PRESERVACIÓN PATRIMONIO RELIGIOSO PAYANÉS
Viernes 25 de marzo, 2011
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Edgar Bustamante Delgado ha enviado desde Barcelona, España, a Luis Eduardo Ayerbe González una comunicación manifestándole su interés en saber lo que aconteció con los tesoros de Arte Religioso de Popayán después del terremoto de 1983.  Transcribimos a continuación la interesante y detallada respuesta de Luis Eduardo.
Nuestros agradecimientos a Luis Eduardo por este abrebocas semanasantero.

Cordialmente,

***

Preservación del patrimonio religioso de Popayán
Por: Luis Eduardo Ayerbe González
Popayán marzo 2011


Sobre lo sucedido con los tesoros de arte religioso y otras cosas de Popayán te comento que en el momento del terremoto recibimos propuestas tales cómo que porqué no enviábamos algunas cosas, objetos y entre otros libros del Archivo Histórico, a Cali para que allá nos las "guardaran". Yo respondí que lo que atravesara el río Cauca en cualquier dirección, NO regresaría a Popayán y que muchas gracias por la oferta.

Por su parte La Curia que expolió los altares de algunas iglesias tales como las del Cármen y la Encarnación. Así se desbarató el Calvario de las Monjas. Creo que el Cristo en Agonía está en la Capilla del Cementerio, padeciendo el calor de un techo de eternit. El San Juan, Imagen muy apetecida por los Narcos de la época, vaya a saberse porqué, desapareció y la Dolorosa (sin manos ) la rescatamos y se restauró en el taller de la Junta Pro Semana Santa.

Personalmente me encargué de mandarle hacer un vestido y colocarla en uno de los nichos del Altar Mayor de ese templo de la Encarnación. Lo que sí se salvó íntegro, fue el conjunto de lo preservado en el Museo de Arte Religioso, cuya autoría se le debe en gran parte al Padre Arce. Hubo saqueo, quizás no en el mismo momento de la tragedia, pero si más luego. Se trata de las imágenes que habían en los "soberados", léase altillos, de las iglesias, desaparecidas o mutiladas sus mascarillas quizás cuando llegaron unos "restauradores" del Ministerio de Cultura o contratados por los benefactores que reconstruyeron algunos Templos.

Lo que sí es claro es que a pocos curas les importó hacer un listado, un índice de lo que había en estos soberados e inclusive en algunos altares y así desaparecieron de la escena religiosa algunas de nuestras imágenes. Me permito comentarte de otra recuperación que he hecho y es la de las imágenes que he logrado incorporar en los tres pasos que he donado y otro que he diseñado y que actualmente posesionan en la Semana Santa.

El primero es un Cristo que se cree es de origen francés según crónicas del Padre Bueno, llamado el Cristo de San Camilo, traído por los curas franceses de La Buena Muerte, comunidad del extinto convento de San Camilo, hoy Palacio de Justicia en la Carrera. 9. Esta Talla en Madera del finales del siglo 17, inicios del 18 la encontré padeciendo el sol y el agua en el patio de la casa parroquial de ese barrio y recurrí a la buena influencia de Pedrito Paz, para que se me cediera para ser objeto principal del paso que hice para la procesión de la Ermita y que desfila desde 1986, hace 25 años.

La segunda recuperación fue la de un par de ángeles atribuidos a Manuel Chilí, el Caspicara, quizás de los 40 que ordenó hacer nuestro antepasado Don Francisco Antonio Arboleda para acompañar a la Soledad en su procesión de Santo Domingo. Dichos ángeles los encontré en uno de los entrepisos de la Torre del Reloj y encargué de su restauración a Julián Mosquera, Maestro Restaurador, nieto de Don Zenón Mosquera. Así las cosas, estos Ángeles de la Torre del Reloj, hacen el Descendimiento de la imagen del Señor del paso de igual nombre, que regalé para la procesión del Viernes Santo.

La tercera recuperación de antiguas imágenes para esta misma procesión de Santo Domingo, es la de dos imágenes del Apostolado que se encontraba abandonado en el segundo piso de la sacristía de las Monjas de la Encarnación. De allí escogí una para que representara a José de Arimatea y otra para Nicodemus, ambos llamados los Apóstoles de el Silencio y que complementan el conjunto de imágenes del paso del Traslado, también donado a la Semana Santa de Popayán.

La cuarta introducción de imágenes para otro paso, fueron las de la Dolorosa del Calvario de San Agustín y otra que está en el Altar Mayor de esa Parroquia y que representa a una de las Santas Mujeres; para hacer parte del paso que diseñé, de el Encuentro y cuya imagen central fue regalo de la ciudad de Ibarra, Ecuador y que posesiona los días Martes y Miércoles Santos.

Hasta allí, mi querido Edgar, van siete imágenes en talla de madera que se han preservado tanto en restauración como en uso, al ser involucradas en nuestros desfiles. Puedo comentarte más sobre el destino de tantos elementos que hacen parte del conjunto mueble y del tesoro religioso de la Arquidiócesis y de la ciudad de Popayán, pero eso será motivo de otro correo. Va un abrazo, Luis Eduardo.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.