SU VIAJE A EUROPA Y UN DIA EN LA VIDA
DEL ARZOBISPO MANUEL JOSÉ MOSQUERA Y ARBOLEDA
Viernes 3 de abril, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Óleo: Pinacoteca Concejo Popayán
Gustavo Arboleda en su libro :"Historia Contemporánea de Colombia" relata el viaje que hizo el Arzobispo de Bogotá Manuel José Mosquera y Arboleda (1800-1853) rumbo a Roma en donde, se afirmaba, el Papa Pío IX le concedería el cardenalato; si hubiera sido así, el Arzobispo colombiano hubiera sido el primer latinoamericano en obtener tan alto honor.
Además, se incluye el relato de un día en la vida del Arzobispo.

El Arzobispo Mosquera se embarcó en Cartagena hacia USA el 10 de septiembre de 1852, llegando a Nueva York el 30. Allí fue recibido con muchos honores, permaneciendo ocho meses. El 4 junio partió para Europa acompañado de su hermano Manuel María, llegando a París el 18 de junio.

En la histórica ciudad de Amiens participó en las solemnidades del traslado del cuerpo de santa Teodosia, mártir sacrificada en Roma, recibiendo el Arzobispo Mosquera grandes manifestaciones de adhesión y simpatía. Sintiéndose mejor en su salud siguió para Roma el 26 de noviembre.

En su travesía hacia Marsella fue atacado con bronquitis e hidrotórax y casi moribundo fue llevado al hotel Posada de Castilla, en donde se extremaron sus males y expiró a las ocho de la mañana del sábado 10 de diciembre de 1853. Después de solemnes funerales, fue embalsamado, se le extrajo el corazón que se entregó a su hermano Manuel María.

Estando en Paris el Arzobispo Mosquera le escribía a un amigo: "¡Hay! Quien estuviera en Ubaque!. No puedo olvidar aquí, en el centro de la civilización europea, los días apacibles que gocé allá en unión de usted y de otros buenos amigos!"

Juan Francisco Ortiz, (1808-1875), escritor de costumbres, en el Catolicismo, citado por Arboleda, relata: "Aunque el Arzobispo se quejaba algunas veces del hígado, gozaba en Ubaque de paz, de tranquilidad y de alguna robustez. Se levantaba a las seis de la mañana y salía al corredor a rezar las horas canónicas, oyendo el gorjeo de los pajarillos, el olor de los azahares y de los chirimoyos en flor. A las siete iba a la iglesia a decir misa. Almorzaba a las nueve, al uso de Popayán, añadiendo un poco de café. En seguida trabajaba dos o tres horas dejando su despacho al corriente, tomaba su sombreo enfundado, una larga caña y salía a buscarme si aún no me había presentado. Usaba levitón de paño morado, al cuello de una cadena de oro y pendiente de ella, el pectoral, gorro de seda color violeta en la cabeza, y por calzado unas grandes botas de montar".

"Íbamos al río, al pozo de la Nutria, y allí recordaba el Arzobispo que había sido excelente nadador en su tiempo. De vuelta a la casa tomaba el Breviario y después un volumen de obras de Bossuet, u otro libro de ciencias eclesiásticas, y se recostaba por un momento. Comía ente las dos y las tres de la tarde, su mesa era frugal".

"El Arzobispo se entretenía con sus familiares y amigos, hablándoles de su país nativo, o de Quito o de Guayaquil, o de sus primeros años de su gobierno pastoral. Volvía a rezar, y a las cuatro nos poníamos en marcha, unas veces a pie o a caballo. Era todo un jinete que le gustaba prolongar el paseo hasta la laguna de Ubaque, o a uno de los pueblos vecinos. Por las noches jugaba una partida de fusilico con su hermano Joaquín, el cura del lugar y con el que escribe estos recuerdos. Otras noches pasábamos, después de regresar a la casa del Alejandro Osorio, que se hallaba de paso en Ubaque con su familia. Allí se improvisaban comedias caseras, para divertir al Arzobispo; y la gracia de los actores, lo rústico de la escena, lo selecto de la reunión, la música, el canto, la claridad de la luna, lo apacible del aire, hacían volar esas horas pacificas entre la alegría y la confianza... Así pasaba un día, así se pasó una temporada de más de dos meses, en 1851."


Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.