ANTONIO VILLAVICENCIO Y BERASTEGUI
Martes 16 de febrero, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Óleo de la época
Antonio Villavicencio y Berástegui
es aquel personaje que aparece en todos los relatos de los acontecimientos del Grito de Independencia de Colombia el 20 de julio de 1810. Era el comisionado regio de la Junta de Regencia de España a quien los notables de Santa Fe le iban a ofrecer a su llegada de España un banquete y para lo cual necesitaban un florero.

Don Antonio nació en Quito el 9 de enero de 1775 y fue fusilado, con gran aparato y crueldad, el 6 de junio de 1816.

Era un santafereño raizal no sólo porque desde su primer año de nacido vivió en Santa Fe y allí recibió toda su educación sino porque era hijo de Juan Fernando de Villavicencio, Conde del Real Agrado y de Joaquina Berástegui y Dávila, hijo del oidor Antonio de Berástegui, casado con una Dávila y Caicedo, pariente de los Caicedos, los Vélez, los Sanz de Santamarías, los Vergaras y los Lozanos.

En Madrid fue alumno del colegio de Nobles Americanos y pasó a servir en la Marina Real, en donde adquirió el derecho a los títulos reservados a los nobles.
 
Estuvo en Cartagena de Indias como alférez de fragata, custodiando la Costa Atlántica, y en 1804 regresó a España, donde continuó prestando sus servicios en la Marina de Guerra. En 1805, y como segundo de Manuel Escaño mayor general de la escuadra, peleó en la batalla de Trafalgar, en la que las tropas franco-españolas fueron derrotadas por el Almirante Horacio Nelson.

En el año 1810, el Consejo de Regencia de España, después de reunir las Cortes de Cádiz, y en vista de los problemas revolucionarios que ya se avizoraban en las colonias americanas, resolvió enviar a ellas comisarios regios como representantes del gobierno español, sostener la autoridad real en los dominios americanos y representar al Consejo de Regencia. Antonio Villavicencio fue designado para el Nuevo Reino de Granada.

Villavicencio salió de Cádiz el 1 de marzo de 1810, llegando a La Guaira el 17 de abril, y dos días después presenció la revolución de 1810 en Caracas. Luego en Cartagena de Indias presenció los actos revolucionarios del 14 de junio, en los cuales el cabildo destituyó al gobernador por abuso de autoridad. Cartagena fue la primera ciudad del Nuevo Reino de Granada que participó en la revolución política de 1810. Este movimiento continuó posteriormente en Santiago de Cali, el 3 de julio; en Pamplona, el 4 de julio; en Socorro, el 10 de julio; y en Santafé de Bogotá, el 20 de julio de 1810.

El florero de Llorente del 20 de julio fue la ocasión que llevó a la revolución política a Santafé de Bogotá. Las autoridades del virreinato y el cabildo preparaban la venida del comisario regio Antonio Villavicencio y  el 19 de julio elaboraron un plan que tenía por objeto aprovechar la venida del comisario regio como ocasión para hacer la revolución política y reemplazar al virrey Antonio Amar y Borbón por una Junta Suprema de Gobierno.

Antonio Villavicencio tuvo conocimiento de los hechos del 20 de julio cuando se encontraba en Honda, en medio de su viaje a la capital por el río Magdalena. Recibió el informe del vicepresidente de la Junta, José Miguel Pey, por intermedio del alcalde de Honda, Juan Merino.

Cuando llegó a Santafé de Bogotá por el camino de Guaduas, recibió la nota oficial de la Junta Suprema recién creada sobre el desconocimiento al Consejo de Regencia de España. La respuesta de Villavicencio fue de acatamiento a la Junta Suprema, y considerando que ya existía un nuevo gobierno, declaró suspendidas sus funciones como comisario regio.

Persuadido de la justicia que asistía a los granadinos, decidió abrazar la causa patriota.

El 9 de mayo de 1812 contrajo matrimonio con Gabriela Barriga y Brito. Uno de los sobrinos de Gabriela, Isidoro Barriga, se casó con la viuda de Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre..

En 1813 fue comisionado por el general Antonio Nariño en la Campaña del Sur; en 1814 fue nombrado asesor militar en el Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. En 1815 fue gobernador de la Provincia de Tunja y participó en el gobierno plural del triunvirato, en reemplazo del general Custodio García Rovira; a su vez, fue nombrado gobernador y jefe militar de la Provincia de Mariquita.

En 1816 los realistas de Honda hicieron una conspiración contra el gobernador Antonio Villavicencio, quien fue apresado y llevado en mayo a las cárceles de Santafé. Fue juzgado y sentenciado a muerte. El comisario regio convertido en patriota revolucionario, era uno de los personajes más codiciados por la venganza realista; por ello, la causa que se le hizo y la sentencia que se dictó, fueron consideradas como una lección para los traidores al monarca español. Se le condenó a ser pasado por las armas, por la espalda, previa degradación de sus títulos y arreos militares y la confiscación de sus bienes.

El 6 de junio de 1816, con gran aparato y crueldad para aterrar a los granadinos, Antonio Villavicencio fue pasado por las armas. Su ejemplo fue dado a los granadinos con gran veneración, por su devoción a la causa patriota.

Fuente:http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/villanto.htm

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.