Cuando murió en Popayán en 1998, las gentes sin distingo de clases o sectores políticos se volcaron al histórico patio de la Casa Valencia para rendir un sincero tributo de admiración a su memoria. Su sepulcro está en el panteón familiar, junto al de sus padres y hermanos, en un impresionante conjunto de personas que por su talento e hidalguía supieron honrar al Cauca y a Colombia.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.