LAS HACIENDAS DE POPAYÁN
Lunes 22 de agosto, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/
mariopb@comcast.net

LAS HACIENDAS DE POPAYÁN.
POR: ANGIE REYES MELO
ENVIADA ESPECIAL
DE EL TIEMPO.
POPAYÁN (CAUCA)
28 de enero de 2010

 

Foto: Antón Moreno/Diego Caldas V, Fis Sori

Las haciendas coloniales del Cauca encarnan la historia del departamento. Las casonas cercanas a Popayán dieron techo a ilustres personajes y son un gran atractivo turístico de la región.

Popayán es más que iglesias, museos, claustros educativos y procesiones de Semana Santa.

A las afueras de la capital del Cauca se conservan haciendas coloniales que, además de ser joyas del pasado , son evidencia de un ayer no muy lejano en el que casi todo el departamento era propiedad de una sola familia.

Tras sobrevivir a varios terremotos y al embate del modernismo, sirvieron de escenario para el rodaje de escenas de la película María y de capítulos de la clásica serie de televisión Revivamos nuestra historia, dedicados a Bolívar, Obando y Mosquera.

La casa de Mosquera.  En las faldas del volcán Puracé se alza la hacienda Coconuco, que antes se llamaba El Troje. Declarada monumento Nacional en 1977, fue la casa de campo del General Tomás Cipriano de Mosquera y Arboleda , y el lugar donde este líder de la Independencia y cuatro veces presidente del país falleció el 7 de octubre de 1878. Allí se encuentran muebles del general, las camas de él y de María Ignacia, su esposa, y los ornamentos del arzobispo de Mosquera. La construcción de la casona se terminó a principios del siglo 17; las caballerizas y el mirador datan del siglo 18 y las avenidas de acceso, rodeadas de enormes cipreses, son del siglo 19.

Leonor Gómez, arquitecta y restauradora del Ministerio de Cultura, opina que esta puede ser una de las casas más antiguas del país. Declara que todo es auténtico: "los pisos, las paredes, las puertas, nada se ha cambiado, se conserva la originalidad en casi todas las partes, incluso en las plantas y las flores". Informes: (2) 823 5283. Visitas guiadas los sábados, domingos y festivos.

 La hacienda Antón Moreno aún se mantiene productiva Ubicada a 7,5 kilómetros al suroeste de Popayán, fue construida en 1760 por Don Marcelino Mosquera y Figueroa . Según 'Pilila', como es conocida en Popayán Elvira Caicedo, su propietaria, la hacienda fue construida por los mismos dueños de Calibío. Explica que el nombre de la casona podría ser una contracción de Antonio Moreno, un encomendero, encargado de asuntos indígenas de la región en tiempos virreinales. Aunque la casa fue objeto de varias adiciones y reformas en el siglo 19, las intervenciones no han hecho difícil el rescate de su arquitectura original. Las huellas de las restauraciones se aprecian en la capilla (Viceparroquia de San Agustín), que fue semidestruida durante el terremoto de 1983.

Su principal atractivo es el hecho de que aún es productiva. Además de ser hostal y centro de reuniones, se cultivan en ella maderas como pino, ciprés y eucalipto para elaboración de papel, y tiene varias hectáreas dedicadas a la ganadería. Adicionalmente, ofrece cursos de chalanería y cabalgatas para que los visitantes recorran sus colinas, bosques y llanuras, incluyendo la vista distante de los volcanes Puracé y Sotará .

La historia y la religión se sienten en Calibío La hacienda Calibío , que en lengua indígena significa Río Blanco, es una de las construcciones sobrevivientes de los latifundios de finales del siglo 18. La casa se terminó de construir en 1793 y se mantiene sin grandes intervenciones arquitectónicas, "salvo refuerzos a las maderas originales y los baños, aunque aún se conservan los de la época", cuenta José Simmonds, actual propietario, a quien los lugareños conocen como 'el Mister'. Él asegura que la casa fue levantada por don Marcelino Mosquera y Figueroa , tío de Tomás Cipriano de Mosquera.

La historia de esta finca está relacionada con la Independencia . Fue aquí, en enero de 1814, cuando se produjo la batalla de Calibío, parte de la campaña libertadora del sur dirigida por Antonio Nariño. El prócer derrotó al militar español Juan Sámano y Uribarri, quien ocupaba Popayán desde julio de 1813, y luego hizo de la hacienda su hogar por tres meses.

De otro lado, las paredes rojas de la cuadra de los esclavos esconden una historia de libertad truncada, pues en esa zona circulaban unos 200 negros que eran propiedad de quienes entonces eran dueños de la hacienda. Entre otros personajes famosos, la casa fue habitada por antepasados de la familia Mosquera y Julio Arboleda, el famoso poeta soldado. Incluso, Simón Bolívar pernoctó aquí el 30 de octubre de 1826.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.