PILAS, CHORROS Y ALJIBES
DE POPAYÁN
Viernes 23 de diciembre, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
mariopbe@gmail.com

Amigos:

Foto: Miguel Méndez Gutiérrez
Museo Luis Carlos Valencia Guevara

Miguel Méndez Gutiérrez, ha escrito un libro basado en un tema difícil de encontrar en los libros sobre la ciudad Blanca: "Pilas, Chorros y aljibes de Popayán" (21,5x27,8 cms., 169 páginas, Popayán , 2011. Editorial López S.A.S.". Contiene, además, varias páginas a color con fotografías del tema.

Méndez Gutiérrez es un antropólogo nacido en Bogotá y vinculado a Popayán. Graduado en antropología en el Instituto Colombiano de Antropología, con Maestría Sociología Económica en la Universidad Nacional, Arqueología Prehistórica en Brasil, y en la Sorbona de Francia y especializaciones en México. Ha sido profesor en la Universidad de Popayán. Es miembro de connotadas Sociedades nacionales. Ha publicado una variedad de libros y artículos de su especialización.

En la introducción manifiesta:

"En Popayán existen tradiciones que han logrado mantenerse desde el siglo XVI, como la Semana Santa y alrededor de esta, artesanos propios y extraños, ligados necesariamente a este ceremonial anual, ahora Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad; si observamos los elementos simbólicos y materiales que han contribuido a esa centenaria pertenencia y a los vínculos socioeconómicos al que muchas gentes han contribuido y contribuyen, podemos decir entones, que subsiste también una tradición de cantería que es muy apreciada aún fuera de la ciudad.  La posibilidad de erigir pilas y fuentes de piedra sobre todo, en los patios de casas, en algunos atrios de iglesias, en conventos o exconventos, en edificios gubernamentales, etc. son muestra de esa persistencia tradicional, de una forma de enlace espiritual con esta tradición árabe-española.

La historia del tema del autor se inicia en el periodo Neolítico o edad de piedra, continuando con la edad Antigua, Media, Moderna y hasta nuestros días. Identifica a la figura de Diego Días de Portugal como un sobresaliente cantero en los tiempos de Antonio Mendoza, primer Virrey de la Nueva España (1535-1550) y quien inició la enseñanza a los indios del arte de la cantería. En Nueva Granada los primeros canteros y carpinteros importados de Castilla en marzo de 1529, se emplearon en la edificación de la Casa para el Rey, siguiendo con la catedral de Santa Marta en 1536.

En Popayán, a pesar de su importancia como región minera, los operarios fueron escasos y solo iniciaron a utilizar su especialización en la reconstrucción y ampliación del templo y convento de San Francisco dirigida por el español Antonio García (1765) y como residentes el alarife Pablo Arriaga y los caneros Miguel y Antonio Aguilón. .

Miguel Méndez relata la historia del famoso Chorro de la Pamba y los que se construyeron en Altozano, Mascarón, el del Maestro Pabón, el Achiral, el de San Juan de Dios, el Chorrito, el de Tulcán, la pila de la Carnicería y la pila de la Plaza de Caldas. Así mismo el acueducto que hizo construir en 1712 Jacinto Mosquera y Figueroa.

Entre los canteros del Popayán actual, el autor identificó:  Aníbal Muñoz nacido en el Tambo en 1933, Lucio Mesías, taller "Canteros Payaneses"; Jesús Fernández, Taller "Los Picapiedras"; Sandro Velasco "Morfos-Piedra de Cantera"; Walter Cifuentes "Mármoles y Fuentes", Henry Polindara y Jesús Ruiz en Julumito.

El autor se refiere con bastante detalle a las numerosas pilas de agua de Popayán y muestra fotografías de las más notables, entre ellas la del Atrio de la Iglesia de Santo Domingo y entre las de casas privadas, la del fallecido Maestro Pintor y Restaurador Luis Carlos Valencia Guevara, quien la diseñó y fue labrada por el Maestro Juan Mora.

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.